Correa cuestiona ahora que 200.000 euros de Gürtel financiasen campañas del PP en Boadilla

El líder de la trama corrupta asegura que a veces las cantidades que se anotaban como gastos electorales iban a parar al alcalde del municipio madrileño o se las quedaba él

El líder de Gürtel, Francisco Correa (en primer plano), en la primera sesión del juicio por las actividades de la trama en Boadilla
El líder de Gürtel, Francisco Correa (en primer plano), en la primera sesión del juicio por las actividades de la trama en Boadilla FOTO: Javier Lizon EFE

El líder de la “trama Gürtel”, Francisco Correa, ha escenificado su confesión ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga las actividades de la red corrupta en Boadilla (Madrid). El empresario ha reconocido que cobró comisiones por intermediar para amañar adjudicaciones y que entregó dádivas -dinero en efectivo o viajes, principalmente- al ex alcalde del municipio, Arturo González Panero, “el Albondiguilla”, que también se sienta en el banquillo.

Eso sí, Correa -para quien la Fiscalía reclama una condena de 76 años y 7 meses de prisión- ha cuestionado que los más de 200.000 euros de los que, según Anticorrupción, se habría beneficiado el PP para gastos de campaña, desconociendo su origen ilícito, fueran a parar realmente a financiar los gastos electorales en el municipio a través de los cargos corrompidos por la trama. Además, a preguntas de su abogado, ha negado que en alguna ocasión los políticos a los que pagó comisiones le dijesen que ese dinero iba para el PP. “No, creo que no”, ha asegurado.

De hecho, el líder de la red corrupta ha asegurado que le parece “excesivo” que esos 204.198 euros de los que se habría beneficiado el PP entre 2001 y 2009 -por los que se sienta en el banquillo como partícipe a título lucrativo- sirviesen para financiar campañas de la formación popular en Boadilla.

Todas esas presumibles aportaciones figuran anotadas como “campaña Boadilla” en los apuntes contables de la trama. Pero Correa ha matizado: “Es posible que algunas se consignaran como campaña y fueran para el alcalde”. “Igual pongo campaña Boadilla y no era para la campaña. A lo mejor era un dinero que me lo quedaba yo y decía “pon campaña””, ha añadido.

El “lobby” de Correa

A preguntas de la fiscal Anticorrupción, Correa ha explicado cuál era su modus operandi cuando intermediaba en adjudicaciones de obra pública en Boadilla. “Salía a concurso una obra y me contactaban algunos empresarios y por la relación que tenía con ellos (en referencia a González Panero y al ex gerente de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda, Tomás Martín Morales) hacía de lobby y, si conseguíamos la adjudicación, ellos me aportaban la comisión correspondiente”.

“Era yo quien negociaba con el empresario la cantidad dependiendo de la obra”, ha explicado negando que pactara el montante con los políticos corruptos.

“El empresario me aportaba un dinero en efectivo y yo lo llevaba al Ayuntamiento -ha añadido-. Yo se lo entregaba a González Panero”, que según ha confirmado también se benefició de contraprestaciones “en especie”, como viajes a través de empresas del Grupo Correa.

Posteriormente, el que fuera “mano derecha” de Correa en Gürtel (”donde estaba yo, estaba Pablo”), Pablo Crespo, ha ratificado que toda la trama en Boadilla giraba en torno a González Panero: “Siempre he dado por hecho que todo se hacía a través del alcalde. No había otra forma”.

“Cuando salía un concurso me solían llamar muchas empresas, sobre todo las grandes”, ha apuntado antes de aclarar que no iba a identificarlas: “Una vez lo hice y se montó un gran revuelo”.

“Nunca he tenido dos candidatos. Me parece amoral”

El líder de Gürtel ha asegurado que nunca intervenía en el amaño de los pliegos de condiciones. “Yo recibía una llamada”, ha recordado, y se limitaba a ejercer el lobby en favor de su “candidato”. “Nunca he tenido dos candidatos. Me parece amoral trabajar así”, ha recalcado. “He adjudicado muchísimas obras, no solo en Boadilla”.

Según ha explicado, a González Panero se lo presentó el ex alcalde de Majadahonda Guillermo Ortega (condenado a 38 años de prisión en el juicio por la primera época de la trama Gürtel) porque eran “compañeros de colegio”. A Tomás Martín Morales, ha dicho, “lo conocía antes porque teníamos amigos comunes. Él tenía buena relación con el PP en la regional de Madrid y coincidíamos en actos”.

Asimismo, ha contado que al ex diputado del PP Alfonso Bosch le ayudó a ser elegido gerente de la EMSV de Boadilla. “Se quedó fuera de las listas, le vi muy bajo de moral y le dije “voy a ver si te puedes colocar en alguno de estos municipios”. Hablé con Martín Morales y con González Panero y tenían un hueco y le metieron en la empresa municipal de la vivienda”.