Vox sigue a Le Pen y centrará la campaña en barrios obreros

El partido que lidera Santiago Abascal designa el miércoles a sus candidatos y asegura que no están en el Juego de Tronos

Rocio Monasterio en la sede nacional de Vox en Madrid.
Rocio Monasterio en la sede nacional de Vox en Madrid.Jesús G. FeriaLa Razon

Vox aún no tiene designado a su candidata para la comunidad de Madrid. El partido que lidera Santiago Abascal reunirá a su Ejecutiva el próximo miércoles para designar todo lo que atañe a la campaña y con ello ratificar o destinar a quien lidere la candidatura de Vox. El vicepresidente de acción política, Jorge Buxadé advierte de que en el partido son “previsibles” y que, “cuando lo somos, acertamos”. Por lo que Rocío Monasterio es más que probable que será confirmada para encabezar la lista. Además, indicó Buxadé, que también se decidirá en esa Ejecutiva al equipo de campaña, quién la dirigirá, la estrategia y la lista en sí. Y, subrayó, que en esa candidatura “no irá nadie que se agarre a la política para sobrevivir”. “Nosotros no estamos viendo Juego de Tronos, y creemos que las cosas deben hacerse con convicción y orden”. Reiteró que “Vox no es el partido de las sopresas”, pero no adelantó más detalles para no quitarle la responsabilidad a quienes tienen que designar a los candidatos.

Vox fía su suerte en la marca y en que es un “partido en crecimiento” y esperan arrastrar el “efecto catalán” donde irrumpieron de la nada con once diputados. En esta ocasión, afirman que salen a ganar y a gobernar.

Los de Abascal aún no tienen cerrado los detalles para la meta del 4-M, lo que sí es seguro que darán la batalla en el llamado cinturón rojo que, en su día fue naranja, y ahora aspiran a que sea verde.

Estrategia

Vox sabe que parte de su electorado siente simpatía por Isabel Díaz Ayuso pero también que hay territorios donde pueden arrastrar voto de los barrios obreros donde consideran que tienen más posibilidades que los populares arrastrando voto de la izquierda, como ya ocurrió en las elecciones generales del 10-N. De hecho, el sindicato que impulsó el partido, Solidaridad, inició su andadura en el cinturón rojo, en concreto en Coslada.

Por ello, Vox fijará su objetivo en grandes municipios como Alcalá de Henares, Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada y Getafe que serán determinantes para los de Abascal.

Buxadé ha asegurado hoy que votando a Vox lo que siempre estará claro es que servirá para frenar a los partidos de izquierda, y que en eso, su electorado no puede tener ninguna duda.

Posibles pactos

Respecto al escenario tras las elecciones, Buxadé ha dejado claro que Vox nunca facilitará ni permitirá si está en su mano un gobierno de izquierdas. “Distancia infinita” con “el frente popular” y a quienes ha acusado de querer “romper España o han “confinado las libertades y derechos de los españoles”.

Asimismo, subrayó que ocupará el espacio que le den los ciudadanos en las urnas. “Ya veremos qué sucede, nosotros estaremos donde nos coloquen los votantes y entendamos que el servicio a España va a ser mejor”, ha señalado. Eso sí, ha garantizado que formar parte del Ejecutivo regional no será exigencia porque Vox no está en política “para pedir puestos, carguitos ni salvar las necesidades individuales de egos ni soberbia de nadie”. “