El impago de 100 millones de euros lleva a Marlaska a los tribunales

La Justicia estudia una demanda contra Interior por negarse a cumplir el acuerdo de equiparación salarial con los guardias civiles

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska FOTO: Ion Alcoba Europa Press

“Son numerosas las ocasiones en las que hemos solicitado al ministro del Interior el cumplimiento íntegro del acuerdo de equiparación salarial y seguimos luchando día a día por aquello que es de justicia para los guardias civiles”. De este modo reaccionaba Pedro Carmona, portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), tras conocer que la Justicia había admitido a trámite su demanda contra el ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska por no cumplir lo establecido en la cláusula tercera del pacto de equiparación salarial firmado en 2018 entre las asociaciones profesionales de la Guardia Civil y los sindicatos de la Policía Nacional. Según esta cláusula, el Ejecutivo debería destinar 100 millones de euros en cada ejercicio para incentivar el reingreso del personal de segunda actividad sin destino y reserva no ocupada.

El pasado 8 de septiembre el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo de Madrid admitía a trámite el recurso, haciendo hincapié en que su “cuantía” es “indeterminada”. Asimismo, establece que la demanda será tramitada por las normas del “procedimiento abreviado”, por lo que el juzgado ha citado a las partes implicadas para una vista oral, que tendrá lugar el próximo 11 de enero de 2023 a las 12:00 horas. Hay que destacar que contra la resolución cabía interponer recurso de reposición, en el plazo de cinco días, a contar desde el siguiente al de su notificación.

En la resolución se insta al Ministerio del Interior a que remita el expediente administrativo en la forma determinada en el art. 48 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-administrativa y que lo haga en el plazo improrrogable de 20 días o, en todo caso, con una antelación de 15 días al señalado para la vista. El juzgado hace saber a las partes que “si el recurrente no comparece se le tendrá por desistido del recurso y se le condenará en costas; y si no comparece la Administración demandada continuará la vista en su ausencia”. Hay que señalar que la estimación de este recurso obligaría a Fernando Grande-Marlaska a cumplir con la citada cláusula del Acuerdo.

Incumplimientos, uno tras otro

Desde AUGC explican que su objetivo es que sea la Justicia quien obligue al Ministerio del Interior a cumplir con lo previsto en la cláusula tercera del acuerdo de equiparación salarial. A su juicio, los 100 millones previstos en cada ejercicio para incentivar el reingreso de los guardias civiles en situación de reserva sin destino “deben ser una prioridad” para el Ejecutivo de Pedro Sánchez y para la seguridad pública de nuestro país. Pueden contribuir con su experiencia y dedicación a su mejora y mayor eficacia.

En noviembre de 2021 la Sala Tercera del Tribunal Supremo también admitía a trámite otro recurso contencioso-administrativo de AUGC contra la Administración por el incumplimiento de la equiparación salarial de los miembros de la Policía y de la Guardia Civil con los agentes de las policías autonómicas. Dicha equiparación estaba prevista en la cláusula octava del acuerdo de equiparación salarial firmado en 2018 entre el Ministerio del Interior y asociaciones profesionales y sindicatos de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

La cláusula octava establece que el Ministerio del Interior impulsará las medidas legislativas que sean necesarias para garantizar que en el futuro no se pueda producir una disfunción salarial entre las policías que realicen las mismas funciones. Y nada más lejos de la realidad, ya que a día de hoy, un policía y un guardia civil siguen cobrando hasta 7.761,90 euros menos que un agente de los Mossos d’Esquadra al año.

El Gobierno miente

La equiparación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no es real. Por mucho que el Gobierno insista, las nóminas no cuadran. Los 807 millones “invertidos” no han sido suficientes para equiparar las retribuciones de policías y guardias civiles con mossos o ertzainas. Y si bien es cierto que se ha producido una “subida”, la brecha salarial sigue existiendo, tal y como refleja un informe elaborado por Jusapol, asociación que aglutina a policías y guardias civiles en su lucha por la igualdad.

Informe de Jusapol sobre la equiparación salarial
Informe de Jusapol sobre la equiparación salarial FOTO: La Razón La Razón

Tras haberse producido la llamada equiparación por parte del Gobierno, el sueldo bruto anual de un mosso de categoría 1 ascendería a 37.274,22 euros, frente a los 31.474,10 de un policía o los 31.078,77 de un guardia civil. O lo que es lo mismo, estos últimos perciben en torno a un 15,56% y un 16,62% menos de sueldo que un policía catalán, y todo ello sin tener en cuenta productividades, turnos, horas extras, etc. Una diferencia que se acrecenta cuanto mayor es el cargo. En el caso de hacer la comparación con un mosso de categoría 2 (38.840,67 euros brutos al año) la brecha salarial se amplía hasta los 7.761,90 euros. Si analizamos las cifras mensuales, las diferencias salariales oscilan entre 483,43 euros y 646,82. Así, un guardia civil puede cobrar cada mes, hasta un 20% menos que un agente catalán.