2% en Defensa: una promesa difícil de cumplir

El renovado compromiso sin fecha de Sánchez con la OTAN supondría alrededor de 11.800 millones extras

Porcentaje el PIB dedicado a Defensa
Porcentaje el PIB dedicado a Defensa FOTO: Antonio Cruz

“Acordamos revertir la tendencia de disminución de los presupuestos de Defensa, hacer el uso más eficaz de nuestros fondos y promover una distribución más equilibrada de los costos y las responsabilidades. Nuestra seguridad y defensa dependen tanto de cuánto gastamos como de cómo lo gastamos”. Así comienza el artículo 14 de la Declaración de la Cumbre de Gales de la OTAN de 2014, en la que los aliados se comprometieron, entre otros, a “avanzar hacia la pauta del 2% –del PIB en gasto de Defensa– dentro de una década”.

En ese momento, España invertía un 0,92%. Hoy, el porcentaje ha ascendido hasta el 1,02 (2021), aún lejos de ese objetivo para dentro de dos años. Y el Gobierno, mientras otros países han anunciado ya aumentos importantes antes de la fecha tope, ya ha avisado de que no lo cumplirá pero que espera llegar al 1,22% en 2024. El resto, para los próximos años, sin especificar fechas. “Paulatinamente”, dijo la pasada semana desde Bruselas la ministra de Defensa, Margarita Robles. Y eso que en poco más de tres meses España acogerá una Cumbre de la OTAN que es clave no sólo para la Alianza, sino también para reforzar la influencia de nuestro país. De hecho, el jueves, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió junto al resto de aliados a “acelerar nuestros esfuerzos para cumplir nuestro compromiso de inversión en Defensa”.

Pero el camino hacia ese objetivo al que se comprometió España por primera vez en 2014 (cuando gobernaba el PP de Mariano Rajoy) es no sólo difícil, sino caro. Tanto, que para alcanzar el 2% del PIB en gasto de Defensa nuestro país debería aumentar el actual presupuesto en alrededor de 11.800 millones hasta llegar a 24.059 (un 97% más). Eso sí, haciendo los cálculos con los últimos datos del PIB conocidos (1.202.994 millones).

Cualitativo vs. cuantitativo

Tanto el PP (cuando gobernaba) como el PSOE han ido alterando en sus discursos desde su disposición a cumplir con ese compromiso a la imposibilidad de alcanzarlo, creando una especie de mantra en el que pedían a la OTAN que valorara las aportaciones cualitativas (contribución a misiones, por ejemplo) además de las cuantitativas. De hecho, lo máximo que se ha conseguido es alcanzar el citado 1,02% en 2021, tal y como se desprende de las últimas estimaciones de la OTAN publicadas en verano y que se actualizarán el jueves. Unos datos estos que situaban a España como el segundo aliado que menos invierte en Defensa. Solo Luxemburgo gasta menos (0,57%).

De ahí que el objetivo no sea fácil de conseguir, menos incluso con el rechazo de los socios de Gobierno. Porque Defensa lleva desde 2008 (como consecuencia de la crisis económica) peleándose con un presupuesto ordinario que no paró de reducirse hasta prácticamente 2015. En ese tiempo pasó de 8.492 millones a 5.767. Pero fue desde 2017 cuando comenzó una leve y más o menos estable subida, pero con matices, pues a partir de ese año las cuentas incluían por primera vez pagos pendientes de los Programas Especiales de Armamento. Ese año fueron ya 7.638 millones (incluyendo 1.824 de esos pagos). A partir de ahí continuó el aumento, ligero, pero continuó. En 2018, por ejemplo, ascendió a 8.455 millones, que fueron ya 8.992 en 2020 y 9.412 en 2021. Y para 2022, la cifra es de 10.155 millones.

Presupuesto ordinario de Defensa
Presupuesto ordinario de Defensa FOTO: Antonio Cruz

Eso en lo que a presupuesto ordinario se refiere, pues para calcular ese famoso 2% del PIB, la OTAN se basa en las cuentas consolidadas e incluye otros gastos, como misiones, armamento, pensiones u otras actividades. De ahí que la Alianza estimara el gasto de España en 2021 en algo más de 12.200 millones, prácticamente la mitad que lo que supondría cumplir. El aumento conllevaría un desembolso extra muy cercano al presupuesto total del Ministerio de Transportes.

El 1,22% en 2024, difícil también

Pero si alcanzar el 2% del PIB es complicado, tampoco es fácil llegar al 1,22% en 2024, como ha prometido el presidente del Gobierno en las últimas semanas. Esto supondría destinar ese año 14.676,5 millones, 2.468,5 más que ahora. O lo que es lo mismo, aumentar cada año las cuentas 1.234 millones. Un crecimiento que sería, por ejemplo, casi el doble de lo que han crecido para este año 2022 los fondos del Ministerio. Supondría un 20% más de lo que se gasta actualmente.

En el caso de alcanzar ese aún insuficiente 1,22% y comenzar la senda de crecimiento hacia el 2% a la que se ha comprometido sin fecha el Gobierno, el camino también apunta largo y, aunque creciese a ese mismo ritmo cada año, tardaría al menos una década.

Un aumento, el de los fondos para las Fuerzas Armadas, que reclama desde hace mucho tiempo no sólo la OTAN, sino también los propios mandos militares, que llevan años pidiendo, además de un presupuesto estable, más dinero para sostenimiento y modernización, pues más de la mitad de los fondos de Defensa van para gastos de personal.

La “hipoteca” del armamento

De hecho, uno de los grandes problemas del Ministerio de Robles es que aún tiene que hacer frente a una «hipoteca» de más de 33.000 millones de euros por los ya citados pagos pendientes de los Programas Especiales de Armamento, iniciados algunos de ellos en los años 90. Entre estos programas están el submarino S-80, las fragatas F-110, el caza del futuro (FCAS) o los blindados 8X8.

De todos los aliados, solo diez cumplían el pasado año con el objetivo. Una lista que encabezaba por primera vez Grecia, que con un 3,82% superaba a EE UU, con el 3,52%. Tras ellos, Croacia (2,79%), Reino Unido (2,29), Estonia (2,28), Letonia (2,27), Polonia (2,10), Lituania (2,03), Rumanía (2,02) y Francia (2,01). Alemania, uno de los que han anunciado un importante aumento, estaba en el 1,53.

Porcentaje del Presupuesto destinado a equipamiento
Porcentaje del Presupuesto destinado a equipamiento FOTO: Teresa Gallardo

Así que para tratar de minimizar ese incumplimiento por parte de España, el Gobierno muestra su fuerza en el terreno operativo. Ya sea con el despliegue hasta ahora de cerca de mil militares y diferente armamento en países aliados cercanos a Rusia (muchos de ellos adelantados por la crisis) o el refuerzo de las fuerzas permanentes de la OTAN. Además de con el envío de armas y ayuda a Ucrania.

Eso sí, donde sí cumple España con la OTAN es en inversión en equipamiento, pues otro de los compromisos de Gales fue el de destinar a ello al menos el 20% del gasto de Defensa. Y nuestro país se situó en 2021 en el 22,7%.