Desaparecen los aislamientos para los presos etarras

Pese a los constantes beneficios, Otegui dice que los reclusos sufren la “venganza” de España

María Soledad Iparraguirre en el juicio por su colaboración en un atentado del 94 en Guecho, Vizcaya

27/01/2021
María Soledad Iparraguirre en el juicio por su colaboración en un atentado del 94 en Guecho, Vizcaya 27/01/2021CEDIDA POR JUSTICIA CEDIDA POR JUSTICIA

Los últimos presos de ETA que se encontraban en situación de aislamiento han salido de esta situación dentro de la política de beneficios penitenciarios del Ministerio del Interior.

Pese a los constantes traslados y los acercamientos a cárceles del País Vasco y Navarra, Arnaldo Otegui ha dicho hoy mismo que los reclusos están “cautivos por los estados español y francés como venganza para anular el proceso soberanista que se va a abrir en Euskal Herria” y cuya situación se ha agravado. Para los independentistas, lo que no sea liberación de los presos, aunque no hayan cumplido condena, es insuficiente, pero, de momento, mantienen su apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez.

Los últimos tres presos en aislamiento están en la cárcel de Soto del Real: Iñaki Reta, Soledad Iparraguirre y Jurdan Martitegi.

Asimismo, desde el entorno proetarra se subraya que han quedado vaciadas de presos terroristas l”as cárceles de A Lama, Jaén, Córdoba y Murcia I, que se añaden a las recientemente vaciadas prisiones de Algeciras, Cáceres y Badajoz”.