Castigo al PSOE en sus bastiones

El desgaste a nivel nacional del partido del gobierno se contagia a los territorios. El cambio de ciclo generado por los resultados en Madrid beneficia al PP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Complejo de la Moncloa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Complejo de la MoncloaKiko HuescaEFE

El PSOE se resiente de la gestión nacional del Gobierno de Pedro Sánchez. Y el PP sigue beneficiándose del «efecto Ayuso». NC Report confirma en su última encuesta que en Andalucía las dos principales fuerzas de la derecha podrían sumar entre 55 y 58 escaños, con lo que tendrían mayoría absoluta sin necesidad de contar con Ciudadanos.

El PP gobierna en la actualidad en la Junta andaluza en coalición con los naranjas, y el presidente, Juan Manuel Moreno, no se plantea convocar de inmediato elecciones, a pesar del buen resultado del PP en Madrid, salvo que la descomposición de Ciudadanos le dejara en una situación de ingobernabilidad.

De haber hoy comicios, el partido de Inés Arrimadas obtendría entre 2 y 4 escaños. El PP y Ciudadanos serían las fuerzas que más cambian con respecto a las últimas elecciones, celebradas en 2018.

Los populares crecen entre 13 y 15 escaños, mientras que Ciudadanos pierde entre 17 y 19 escaños. La gestión de Juan Manuel Moreno apunta que puede ser clave para Pablo Casado en las próximas elecciones generales, ya que el apoyo del electorado andaluz lleva a que la expectativa de voto del PP en esta comunidad autónoma crezca del 20,8 por ciento al 30 por ciento de los votos.

El PP confía en que el «efecto Ayuso» sea extrapolable al conjunto nacional, afectando más negativamente al PSOE en aquellas comunidades más próximas al presidente del Gobierno y menos en las que mantienen cierto nivel de discrepancia.

El desgaste y ese efecto de cambio de ciclo generado por los buenos resultados de Isabel Díaz Ayuso en Madrid se unen al pantanoso debate abierto sobre los indultos a los líderes independentistas.

En el caso de Andalucía, el PSOE tiene que resolver además su reorganización interna con unas primarias convocadas para el próximo 13 de junio y en las que Susana Díaz se juega su batalla final contra Sánchez después de que el presidente del Gobierno ya le ganara en su día el pulso por la Secretaría General del PSOE.

En Castilla-La Mancha, el presidente, Emiliano García-Page, ha marcado su propio territorio con la gestión de la pandemia, en la que se ha volcado sin entrar en estériles polémicas desde que estalló la crisis sanitaria, además de ser un referente dentro del PSOE en la defensa de la línea más constitucional y crítica con el independentismo.

NC Report también apunta a una posible mayoría absoluta de PP y Vox de haber hoy elecciones, mientras que Podemos y Ciudadanos estarían fuera del Parlamento regional.

En la reordenación del bloque de la derecha, y siguiendo la misma tendencia que se observa en otras autonomías, la caída de Ciudadanos beneficiaría al PP, pero también permitiría la entrada en las Cortes manchegas del partido de Santiago Abascal. Confirmando la necesidad del PP de apoyarse en esta formación si quiere tener poder.