Cuatro frases de Napoleón sobre España y otros territorios

El Emperador francés dejó un importante legado a pesar de aunar defensores y detractores

Napoleón Bonaparte cruzando los Alpes.
Napoleón Bonaparte cruzando los Alpes.

Para bien o para mal, Napoleón Bonaparte quedará para la Historia como una de las grandes figuras del siglo XIX. Su figura aunó y aúna defensores y detractores y su huella todavía hoy, 200 años después, perdura por sus acciones militares y las reformas que implementó: entre ellas la centralización de la administración francesa; el Código Napoleónico, que ha tenido una gran influencia sobre el derecho moderno; o la creación del Banco de Francia.

Pero su legado no se limita solo a su obra política y a su acción militar: Napoleón, que llegó a Emperador con el apoyo popular (fue refrendado por el pueblo), ha dejado huella también por frases que han quedado para la posteridad. A continuación, recordamos cuatro frases relacionadas con diferentes territorios del mundo, en un momento en que la geopolítica bulle por los distintos frentes que hay abiertos.

Frases sobre España, país que quedó en su recuerdo porque fue donde su estrategia militar hizo aguas y empezaron a derrumbarse sus conquistas; o, China, que era un país que durante la etapa de Napoleón, en el siglo XIX, estaba en declive en una época bautizada por los historiadores económicos como la “Gran Divergencia” (en la que Occidente despega y Oriente queda rezagada), pero Napoleón quiso mantener la alerta y respeto y su pronóstico tampoco fue desacertado, porque la nación asiática está volviendo a exhibir su fortaleza en los últimos tiempos.

También Reino Unido, su gran enemigo y rival por la hegemonía de Europa, frente al que cayó derrotado indirectamente en su ambición por derribarle a través de un bloqueo (a través de Portugal y unos años antes, en Egipto); o, Europa, ya que la idea del continente unido ya estuvo en la mente de Napoleón 150 años antes de que se fundara la Comunidad Económica Europea, actualmente Unión Europea. Si bien, fue una idea y una aspiración que solo podía materializar a través de la fuerza (como el reconoció, equiparando su imperio al cimentado por Alejandro Magno) en una época en la que estaba rodeado de amenazas de países vecinos tras su ascenso al trono como emperador y eso condujo a la frustración de su idea.

España:

“Los españoles todos se comportaron como un solo hombre de honor. Enfoqué mal el asunto ese; la inmoralidad debió resultar demasiado patente; la injusticia demasiado cínica y todo ello harto malo, puesto que ha sucumbido”

China:

“China es un gigante dormido. Déjalo dormir, porque cuando despierte, moverá el mundo”

Reino Unido:

“Inglaterra y Francia tuvieron en sus manos la suerte del mundo, sobre todo la de la civilización europea. Cuánto mal nos hemos hecho y cuánto bien podríamos habernos hecho”

Europa:

“No quiero hacer más la guerra. Es menester olvidar que hemos sido los amos del mundo. Antaño, yo perseguí el fin de fundar los Estados Unidos de Europa”