Las videollamadas han aumentado la estética dental en un 76%

La demanda de Brackets metálicos y tratamientos de estética dental aumentan más de un 70% en 2020

La demanda de Brackets metálicos y tratamientos de estética dental aumentan más de un 70% en 2020.
La demanda de Brackets metálicos y tratamientos de estética dental aumentan más de un 70% en 2020.Unsplash

Desde marzo todo en el día a día ha cambiado y, en estos últimos meses, la sociedad aún está adaptándose a la nueva normalidad. En este tiempo, la gente ha cambiado sus rutinas en cuanto a su vida social y laboral, pero también en lo que respecta a su salud bucodental.

Los dentistas de la Clínica Dental Ferrus & Bratos de Madrid han notado diversos cambios respecto al 2019 en la demanda de tratamientos, todos ellos relacionados con la presencia del COVID-19.

Las preferencias de los pacientes ya no son las mismas y, ahora, priman de nuevo los brackets metálicos frente a las ortodoncias más estéticas, hay una mayor preocupación por tener una sonrisa bien alineada y se han multiplicado las urgencias dentales debido al estrés.

Para analizar y explicar cómo han variado las necesidades de los pacientes, el doctor Jorge Ferrús, periodoncista e implantólogo, y la doctora Patricia Bratos, ortodoncista, han comparado la demanda de los tratamientos de estos últimos meses con el mismo periodo del año anterior.

Vuelta a la ortodoncia tradicional metálica

Desde hace unos años, las técnicas en ortodoncia han permitido corregir la oclusión y alineación dentaria mediante sistemas muy discretos y, en algunos casos, incluso invisibles. Sobre todo las personas adultas, demandaban que el aparato no solo consiguiera una sonrisa funcional, sino que lo hiciera sin que afectara a su imagen.

“Ahora, sin embargo, hemos observado que los brackets metálicos son más populares que nunca, pues ha habido un 71% más de ortodoncias con este método que en 2019, algo que se puede explicar por dos razones”, comenta la doctora Patricia Bratos.

En este sentido, la ortodoncista explica que “en primer lugar, el uso de la mascarilla hace que una persona no tenga que estar preocupándose de si su aparato se nota o no al hablar, ya que su boca permanece tapada. Por otro lado, los brackets metálicos son el sistema más barato y son muchas las personas que han visto cómo su situación económica cambiaba tras la cuarentena.”

La ortodoncia a distancia: un sistema más cómodo

Siguiendo con la predilección de un tipo de aparato dental u otro, en la Clínica Dental Ferrus & Bratos han notado otro aumento en el uso de alineadores transparentes para corregir la mordida, como Invisalign, en un 19%.

Este método resulta especialmente cómodo porque es de quita y pon y no está basado en brackets, sino en férulas transparentes.

“Pero en estos tiempos, Invisalign tiene una ventaja extra: nos permite planificar cada caso de forma que, antes de empezar el tratamiento, ya contamos con una simulación del resultado final que obtendrá el paciente. Por tanto, todas las férulas que va a necesitar el paciente se realizan a la vez. Esto hace que sea posible el envío de férulas a domicilio para el paciente”, explica Patricia Bratos.

Gracias a este método, pacientes que no querían acudir al dentista han podido comenzar sus tratamientos. Y es que la pandemia ha servido como excusa para postergar la visita al ortodoncista.

“Toda clínica es un lugar muy seguro y aséptico, donde siempre cumplimos las medidas de higiene y más ahora que nunca con el COVID-19”, puntualiza la doctora Bratos.

A largo plazo el hecho de no solucionar un problema bucal implica un peor diagnóstico y un tratamiento más costoso, largo y complejo.

Mayor preocupación por la estética de la sonrisa al vernos con más detalle

Por otro lado, los tratamientos propios de la especialidad de Estética Dental han experimentado un gran auge, habiendo un 76% más que en el mismo periodo de 2019.

“Esto se debe principalmente a dos factores: por un lado, la gente se mira más en el espejo al estar más horas en casa. Además, aunque parece una afirmación banal, lo cierto es que la proliferación de las videollamadas con compañeros de trabajo, familiares y amigos hace que nos miremos más a nosotros mismos. Con esta continua observación de nuestro rostro, apreciamos pequeños defectos que, antes, no nos molestaban o ni siquiera habíamos reparado en ellos”, explica el doctor Jorge Ferrús.

Es por ello que los pacientes, después del confinamiento, han querido mejorar el aspecto de su sonrisa por un factor únicamente estético, sobre todo a través de tratamientos como el blanqueamiento dental o la colocación de carillas dentales.

“Las carillas son unas finas láminas que se adhieren a la cara externa del diente y permiten modificar su forma, tamaño y color”, cuenta el cofundador de la Clínica Dental Ferrus & Bratos.

Más urgencias dentales debido al estrés

Aunque el confinamiento domiciliario de marzo terminó, la pandemia ha seguido más que presente en la sociedad. Esta situación de incertidumbre continua hace que el estrés y la ansiedad sean frecuentes en la vida de los pacientes.

En este sentido, el doctor Ferrús explica que “el principal síntoma negativo que refleja este estado de nerviosismo en la boca es el bruxismo o rechinamiento involuntario de dientes, especialmente en las horas de sueño”.

Dicha presión en la dentadura continuada en el tiempo ha provocado un mayor número de urgencias, tanto en adultos como en niños, relacionadas con la rotura o fisura de las piezas dentales.

“Como consecuencia, hemos observado también mayor demanda -un 20% más- en las férulas de descarga, un dispositivo de uso diario que ayuda a relajar la mandíbula, impidiendo que el paciente rechine los dientes. Siempre que el bruxismo sea fruto de una situación de ansiedad, este es el tratamiento idóneo para mantener a raya esta costumbre”, comenta el dentista.

Nuestras recomendaciones como expertos

Con el fin de garantizar una correcta salud oral de cara al 2021, los fundadores de la Clínica Dental Ferrus & Bratos recuerdan la importancia del cuidado diario en casa.

“Siempre hay que intentar ser exhaustivos con la higiene dental y mantener unas adecuadas rutinas de limpieza. Conviene usar también hilo dental y un enjuague bucal que nos ayude a eliminar los restos de comida de la boca”, recomienda la doctora Bratos.

“Además, siempre que tu dentista de confianza no paute una periodicidad mayor para las revisiones, es aconsejable acudir a una clínica cada año para revisar que todo está bien”, concluye.