La peligrosa deriva del Frente Polisario al amenazar los intereses españoles en el Sáhara

Las advertencias del grupo saharahui recuerdan su pasado terrorista en la década de los 70-80, con casi 300 víctimas

Brahim Ghali
Brahim Ghali FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El Frente Polisario, que se mueve en el contexto del conflicto que su gran valedor, Argelia, mantiene con Marruecos, ha entrado en una peligrosa deriva de la mano de su líder, Brahim Ghali, que, como culminación de una serie de amenazas lanzadas contra España en los últimos tiempos, ha anunciado hoy que, tras la decisión de Pedro Sánchez de reconocer el plan de autonomía de Rabat para el Sáhara, “habrá consecuencias que tendréis que pagar”.

España, en especial sus pescadores y los trabajadores de las minas de fosfatos de Bu Craa, saben, por haber sufrido en sus carnes, que las amenazas del Polisario no hay que tomarlas como brabuconadas sino cono algo cierto y peligroso.

Esta misma semana, tal y como publicó LA RAZÓN, uno de sus jefes militares anunciaba operaciones de “comando” contra “ciudades ocupadas como El Aioún, Dajla, Smara y Bojador. Importantes empresas españolas tienen intereses empresas españolas que, por otra parte, han sido “advertidas” en varias ocasiones para que abandonen sus actividades en la zona.

Ghali, que tanto tiene que agradecer a españa que le salvó de morir de coronavirus, lo único que ha hecho es “poner la guida en el pastel”. A partir de ahora y, teniendo en cuenta siempre lo que le “permita” hacer Argelia, cualquier cosa puede ocurrir. No se puede descartar que un “salto cualitativo” de los saharauis podría ser aprovechado por Argel para tensionar aún más las relaciones con Rabat.

El pasado día 22, el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Liberación Saharaui (ELPS), Mohamed Luali Akeik, anunció que la guerra que mantiene con Marruecos se extenderá hacia “las ciudades saharauis ocupadas”: El Aaiún, Smara, Dajla (antigua Villa Cisneros) y Bojador, con operaciones de comando contra objetivos marroquíes “sin afectación a civiles”. Lo que supone una nueva ampliación de la ofensiva. y un salto cualitativo en el conflicto que, de llevarse a cabo, tendrá respuesta por parte de Rabat.

En su declaración durante la ceremonia de graduación de oficiales del ELPS, recordó que “la decisión de regresar a la lucha armada no excluye ninguna región de otra”, subrayando que “todos los territorios saharauis son un objetivo legítimo para los combatientes del ejército saharaui, teniendo en cuenta la infraestructura y puntos civiles para no dañarlos”

Confirmó que “la guerra se extenderá en el futuro a las ciudades ocupadas por Marruecos, al haber saharauis imbuidos de espíritu patriótico que están completamente preparados para llevar a cabo operaciones de comando en el interior de las ciudades ocupadas contra objetivos marroquíes.”

Por cierto, que Luali Akeik elogió la revolución argelina y su historia de éxito, describiéndola como “una experiencia histórica distinta y única que fue un ejemplo a seguir por muchos pueblos para liberar a sus países” añadiendo que “la revolución argelina está presente en la mente de los combatientes saharauis y del lado de los pueblos que buscan la liberación. ¡qué es lo que quería decir? ¿Qué el Polisario va a hacer lo mismo?.

En noviembre del año pasado, el Frente Polisario fue mucho más concreto al amenazar a las empresas que trabajan en el Sáhara Occidental (hay 14 españolas); les adviertía que deben abandonar este territorio “de inmediato”.

El jefe de la “séptima región militar” saharaui, Taleb Ammi Deh, formuló esta amenaza tras el anuncio de los jefes del grupo en el sentido de que la actividad militar contra Marruecos se iba a incrementar. Aseguró que pronto llevará a cabo la batalla más allá del “muro de la vergüenza” y que considera legítimos todos los objetivos aéreos, marítimos y terrestres ya que el territorio está en guerra.

“Tanto los civiles como los inversores deben abandonar la zona, realizar un ataque contra la presencia marroquí en la brecha, es solo una cuestión de tiempo”, agregó.

El hecho de que los polisarios amenacen con acciones tras el muro construido por Marruecos recuerda los tiempos en que atacaban todo tipo de objetivos y de los que fueron víctimas, entre otros, trabajadores de Fosfatos de Bu Craa y pescadores canarios, andaluces, gallegos, vascos, etcétera. Según las cifras manejadas por las víctimas de aquellos hechos, durante trece años, entre 1973 y 1986, el Frente Polisario llevó a cabo 289 atentados contra ciudadanos españoles.