Illa podría cobrar un sueldo de casi 60.000 euros en un año tras su paso por el Gobierno

El todavía ministro de Sanidad deberá decidir si aceptar o renunciar a una pensión máxima de un año por su desempeño laboral dentro del Ejecutivo. Una paga que solo es vitalicia para los ex presidentes

- El ministro de Sanidad, Salvador Illa (c), al término de la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros en el que participará como ministro
- El ministro de Sanidad, Salvador Illa (c), al término de la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros en el que participará como ministroJ.J. GuillénEFE

Tras su paso por el ministerio de Sanidad en un año convulso en el que el filósofo de profesión se ha visto obligado a centrar su acción de Gobierno en la irrupción de la pandemia por coronavirus, el ya ex ministro, Salvador Illa, se dedicará al completo a partir de ahora a sus menesteres como candidato oficial del PSC a president de la Generalitat, una vez que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ya ha comunicado al Rey su relevo en Sanidad. Desde ahora hasta el 14 de febrero recorrerá Cataluña para convencer al elector de que escoja la papeleta socialista en las urnas. De hecho, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañará a su candidato en hasta tres actos electorales a lo largo de toda la campaña.

Como ministro del Gobierno de coalición durante un año completo -desde el pasado 13 de enero de 2020 hasta el 26 de enero de 2021, el ex ministro podrá optar a una paga de cómo máximo un año. Según recoge la ley a Ley 74/1980, de Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio de 1981, cada ex ministro o vicepresidente pueden obtener una vez dejado su cargo una paga mensual durante el mismo tiempo que hayan estado en el cargo, pero sólo hasta un máximo de dos años independientemente de que el ministro en cuestión haya ostentado su cargo durante, por ejemplo, tres años. El sueldo total será una indemnización del 80 por ciento de su salario percibido durante todo el tiempo en su cargo.

El caso de Illa

De acuerdo con esta ley, el ex ministro de Sanidad recibía hasta ahora un sueldo bruto anual de 74.858 euros brutos anuales en 12 pagas (los ministros del Gobierno no tienen paga extraordinaria). Por tanto, a partir de ahora, podrá percibir durante un año un sueldo de 59.886,4 euros.

Este montante no es obligatorio y cualquier ex ministro puede renunciar a ello. Un ejemplo de ello es el caso del ex ministro de Cultura y Deporte, Máxim Huerta. Tras su paso fugaz por el Gobierno -dimitió tan solo seis días después de su nombramiento- le correspondía un total de1.183 euros brutos, según la normativa legal reguladora.

Posiblemente, el ex ministro de Sanidad, debido a la adopción de su nuevo cargo como candidato a president de la Generalitat, y en el caso de ganar las elecciones catalana, siga el mismo ejemplo que Huerta y renuncie a la pensión anual por su cargo en el Gobierno.

¿Y los presidentes y vicepresidentes?

Al igual que los ministros, los vicepresidentes tampoco tienen derecho a ninguna pensión vitalicia. Sí pueden recibir una paga mensual por un máximo de dos años, según recoge la misma norma.

Sin embargo, los ex presidentes del Gobierno sí pueden optar a una paga vitalicia. Según recoge el Real Decreto 405/1992, del 24 de abril, la dotación asciende a 79.336 euros brutos anuales. Además, la misma norma regula otros bienes y servicios de los que pueden disfrutar los ex presidentes, además del sueldo vitalicio: Dos funcionarios a su servicio (puestos de trabajo de nivel 30 y de nivel 18). Una “dotación para gastos de oficina, atenciones de carácter social y, en su caso, alquileres de inmuebles”. Un automóvil con chófer. Servicios de seguridad (los que el Ministerio del Interior considere necesarios). Libre pase en las compañías de transportes terrestres, marítimos y aéreos regulares del Estado.

Los ex presidentes deben decidir entre dos opciones; o recibir una pensión vitalicia o optar a un puesto permanente en el Consejo de Estado. Por ejemplo, el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero decidió un puesto permanente, convirtiéndose en el Consejero Nato del Estado al acabar su legislatura. Un cargo por el que recibió un salario vitalicio de 100.000 euros anuales hasta 2015, cuando renunció. En el momento que decida jubilarse, podrá solicitar su pensión correspondiente como ex presidente. El ex presidente Mariano Rajoy decidió regresar a su puesto como registrador tras abandonar la Moncloa. De la misma manera, cuando se jubile, podrá solicitar también su pensión como ex líder del Ejecutivo.