MENÚ
lunes 14 octubre 2019
22:09
Actualizado

Entrevista a Cospedal: «Hay que unir el centro derecha y trabajar juntos»

La ex secretaria general del PP asegura que está «fuera, fuera, fuera» de la política y que ahora vive de su trabajo en el Supremo, no de su «patrimonio» como otros

  • María Dolores de Cospedal en la Copa del Rey de Vela que se celebra en Mallorca / Foto: Alberto R. Roldan
    María Dolores de Cospedal en la Copa del Rey de Vela que se celebra en Mallorca / Foto: Alberto R. Roldan

Tiempo de lectura 8 min.

03 de agosto de 2019. 03:41h

Comentada
C. Duerto / J. Beltrán.  3/8/2019

Un «atraco» en toda regla. En la cafetería Del Real Club Náutico de Palma. Justo antes de echarse a navegar por la Bahía de Palma para seguir de cerca la penúltima jornada de la 38 Copa del Rey de Vela MAPFRE. Le acompaña su esposo, Ignacio López del Hierro, y un grupo de amigos con los que compartir la jornada de regatas y una paella en la playa de Illetas. Ni un solo político en su equipo para esta escapada de verano en Mallorca.

Desde que el pasado 8 de noviembre abandonó su escaño en el Congreso «para liberar al PP de cualquier ataque», ha buscado abstenerse de actos, tertulias y demás tenderetes públicos. Atrás quedan también la Secretaría General del PP, el Ministerio de Defensa y la Presidencia de Castilla-La Mancha. Por su tono al hablar de la cosa política, parece querer contemplarlo desde la lejanía, haber cerrado ciclo. Algo más que unas vacaciones parlamentarias. Lo que no ha abandonado es su espíritu crítico sea hacia el Gobierno, su partido... Incluso hacia los moscosos.


–Parón veraniego para participar en las regatas...

–De espectadora, eso sí. Se lleva muy bien y es un motivo para estar permanentemente agradecida por el hecho de ser española y poder compartir con tantos que vienen de fuera una belleza como es Palma, como son, en general, todas las Baleares, y como es, desde luego, esta Copa del Rey, uno de los mayores atractivos turísticos que tiene Europa. Tendríamos que darle a esta competición todavía más difusión de la que se ofrece. En materia económica creo que tiene un impacto de más de 17 millones de euros que quedan aquí para la isla, además de generar un nombre y una marca de excelencia y de prestigioso internacional. Es cierto que en el mundo hay muchos destinos turísticos y muchas regatas, pero la calidad que tiene la Copa del Rey es algo que tenemos que explotar y de lo que tenemos que sentirnos orgullosos.
–Habla de marcas. ¿Se entendería Mallorca sin la marca «Casa Real»?
–Tener una jefatura del Estado en su Majestad el Rey es algo muy importante para España, no solo para Palma. España, con el Rey gana mucho para unificar, para buscar lo que nos une, de proyecto de un país unido y de progreso. Creo que aquellos que quieren terminar con esa marca que tanta prosperidad y tanto futuro han dado desde la Transición están en un tremendo error.
–Retirada de la arena política, ¿se ha tomado este año más relajada las vacaciones?
–Mucho más relajada, completamente relajada. Sin tener ninguna responsabilidad institucional, veo la vida como una ciudadana española más y desde ahí hablo.
–Sin el peso de los comentarios, de las críticas...
–No me importa absolutamente nada. Solo me preocupo de disfrutar con mi familia y amigos, estoy con gente a la que quiero. Estoy encantada y a la vez agradecida de todo lo que he vivido.
–¿Ha recuperado a su familia después de tanto tiempo en primera línea de fuego?
–He recuperado el tiempo de estar con mi familia. Han sido muchísimos años en la primera línea donde ellos han tenido que sufrir mucho mi ausencia, no solo por la falta de tiempo, sino también por muchas injusticias que hemos padecido. Ahora ha llegado el momento de volver a lo que es realmente importante, que es la familia.
–¿Y cómo les está compensando en lo más mundano? ¿Les hace gazpachos, les lleva de viaje?
–Simplemente estoy recuperando tiempo. No hago nada distinto con ellos que no hiciera antes, pero ahora ya no voy a la carrera. Ahora sé que tengo más disponibilidad y eso me permite organizarme de otra manera. Por ejemplo, ahora tengo unas vacaciones como las de todo el mundo y sé que no me las van a interrumpir porque no va a haber un incendio del que me voy a tener que ocupar, que no tengo que estar alerta de lo que esté pasando todos los días en todas partes. Preocupada de lo que ocurre estoy como española, como estamos todos los españoles en este momento, pero ahora, sin esa responsabilidad de antes.
–¿Y cómo ve el verano de este país sin Gobierno tras la investidura fallida?
–Lo veo con preocupación. En el pasado también hemos tenido gobiernos en funciones, pero estaban trabajando por el país, haciendo cosas. Ahora tenemos un Ejecutivo en funciones que no sabemos lo que quiere hacer: si quiere pacto o no, si quiere elecciones o no. No sabemos el rumbo que lleva este Gobierno, pero, sobre todo, no tiene un proyecto y esto para mí es lo más preocupante.

–¿Y al Partido Popular? ¿Cómo lo ve desde la retaguardia?
–Lo veo con muchas ganas de recuperar nuestro espacio político. Yo creo que es muy importante la unión del centro derecha español. Estoy absolutamente convencida de que el proyecto del Partido Popular es el mejor para España. Creo que ha ocurrido algo que es muy evidente: la división del centro derecha ha sido muy perjudicial para el gobierno de España, para muchas Comunidades Autónomas, para muchos Ayuntamientos y para España en su conjunto. Espero la mejor voluntad de todos y sentido de Estado para unir el centro-derecha y para trabajar todos juntos y darle a los españoles el futuro que se merecen.
–En esa renovación del PP que se ha fraguado en estos días, hay mucha cara nueva. ¿Se ha dado carpetazo al pasado del partido?
–Es lógico que un nuevo presidente haga su equipo. Comparto que hay caras nuevas, pero también se mantienen muchos rostros de toda la vida. Lo que no se puede es descapitalizar la inteligencia que hay en el partido. Sería un error desechar tanta experiencia que hay en el PP.

–¿De su experiencia tiran?
–Yo estoy fuera de la política. Lo he dicho en muchas ocasiones y lo vuelvo a reiterar.
–¿Fuera, fuera, fuera?
–Fuera, fuera, fuera.
–Quiniela como ciudadana: ¿elecciones en noviembre?
–Creo que sería mejor que no las hubiera, pero tenemos muchas posibilidad de que las haya.
–En los últimos meses se ha publicado que había fichado por un despacho de abogados británicos, por una empresa de armamento. Está pluriempleada...
–Es mentira. Soy funcionaria, el pasado mes de noviembre solicité volver a la Abogacía del Estado y hoy por hoy estoy trabajando como abogada del Estado en el Tribunal Supremo, plaza que me corresponde por derecho.
–Entonces, ni rastro de un trabajo en el sector privado...
–Es absolutamente falso.
–Así que ha recuperado las vacaciones de todo hijo de vecino, con sus sexenios, sus moscosos...
–Pues tengo que decir que cuando he trabajado como funcionaria nunca me he cogido un moscoso. No entiendo así la forma de trabajar. Soy funcionaria y he vuelto a mi trabajo, pero esa mirada cínica de que en España los que se dedican a la política no pueden volver luego al sector privado, no la comparto. ¿Qué pretendemos? ¿Tener profesionales de la política que ni quieran ni puedan ni sepan hacer otra cosa? Me parecería una equivocación. Hay que utilizar todo el talento que hay en la sociedad para estar en la política y, cuando se termine el servicio a su país desde la política, puedan volver a la sociedad.
–Siempre que se respeten las incompatibilidades correspondientes...
–¡Hasta ahí podíamos llegar!
–Además, cuando se interrumpe la carrera política, uno tiene que seguir viviendo. No sé si usted tiene hipoteca...
–Hay algunos políticos que, cuando se han retirado, han dicho: «Ya puedo vivir de mi patrimonio». Yo no. Yo tengo que vivir de mi trabajo y estoy orgullosa de ello.

Últimas noticias