Utilizaban cisternas de combustibles y desechos animales para transportar productos de consumo humano

La Guardia Civil ha detenido a 10 personas a las que se imputan delitos de falsedad y contra la salud pública

Los agentes, durante una de las inspecciones
Los agentes, durante una de las inspecciones FOTO: jmz ca

La Guardia Civil ha investigado e inspeccionado empresas dedicadas al transporte de productos alimenticios en cisternas y varios lavaderos de las mismas, para detectar irregularidades en el transporte de alimentos destinados al consumo humano. Han sido detenidos e investigados un total de 10 personas relacionadas con el transporte ilegal de productos alimenticios. El SEPRONA y la Agrupación de Tráfico han realizado más de 700 controles y cerca de 400 inspecciones.

Durante el primer semestre del 2021, los agentes, en colaboración con AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), comprobaron la existencia de irregularidades cometidas por algunas empresas que no ofrecían garantías de un correcto transporte de alimentos, con un potencial riesgo para la salud pública.

Fueron detectados camiones acondicionados para el transporte de alimentos, que utilizaban dichas cisternas aprovechando los viajes de retorno a sus empresas para el traslado de otros productos no alimentarios sin el correspondiente lavado delos recipientes. Entre ellos, productos de desecho, alimentación animal y combustibles.

De esta manera, lograban abaratar costes. Además, retiraban las pegatinas con indicaciones obligatorias de “exclusivamente para productos alimenticios” para evitar las inspecciones de las autoridades competentes. A los detenidos se les imputa falsedad documental y contra la salud pública por el transporte de alimentos en condiciones no óptimas para su consumo.

Gracias a esta operación se ha conseguido, por un lado, eliminar determinadas prácticas irregulares realizadas por algunos transportistas especializados en estos traslados, y por otro lado, garantizar la seguridad de la cadena agroalimentaria. No obstante, se ha comprobado que prácticamente la totalidad del sector opera según la normativa vigente .

En Almería, se ha llevado a cabo la detención e investigación de ocho personas por un supuesto delito contra la salud pública y un delito continuado de falsedad documental. En el transcurso de dicha investigación se inmovilizó el contenido de un camión cisterna por carecer de las condiciones higiénicas sanitarias obligatorias. El vehículo contenía leche cruda de cabra cuyo destino final fue su destrucción en un gestor de residuos autorizado.

En Valladolid, ha sido investigada una persona por un supuesto delito de falsificación de documentos y otro delito de recogida, transporte y eliminación de residuos peligrosos. Trasladaba y gestionaba productos SANDACH (Subproductos de origen animal no destinados a consumo humano) de manera irregular a Lérida. Durante la investigación, se pudo comprobar que dicha mercantil había estado trasladando todo tipo de productos no alimentarios en camiones cisterna de uso exclusivo para alimentos.