La ultraizquierda acusa a Pablo Iglesias de “vender falsas promesas” y de ser un “farsante”

Los organizadores de los disturbios en Madrid se sienten engañados por el líder de la formación morada

Tweet del Movimiento Antirrepresivo de Madrid contra Podemos
Tweet del Movimiento Antirrepresivo de Madrid contra Podemosjmzmar

Pablo Iglesias y su partido, Podemos, que se presenta a las elecciones como el que defiende en las elecciones del 4-M las reivindicaciones de los grupos de ultraizquierda y anti sistema, no las tiene todas consigo. Su entrada en el Gobierno socialista y la ostentación de lujo, más propia de otros partidos a los que llaman “fascistas”, le puede pasar

El Movimiento Antirrepresivo de Madrid (MAR), que, en sus orígenes, estuvo vinculado a Podemos y que ha estado detrás de la organización de algunas de las manifestaciones que terminaron con disturbios en Madrid, ha publicado un mensaje en sus redes sociales en el que muestra su decepción con el parido de Iglesias y su esposa Irene Montero, que todavía permanece en el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

“Los cómplices y farsantes de Podemos nos venden falsas promesas que lo único que han hecho es aumentar su condena (la de Pablo Hasel). Se ríen de los nuestros con cada vez más descaro, pero lo pagarán con creces. ¡Muerte al Estado fascista! ¡Libertad Pablo Hasél! ¡Amnistía Total!”, dice el tweet que se reproduce en esta misma página.

No concretan qué promesas les pudo hacer Iglesias en torno a la situación judicial del rapero encarcelado, pero son conocidos los intentos de introducir modificaciones legislativas para beneficiarle. Lo que ocurre es que Hasel tenía varias causas pendientes y va acumulando, poco a poco, meses de condena a la inicial. No obstante, se intenta que logre el tercer grado penitenciario para que salga en semi libertad.

En cualquier caso, desde la ultraizquierda se siente engañados pese al apoyo explícito que han tenido en sus movilizaciones, en las que se produjeros graves alteraciones del orden público, por parte de dirigentes de Podemos, como Pablo Echenique, que les animaba a seguir, o el mismo Iglesias, que defendía a los que se manofestaron en Vallecas contra un mitin de Vox; y después criticó las detenciones practicadas por la Policía de los individuos que fueron identificados como agresores de los agentes.

A la ultraizquierda no le basta lo que no son, en definitiva, más que palabras y, sobre todo, por las contradicciones que protagonizan los dirigentes de la formación morada, que se presentan como comunistas y llevan una vida más propia de los capitalistas que dicen criticar. Lo que parece claro es que estas circunstancias no pasan desapercibidas a los referidos grupos.