Feijóo insta a Sánchez a pactar y éste le acusa de “estorbar” al Gobierno

El presidente del Gobierno pide al líder del PP que cumpla la Constitución con la renovación del CGPJ y el presidente de los populares insiste con su Plan anticrisis

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo se enfrentaba a su primer cara a cara con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Siete minutos para confrontar sus políticas y liderazgos después de que, el que fuera durante 13 años presidente de la Xunta de Galicia, afrontara su nuevo papel como jefe de la oposición tras tomar posesión como senador por designación autonómica el pasado 25 de mayo.

Como ya adelantó en varias ocasiones, la estrategia de Feijóo no está en la oratoria del “zasca”, si no en aprovechar su turno de palabra para mostrarse como dialogante, que se puede hacer política sin insultar, asentado en la moderación, de mano tendida a pactos de Estado y propositivo. “Yo no he venido aquí a insultarle”, anticipó. En esta línea, volvió a ofertar a Sánchez su Plan Económico anticrisis.

«¿Considera que su Gobierno está a la altura de las necesidades de las familias españolas?» fue a la pregunta lanzada por Feijóo para abrir su primer enfrentamiento dialéctico con Sánchez como líder del PP. Feijóo ya había garantizado que no rehuirá a ninguna sesión de control. En su pregunta parlamentaria con una fotografía de los acuerdos económicos de 1977 ilustraba la imagen con la que se resume la filosofía de la nueva etapa de consensos por la que apuesta la nueva dirección del PP.

El líder del PP buscó que se hablara de los problemas de los españoles convencido de que evidenciaría así las diferencias de forma y de fondo entre los dos lideres políticos donde trató de llevar el careo a su terreno, el de la gestión económica, con especial hincapié en la espiral inflacionista que vive España.

El líder del PP, Alberto Nuñez Feijoo, junto al portavoz del Grupo, Javier Maroto, a su llegada al Senado donde se estrenaba en la Cámara Alta
El líder del PP, Alberto Nuñez Feijoo, junto al portavoz del Grupo, Javier Maroto, a su llegada al Senado donde se estrenaba en la Cámara Alta FOTO: Jesus G. Feria La razon

“Política útil”

Feijóo aprovechó sus primeras palabras para revindicar la que denominó como “política útil”. Destacó que, desde la distancia en la que ha observado los debates del Parlamento durante todo este tiempo, “se sentía muy lejos de la crispación y pocas propuestas”, algo en lo que dijo que él no se reconoce. Le aseguró a Sánchez que “he venido a hacer oposición, a construir” aunque reconoció que le ayudan en la tarea de oposición también algunos miembros del Ejecutivo.

El líder del PP reconoció que, tal vez, su error fue no haberle enviado un “burofax” con su Plan anticrisis, e insistió en que cree que su propuesta “merece la pena”. Insistió en una bajada del IVA y acometer un plan que mejore la economía de las familias. Recriminó a Sánchez tener más fondos europeos que nunca mientras lleva a cabo la mayor recaudación: “¿Por qué nos endeuda usted cada día más?” Por ello, insistió en que “sería razonable pactar. Honradamente le digo que al PP no solo le puede utilizar cuando no le llegan los votos de Bildu y de ERC. Una cosa es gobernar y otra resistir. Vivir al día no es gobernar, es resistir” y le preguntó si puede estar a la altura de la mayoría de los españoles y dejar de estar a la de las minorías independentistas: “¿Se ve capaz?”, le preguntó.

Por su parte, el presidente del Gobierno utilizó la negativa del PP a apoyar el primer decreto en este sentido, como un elemento erosionador de la imagen de hombre de Estado que el líder de la oposición quiere proyectar. Sánchez, consciente de la trascendencia de este primer cara a cara en plena campaña electoral, aprovechó para exhibir gestión y poner a Feijóo frente a sus contradicciones, por su negativa a apoyar cualquier mejora para los ciudadanos, por buena que sea. “Lo único que han hecho es estorbar”, le ha espetado el presidente al líder de la oposición, sobre su bloqueo a estas medidas.

Aunque Sánchez comenzó su intervención reivindicando el entendimiento “positivo y fructífero” que tuvo con Feijóo en el ámbito de las conferencias de presidentes que se han realizado hasta la fecha, sobre todo en el marco de la pandemia, acabó reconociendo que “está sufriendo” al PP cuando están en la oposición, porque su actitud es diferente cuando están en Moncloa y cuando pierden el poder. “Mi primera petición es que hagan una oposición de Estado y una oposición útil”, le pidió el presidente. Sánchez no perdió la oportunidad de volver a recordar al PP el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y le espetó: “¿Está usted dispuesto a cumplir con la Constitución y renovar los órganos constitucionales?”.

Feijóo volvió a su hoja de ruta. “Vuelvo a intentarlo. Merece la pena un plan anticrisis que funcione”, insistió tras criticar las medidas del Gobierno, porque “la bajada de la gasolina se la ha comido el incremento de los precios de la gasolina” y el plan para poner un precio tope al gas no se ha puesto en marcha”, dijo. “Olvídese del efecto Feijóo y céntrese en la inflación”, zanjó el líder del PP, tras aludir a las preocupaciones del Gobierno por las elecciones en Andalucía. Ante la duda de si el PP de Feijóo cumple o no la Constitución, el líder de los populares respondió: “No se preocupe usted, esta es una oposición de Estado. El problema que tiene usted es que no tiene socios de Estado. Este partido ha surgido para cumplir, para defender y para ejecutar la Constitución”.

El presidente respondió a la mano tendida de Feijóo con los once acuerdos de Estado que le propuso en su primera reunión en la Moncloa. Entre ellos, eliminar el término de “disminuidos” del artículo 49 de la Constitución, cuestión que aprovechó para criticar los aberrantes pronunciamientos del vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, pidiendo al PP que hable “alto y claro”, censurándolos. “La pregunta es si ustedes apuestan por derechos sociales o retrocesos sociales. Este Gobierno apuesta por los derechos sociales y ustedes por el retroceso social”, finalizó. También dijo que le había propuesto un pacto sobre el clima lo que generó sorpresa en Feijóo un gesto que Sánchez le replicó como “no se lo habrá leído”.