Bruselas sigue defendiendo que el desafío separatista catalán es un “asunto interno”

Rechaza pronunciarse sobre los indultos concedidos por el Gobierno de Pedro Sánchez

MADRID, 16/06/2021.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su comparecencia conjunta en la sede de Red Eléctrica de España, tras la reunión mantenida este miércoles. La Comisión Europea ha comunicado hoy su apoyo al plan de recuperación transformación y resiliencia de España, lo que supone el primer paso para que el país pueda empezar a recibir 69.500 millones de euros en subvenciones durante el periodo 2021-2026. EFE/ Fernando Villar
MADRID, 16/06/2021.- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su comparecencia conjunta en la sede de Red Eléctrica de España, tras la reunión mantenida este miércoles. La Comisión Europea ha comunicado hoy su apoyo al plan de recuperación transformación y resiliencia de España, lo que supone el primer paso para que el país pueda empezar a recibir 69.500 millones de euros en subvenciones durante el periodo 2021-2026. EFE/ Fernando VillarFERNANDO VILLAREFE

Bruselas sigue considerando que el desafío separatista catalán es un “asunto interno” y no tienen intención de inmiscuirse en la política española, a pesar de los intentos independentistas de internacionalizar el procés.

“La posición es conocida. Se trata de un asunto interno en España que debe ser tratado según su orden constitucional, incluido el perdón”,  ha asegurado el portavoz comunitario de Justicia Christian Wigang, al ser preguntado por los periodistas en la rueda de prensa diaria del Ejecutivo comunitario sobre si los indultos que el Gobierno de Pedro Sánchez aprobará hoy para beneficiar a los líderes independentistas encarcelados pueden rebajar la tensión en Cataluña.

De esta forma, la posición europea permanece invariable a pesar de los últimos acontecimientos. Durante todo el mandato de Jean Claude Juncker, que coincidió con la celebración de la consulta ilegal del 1 de octubre y la huida de Carles Puigdemont a Bélgica, el Ejecutivo comunitario rechazó de manera pública cualquier llamada de los independentistas catalanes a que Bruselas ejerciera de mediador en el conflicto y, en todo momento, los portavoces comunitarios mostraron su apoyo al Estado de Derecho español sin dudar sobre la legitimidad de sus decisiones.

Con la llegada de Ursula von der Leyen al Ejecutivo comunitario, no ha cambiado esta postura. Bruselas no se pronunció tras la sentencia de los líderes del procés ni tampoco con los indultos. Estas declaraciones de los portavoces comunitarios llegan un día después de que el Consejo de Europa aprobase un polémico informe en el que se pide a nuestro país la liberación de los políticos independentistas y la reforma del delito de sedición. A pesar de que estas declaraciones pueden parecer contradictorias, lo cierto es que el Consejo de Europa no es una institución que forme parte del entramado comunitario y sus resoluciones no tienen ningún poder vinculante. Aunque la aprobación de este documento puede ser utilizado como arma política por parte del independentismo,  este texto ha conseguido mover un ápice la postura política de la Comisión Europea.