• 1

Algunas ideas para convertir tu trastero en un pequeño gimnasio

  • Algunas ideas para convertir tu trastero en un pequeño gimnasio
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

31 de octubre de 2018. 17:45h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 23/7/2018

Aunque nos encontramos en pleno verano, nunca es tarde para iniciar la famosa ‘operación bikini’ o, al menos, para programar la del próximo curso. Sea como sea, cada vez son más aquellos concienciados con la práctica de ejercicio físico. En este sentido, encontramos una solución eficaz: inscribirse en un gimnasio.

No obstante, quienes no disponen de uno cerca o no cuentan con demasiado tiempo libre, tienen una buena alternativa: instalar su propio gimnasio en casa. A continuación, proponemos varios pasos para transformar una habitación en una sala deportiva.

Traslada todo a un almacén

Antes de acondicionar nuestro cuarto de ejercicio, necesitaremos librarlo de todos aquellos objetos que se hacinan en él. Se trata de un problema habitual ya que la habitación escogida suele ser un trastero. Ahora bien, siempre es recomendable contemplar el lado positivo de todo inconveniente: nos hallamos ante una oportunidad única para despejar, limpiar y dar una nueva vida a esta sala. De esta manera, nos desharemos de aquellas pertenencias que no deseamos conservar.

Por otro lado, para aquellas que no queremos tirar a la basura contamos con una solución: contratar un servicio de Self Storage o arrendamiento de mini-almacenes. Así, destaca el alquiler de trasteros Madrid con la empresa Globalbox, que dispone de amplios horarios de acceso y altas condiciones de limpieza y seguridad.

Prepara el suelo de la sala y las paredes

Una vez tengamos la habitación vacía, ha llegado el momento de cubrir el suelo con tapete o planchas de goma, perfectos para la práctica de aerobic o yoga. En lo que respecta a las paredes, lo ideal sería cubrir una con un gran espejo que nos permita tomar conciencia de los ejercicios y corregirlos.

Los demás muros podemos pintarlos con colores vivos, que transmitan la energía y el dinamismo necesarios para la práctica deportiva. A este fin colaborará, también, la instalación de un equipo de música y una selección de nuestros temas preferidos.

Incorpora las herramientas básicas

Diseñar un gimnasio no tiene que suponer, necesariamente, un desembolso económico desorbitado. De este modo, recomendamos cuatro aparatos estándar con los que amueblar nuestro cuarto. El primero de ellos sería una cinta caminadora, que debería integrar el número justo de funciones que pensamos emplear, ni más ni menos.

Por otro lado, la bicicleta estática siempre resulta un dispositivo útil y recurrente. En tercer lugar, las elípticas constituyen una de las mejores fórmulas de trabajar, a la vez, brazos, abdomen, piernas y glúteos. Para terminar, conviene contar con varios juegos de mancuernas. Ahora bien, es aconsejable, igualmente, considerar la opción de adquirir un banco multifuncional, que nos da la opción de realizar un gran número de ejercicios distintos.

Incluye una zona para almacenar

Por último, recordaremos instalar un mueble de almacenaje, que nos permitirá recoger nuestra ropa deportiva y calzado, las cintas o las mancuernas. Más allá de los típicos armarios o cestas, nos decantaremos por una estructura que esconda algunos elementos y deje a la vista aquellos que más nos guste mostrar.

Últimas noticias