Aviso de Podemos a PSOE: actuarán por la “vía de los hechos” si bloquean la ley trans

Los morados acusan a los socialistas de torpedear sus leyes pero creen que Calvo perderá la “batalla transfobia”. Desde el PSOE muestran su hartazgo ante las maniobras de Iglesias para boicotearles

Thumbnail

La relación entre los socios de Gobierno no pasa por su mejor momento. No hay en el corto ni en el medio plazo ningún atisbo de ruptura, pues, como reconocen tanto desde Unidas Podemos como desde el PSOE no hay otra alternativa numérica a la actual conformación de Gobierno, pero, sin embargo, sí existen varios elementos de fricción en el seno del Consejo de Ministros, que han llevado a los morados a denunciar el incumplimiento del pacto de coalición e incluso de haber sobrepasado “varias líneas rojas”. Las costuras del Gobierno de coalición comienzan a tensionarse y ya acusan el desgaste.

Según ha podido saber LA RAZÓN, la ley de Igualdad de Trato registrada por el PSOE en solitario ha constituido la última de las discrepancias entre socios -que ayer se saldó en el Congreso de los Diputados con la abstención de los morados- al ser entendida por el grupo minoritario de la coalición como una manera de bloquear la ley Trans que prepara el ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero.

Desde Unidas Podemos consideran que es la primera vez que esto ocurre en el Gobierno, es decir, que uno de los socios presenta una iniciativa relativa a un ministerio que no es de su competencia, sin el visto bueno, además, de Igualdad. Acusan a los socialistas de deslealtad y de torpedear sus leyes, al invadir una competencia del ministerio de Igualdad, pero se muestran seguros de que ganarán la batalla “transfobia”, poniendo en el punto de mira a la vicepresidenta Carmen Calvo.

Es por ello que el partido morado cree que el PSOE ha cruzado líneas rojas al “bloquear” la tramitación de la norma en el Consejo de Ministros; el anteproyecto de la ley Trans y la ley LGTBI debería llegar la semana que viene al Consejo de Ministros, sin embargo, esta semana la comisión de subsecretarios, dependiente de la vicepresidenta Carmen Calvo, no aceptó la tramitación de la misma para su ascenso a la reunión del Consejo de Ministros.

Según los morados, el PSOE apuesta por legislar en conjunto a través de la ley de Igualdad de Trato, conocida como “ley Zerolo” y aparar en el tiempo la ley Trans. Sin embargo, Unidas Podemos recuerda que tanto la ley Trans como la ley LGTBI forman parte del acuerdo de coalición firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y avisan de que es una cuestión que no dejarán pasar y que, si es necesario, lo pelearán “por la vía de los hechos”, al igual que, ponen el foco en la actual ley de la Vivienda que debía desarrollarse entre el ministerio de Transportes y la vicepresidencia segunda y que de momento sigue paralizada. Sin embargo, aún no aclaran cómo podrán presentar esta batalla en el Consejo de Ministros.

Desde el ámbito socialista, por su parte, comienzan ya a no ocultar públicamente el hartazgo que las maniobras de Podemos están causando en sus filas. Prueba de ello es que la bancada socialista no haya aplaudido hoy las intervenciones de Iglesias en la sesión de control al Gobierno. Una respuesta al último movimiento de los morados, que llamaran a varios grupos parlamentarios (al menos ERC y Más País) para que no apoyaran la “Ley Zerolo”. En el PSOE acusan a los morados de juego sucio y aseguran que ellos no van a actuar de la misma forma, se planteó que pudieran no llegar a apoyar una iniciativa de los morados sobre salud reproductiva. “Nuestro partido no se va a oponer a ninguna ley que permita un avance en derechos y para la igualdad”, sostienen.

Carmen Calvo está en el centro de la polémica para los morados por Igualdad. En el PSOE sentó muy mal que el Ministerio de Igualdad filtrara el borrador de su Ley Trans cuando todavía no estaba “trabajada” a nivel interno y desde Podemos acusan a los socialistas de hacer lo propio con un informe que la calificaba de “desfavorable”. Lo cierto es que en el PSOE no comparten las “prisas” de Montero por tener lista la ley antes de la primera mitad de febrero, sin escuchar a Justicia y Sanidad, y ponen hincapié en la necesidad de que exista “seguridad jurídica” y “calidad normativa” para evitar que en el futuro se recurra en los tribunales.

En Moncloa esperaban a que pasaran las elecciones catalanas para que la tregua llegara al Consejo de Ministros, pero después de lo que se está viviendo esta semana ya asumen que la situación de confrontación interna “continuará” y creen que no lo hará en los puntos sobre los que están más alejados, como son la ley de vivienda o el IMV, sino en cuestiones en las que aparentemente tienen posturas similares como es la cartera de Igualdad.