Los militares se manifestarán antes de la Cumbre de la OTAN para exigir “retribuciones dignas”

Saldrán a la calle el 25 de junio para reclamar que el aumento del Presupuesto de Defensa anunciado por el Gobierno se note en sus nóminas

Manifestación demilitares ante el Congreso en septiembre de 2020
Manifestación demilitares ante el Congreso en septiembre de 2020 FOTO: Chema Moya EFE

Los militares llevan mucho tiempo exigiendo mejoras en sus salarios y pese al aumento que se produjo el pasado año, siguen considerándolo insuficiente por todo lo que se les demanda. Por ello, ante el reciente anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de incrementar el gasto de Defensa hasta alcanzar el 2% del Producto Interior Bruto (PIB) comprometido con la OTAN, reclaman que esa subida repercuta en los sueldos de los uniformados. Y para hacer fuerza se manifestarán el próximo día 25 de junio en Madrid, pocos días antes de la Cumbre de la Alianza que se celebrará en la capital.

Así lo han confirmado la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro), la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) y la Unión de Militares de Tropa (UMT), organizaciones que convocaron en septiembre de 2020 la primera manifestación de militares ante el Congreso de los Diputados. Y es que según aseguran en un comunicado conjunto, en la citada Cumbre de la OTAN del 29 y 30 de junio “el Gobierno de España volverá a mostrar su compromiso de elevar el presupuesto de Defensa al 2% del PIB”, una ”subida histórica” que, sin embargo, creen que “no repercutirá en el sueldo de aquellos que deberán jugarse la vida con el armamento y medios que se adquirirán”.

De esta forma, volverán a salir a la calle para reclamar al Gobierno unas “retribuciones dignas”. Y lo harán en el mismo lugar que en las últimas ocasiones, la última el pasado mes de septiembre: ante el Congreso de los Diputados. Previamente, el próximo miércoles, explicarán a las puertas de la Cámara Baja los motivos que les han llevado a convocar esta nueva protesta. De hecho, el pasado mes de abril anunciaron que, ante la negativa de la ministra de Defensa, Margarita Robles, habían solicitado una audiencia con María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública, para “trasladarle en persona la difícil situación retributiva del colectivo militar, además de para proponerle medidas que progresivamente dignifiquen la nómina de los hombres y mujeres que se sacrifican trabajando en todo tipo de dificultades y aprietos al servicio de sus conciudadanos”. Y es que en los últimos años los uniformados han actuado en numerosos frentes (pandemia, “Filomena”, volcán de La Palma...) y en todo este tiempo han criticado que se les use para todo sin que sus sueldos suban.

Y aunque el salario es una de sus principales reivindicaciones, también llevan muchos años reclamando otros cambios, como que se establezca un modelo de carrera militar único, en el que las todas las escalas estén encuadradas en una sola; que no existan límites de edad ni de convocatoria para acceder a otra escala u otros puestos de trabajo y, sobre todo, acabar con la temporalidad en las Fuerzas Armadas, esto es, el fin a la salida de los efectivos de Tropa y Marinería al cumplir 45 años. Esto último ya lo rechazó el Congreso el pasado mes de marzo en un pleno en el que la diputada socialista Zaida Cantera criticó esta medida pues, según dijo, una vez abandonan las Fuerzas Armadas al cumplir 45 años pasan a adquirir la condición de Reservistas de Especial Disponibilidad (RED), con “una asignación 677 euros sin levantarse de la cama. Más lo quisieran muchos de nuestros facultativos y docentes en Madrid”. Unas “duras palabras” que no sentaron muy bien a los uniformados.