379 crímenes sin resolver: La delegación europea aterriza en busca de respuestas

La misión está enfocada en la «impunidad judicial» y no habrá reuniones con políticos. Hubo quien propuso que la delegación conocieran los dos relatos, pero no prosperó

Los eurodiputados Agnès Evren (PPE) de Francia; Vlad Gheorghe (Grupo Renew Europe) de Rumanía; la eurodiputada española Maite Pagazaurtundúa del Grupo Renew Europe y la eurodiputada española del Partido Popular, Dolors Montserrat ofrecen unas declaraciones tras visitar el Centro Memorial de Víctimas en Vitoria
Los eurodiputados Agnès Evren (PPE) de Francia; Vlad Gheorghe (Grupo Renew Europe) de Rumanía; la eurodiputada española Maite Pagazaurtundúa del Grupo Renew Europe y la eurodiputada española del Partido Popular, Dolors Montserrat ofrecen unas declaraciones tras visitar el Centro Memorial de Víctimas en Vitoria FOTO: Iñaki Berasaluce Europa Press

Una delegación del Parlamento Europeo inició ayer su recorrido por la memoria de las víctimas del terrorismo. La iniciativa, que impulsó el presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero denunciaba en su petición a la UE que todavía hay 379 asesinatos de la banda terrorista ETA sin resolver. «Venimos a tratar de comprender por qué no se han resuelto esos crímenes, a hacer preguntas. Porque es un derecho de la víctima recogido en el derecho europeo», dijo la eurodiputada que preside la delegación, Agnès Evren (PPE, Francia). Le acompañan los eurodiputados Alex Agius Saliba (S&D, Malta), Vlad Gheorghe (Renew, Rumanía) y Kosma Zlotowski (CRE, Polonia). También en estos tres días estarán presentes, los parlamentarios Dolors Montserrat (PPE), presidenta de la comisión de Peticiones, Cristina Maestre (S&D), Maite Pagazaurtundúa (Renew) y Jorge Buxadé (CRE).

La comisión del europarlamento inició la primera etapa del viaje visitando el Centro Memorial de Víctimas en Vitoria recorrieron todas sus estancias, vitrina por vitrina donde se adentraron en la reproducción del zulo en el que permaneció el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado por ETA durante 532 días. También en este Banco de la memoria pudieron ver un trozo de jamba del armario localizado en la vivienda en la que estuvo secuestrado el empresario Publio Cordón en la que figuran unas inscripciones efectuadas por el empresario durante su cautiverio o una de las salas donde se recopila todo lo que supuso el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco donde hay una recreación sensorial de lo que supuso esa sentencia de muerte de 48 horas.

La eurodiputada francesa describió la visita al Centro Memorial como «sumamente emocionante» porque había supuesto una «inmersión en la memoria de las víctimas del terrorismo», porque «hay que ponerse en la piel de las víctimas que merecen justicia». Por ello, subrayó la importancia de continuar investigando: «Buscamos democracia, reparación del dolor y la verdad» al tiempo que anunció que en Suresne (Francia) se va a crear un museo para víctimas que abrirá en 2027 y del que cogerá ideas del de Vitoria.

La delegación del Parlamento Europeo mantuvo una reunión con el director del Centro, Florentino Domínguez quien les hizo entrega de un informe sobre los crímenes de ETA sin resolver de los cuales el 70% se cometieron en los años de plomo y se concentran en País Vasco y Navarra casi el 86% de esos asesinatos. Además, dicho documento destaca la intensa campaña terrorista contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que obligó incluso a los efectivos a dotarles de autoprotección. También incluyen cómo la falta de colaboración internacional permitió que muchos etarras acusados hayan permanecido huidos de la acción de la justicia hasta que han prescrito sus crímenes o cómo el 40% de los crímenes de ETA posteriores a 1977 no han sido juzgados.

El Memorial cree que también hay otros factores que han influido de forma negativa en el esclarecimiento de los asesinatos de ETA, como «desajustes en el funcionamiento de los órganos judiciales», problemas en la adaptación de las Fuerzas de Seguridad del Estado al enfrentarse al reto del terrorismo en los primeros años de democracia o la omisión de investigación en algunos crímenes de ETA político militar tras su disolución en 1982. Según manifiesta, también han contribuido la falta de colaboración internacional con las autoridades españolas al dar refugio a terroristas huidos que estaban acusados por los tribunales en España. En este punto, recuerda que existió «un núcleo de dirección estable» de la organización terrorista en Francia y la falta de cooperación del Gobierno de París durante esa época. Además, el Centro pidió que, con su «autoridad política y moral», hagan un llamamiento para localizar los cadáveres de cinco desaparecidos.

Esta misión está enfocada en la «impunidad judicial» por lo que desde el Parlamento Europeo se decidió que la delegación no tendría contacto con políticos ni del gobierno vasco ni del central ya que sería solo de expertos, víctimas, operadores judiciales y policiales así como el defensor del pueblo por su relación con el caso. Aunque, según ha podido saber La Razón se registraron varias propuestas para conformar el programa, algunas fuera de plazo, para que la «expedición» de europarlamentarios conociera los dos relatos, o al menos tuviera una agenda con miembros del Gobierno vasco o de la dirección de víctimas del País Vasco, pero la idea no prosperó. Fuentes de la eurocámara destacan que este detalle es «poco trascendente» dado que finalmente se logró un «buen programa, muy específico y muy objetivo». La delegación mantuvo un almuerzo a base de pinchos en Vitoria en el que estuvo presente el delegado del gobierno vasco, Denis Itxaso.

La expedición continúa hoy con un extensa agenda. «Haremos recomendaciones ante la Comisión europea, recogeremos testimonios de los responsables y con el Parlamento» en busca del porqué hay crímenes que no se han resuelto. no se han resuelto esos crímenes, a hacer preguntas. Porque es un derecho de la víctima recogido en el derecho europeo».