Tres ventajas y tres inconvenientes de ser vegano

Se calcula que alrededor del 8% de la población mundial es vegetariana, vegana o flexivegetariano, lo que significa que hay unos 600 millones de personas que siguen este tipo de alimentación

El 39 % de los españoles cree que existe un estigma en torno a ser vegetariano o vegano.
El 39 % de los españoles cree que existe un estigma en torno a ser vegetariano o vegano. FOTO: pixabay

Una dieta vegana es esencialmente un estilo de alimentación vegetariana y , por tanto, prescinde por completo de productos animales (incluidos huevos, miel y lácteos). Algunos veganos eligen la dieta por motivos de salud, mientras que otros lo hacen por motivos éticos.

Que cada vez más famosos hayan declarado su veganismo no ha hecho más que multiplicar los adeptos de este estilo de vida. Pero sus ventajas e inconvenientes continúan provocando un controvertido debate.

Los activistas por los derechos de los animales, por ejemplo, promueven este tipo de dieta en defensa de un trato ético de los animales, pero quienes rechazan el veganismo también emplean argumentos medioambientales. Entonces, ¿es el veganismo la forma más saludable de comer? ¿Es una tendencia peligrosa? ¿O es algo intermedio? Son preguntas pertinentes tal día como hoy, 1 de noviembre, día mundial del veganismo.

Las respuestas no son ni claras ni únicas. Si bien es cierto que este tipo de alimentación genera ventajas, también hay argumentos acerca de las carencias en la nutrición. Es decir, que como cualquier otra dieta, volverse vegano tiene ventajas e inconvenientes.

Tres ventajas

1. Mejora de la salud del corazón

Según el Revista Americana de Nutrición Clínica, los veganos y los vegetarianos tienen hasta un tercio menos de probabilidades de morir de enfermedades cardíacas. El motivo es porque este tipo de alimentación puede reducir la presión arterial, mejorar los niveles de colesterol y favorece una menor incidencia de diabetes tipo 2. Todo ello reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

2. La sostenibilidad del planeta

El argumento de la sostenibilidad del planeta es uno de los más recurrentes por parte del movimiento vegano, puesto que se conoce que el ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día.

Un informe divulgado por la Organización de las Naciones Unidas aseguró que el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero, alrededor de 18% más -medido en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el sector del transporte.

Así que si tuviéramos que comparar, la producción de alimentos aptos para veganos requiere muchos menos recursos que la producción de una dieta omnívora típica. Dicho de otra forma, comer vegano ayuda a reducir el calentamiento global.

3. Mejor control de peso

Las personas que siguen dietas vegetarianas o veganas tienen menos probabilidades de volverse obesas que las personas que siguen una dieta omnívora. Eliminar las carnes y el queso significa que hay menos ingesta de grasas saturadas. También significa que no se ingieren pasteles y galletas convencionales.

Tres inconvenientes

1. Falta de nutrición

Es discutible que una dieta sin todos los productos animales aporte toda la nutrición necesaria para nuestro cuerpo. Nutrientes como el calcio, los ácidos grasos omega-3, la vitamina B-12 y el ácido fólico podrían quedarse cortos en una dieta vegana.

La deficiencia de vitamina D también es más frecuente que en omnívoros, particularmente durante el invierno. La baja biodisponibilidad de hierro, zinc y el selenio en los alimentos vegetales también puede perjudicar a los veganos,

2. A contracorriente y cara

A pesar de que las opciones de encontrar fuera de casa establecimientos con propuestas de menú vegano han aumentado, sigue siendo un desafío de tanto en tanto hallar un local con estas características.

Pero a esta dificultad de intendencia hay que añadir otra, y es que alimentos como la leche de soja y la leche de almendras son más caras que la leche de vaca normal. Además, el veganismo no se trata solo de comida. Es un estilo de vida en el que maquillaje / artículos de tocador y otros productos que son libres de crueldad animal acostumbran a ser más caros que los normales.

3. El factor deportivo

Rendir a gran nivel deportivo y ser vegano es un equilibrio más que complicado debido a las características de esta alimentación. Según las explicaciones dadas por Jesús Román, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, la vegana “es una dieta complicada” y requiere de muchos conocimientos complementarios.

“Cuando se elimina un grupo de alimentos, en este caso muy amplio ya que incluye todos los de origen animal, hay una serie de nutrientes que son muy difíciles de alcanzar sólo con vegetales”, explicó a BBC mundo.