Iglesias desmiente al PSOE y asegura que Podemos está dentro del reparto del CGPJ

Los morados apuestan por reactivar la reforma de la cúpula del Poder Judicial en el Congreso de los Diputados sí los populares no ceden en su veto.

Los morados apuestan por reactivar la reforma de la cúpula del Poder Judicial en el Congreso de los Diputados sí los populares no ceden en su veto.
Los morados apuestan por reactivar la reforma de la cúpula del Poder Judicial en el Congreso de los Diputados sí los populares no ceden en su veto.JOSE LUIS ROCA

Ante los movimientos de los últimos días del presidente del Gobierno para volver a establecer una interlocución con el principal líder de la oposición para reactivar las negociaciones para renovar la cúpula del Consejo General del Poder Judicial, Podemos recuerda ya a su socio en Moncloa que ya existe un acuerdo cerrado desde verano en el que los morados se aseguran la elección de vocales, según la cuota de poder del partido.

La llamada del jefe del Ejecutivo del pasado miércoles al presidente del PP, Pablo Casado, con el objetivo de volver a desencallar las negociaciones en ciernes, se lee también como un movimiento en clave interna dentro del Gobierno tras las continuas discrepancias entre socios y por la presión que los morados ejercen para activar cuanto antes la reforma de mayorías en el Congreso de los Diputados para aislar al PP de la negociación sí continúan con el veto a los morados.

Este mismo lunes, el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha asegurado que el PSOE ha aceptado la condición de los de Pablo Casado para apartar a Podemos de la negociación para la renovación del CGPJ, lo que acerca el pacto entre ambos. Según el dirigente popular, el partido morado estaría al margen “de cualquier negociación” y, por tanto, “no va a estar” ni “va a tener personas” en el órgano de Gobierno de los jueces. Para Egea, “el camino adecuado para renovar las instituciones y fortalecer su independencia” ya que “el pirómano no puede elegir al bombero”.

De la misma manera, el PP ha pedido en la negociación el relevo de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, a la que ha acusado de usar la Fiscalía en favor de los intereses partidistas del PSOE por negociar con el ex comisario José Manuel Villarejo o el extesorero del PP Luis Bárcenas. Moncloa, sin embargo, según asegura “La Hora de la 1″, desmiente que el acuerdo esté cerrado y que se deje al margen a Unidas Podemos de la negociación.

Fuentes cercanas a Unidas Podemos inciden en que existe un pacto cerrado entre el presidente del Gobierno y el vicepresidente desde el verano. Una propuesta en la que hay planificados puestos reservados para Podemos -en menor medida de los que se prevén para PSOE y PP- que es rechazada en absoluto por los populares, a pesar de la última llamada telefónica entre Sánchez y Casado. El objetivo de la parte socialista en el Gobierno es la de evitar la reforma legal para reducir las mayorías necesarias para renovar al CGPJ, una reforma que de hecho fue registrada por ambos en el Congreso de los Diputados. Es por ello la urgencia de Sánchez de desbloquear con el PP la renovación en la que los populares deben ceder y aceptar la presencia de los morados en el CGPJ.

Esta misma mañana el Gobierno ha confirmado que la negociación para la renovación del Consejo General del Poder Judicial continúa abierta, después de que el PP asegurara a que el PSOE había aceptado apartar a Unidas Podemos de las negociaciones para renovar el órgano de los jueves. De hecho, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha asegurado que los negociadores del Gobierno con el PP para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) representan tanto a los socialistas como a su socio de coalición, Unidas Podemos. Ábalos ha precisado que la negociación para renovar el órgano se mantiene en nombre del Gobierno, no de un partido en concreto, “y el Gobierno, ya sabemos quienes lo forman”. “El ministro representa a todo el Gobierno”, ha insistido dando a entender que no puede asegurarse por tanto que Podemos esté aparcado de la negociación.

Desde Unidas Podemos, su portavoz Pablo Echenique ha acusado a los populares de “mentir” al asegurar que los morados no formarían parte del acuerdo, sin estar ni tener “personas” representadas en el órgano de los jueces. “No sé por qué ha mentido (el PP) pero ha mentido”, ha respondido Echenique, que ha apuntado a que una posibilidad es que exprese esa posición “para sabotear” la negociación o porque “tiene miedo de que Vox le acuse de ser la “derechita cobarde”.

Ante el bloqueo de los populares para admitir a Podemos en la cúpula del CGPJ desde Podemos ya avisan que de no cerrarse un pacto no habrá otra opción que reducir las mayorías en la Cámara Baja, una operación en la que los morados confían sacar con la mayoría de la investidura; con ERC y Bildu con el fin de que participen en la elección de los vocales. Sin embargo, son conscientes de que no es el escenario que prevé Sánchez.

Los morados, incluso, tienen en mente plantear enmiendas a la ley para la reforma del CGPJ presentada con el PSOE. En la segunda votación en el Congreso de los Diputados, además de la mayoría absoluta necesaria para elegir a los doce vocales judiciales, se necesitaría el apoyo de la mitad de los grupos del Parlamento. En la Cámara habitan 10 grupos, por lo que bastaría con cinco. De esta manera, Unidas Podemos apuesta por volver a emplear la fórmula para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que contó con 188 «síes». De este modo, el Congreso daría luz verde a un nuevo órgano con el respaldo de los siguientes grupos –además de con la mayoría absoluta–: PSOE, Unidas Podemos, ERC, Bildu y el Grupo Plural (BNG, Compromís, Más País y JxCAT), por ejemplo. Aquí el deseo explicitado de Iglesias de que en el órgano judicial también participe el partido independentista y el heredero de Batasuna. «El Estado es de todos, tienen que participar», aseguró a finales de año.