Marruecos subraya que por fin Argelia reconoce su papel protagonista en el Sáhara y no de mero observador

“Con su epidérmica reacción contra España demuestra que es parte principal en el asunto”

El rey de Marruecos, Mohamed VI
El rey de Marruecos, Mohamed VI FOTO: Palacio Real de Marruecos EFE

La decisión del Estado argelino de romper su tratado de cooperación con España tiene al menos el mérito de la claridad. Así se expresa el digital marroquí Le360, próximo a áreas oficiales de Rabat. Como recuerda, desde hace 46 años Marruecos ha proclamado que Argelia es la principal parte del conflicto del Sáhara (no el Frente Polisario, como se pretende hacer creer).

“El régimen argelino se ha refugiado hasta ahora en cuestiones de principio, afirmando su condición de (mero) observador. Llegó --recuerda-- a negarse categóricamente a participar en el proceso de mesas redondas, en el que el adoptó la resolución 2602 del Consejo de Seguridad, adoptada en Nueva York el 29 de octubre de 2021 (en la que se tomaba nota del plan de autonomía para el Sáhara), bajo el argumento de que el conflicto del Sáhara no le concernía”,

“Con su epidérmica reacción a la decisión soberana del Reino de España a favor de la autonomía, el régimen argelino ahorra ahora a Marruecos el esfuerzo de convencer de la bilateralidad marroquí-argelina del conflicto del Sáhara. A partir de ahora, Argelia asume su condición de parte principal en este conflicto”.

“Corresponde a la comunidad internacional, al Consejo de Seguridad, al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, así como a su enviado personal, Staffan di Mistura, tener en cuenta este paradigma, en adelante proclamado y asumido por el Estado argelino. Ya era hora”, subraya.

“El apoyo franco e irreversible (de Sánchez)al plan de autonomía, está sobre todo en la total indiferencia mostrada este miércoles respecto a la crisis nacida desde el pasado mes de marzo con Argelia, en ningún momento mencionada en su discurso, lo que parece han enfurecido a la junta. Como si valieran todas las gesticulaciones de Argel, en particular la destitución de su embajador, sus amenazas de cortar el acceso a su gas a España, o de aumentar el precio, o incluso, más recientemente, el espantapájaros de un boicot a los productos españoles”, subraya.

“Por el contrario, respecto a la nueva página de relaciones abierta con Marruecos, Sánchez elaboró un balance positivo. “El impulso tomado para avanzar hacia una nueva era de relaciones con Marruecos es una realidad que va ganando terreno”, dijo. Y “todavía queda mucho por hacer”, dijo el presidente del Gobierno español, concluye.