Belén Esteban, al borde del llanto

Ha ocurrido en directo en relación al nulo interés de los Janeiro por su hija Andreita

Belén Esteban acompañando a Andrea Janeiro en su fiesta de cumpleaños.

No es extraño ver que Belén Esteban pierda la compostura en el plató de “Sálvame”, pero sí que esté al borde del llanto. Es lo que ocurrió este martes cuando salió en directo el tema del nulo interés de los Janeiro por su hija Andreita. La familia paterna de la joven de 21 años ni tan siquiera tiene la delicadeza de informarle del complicado estado de salud del abuelo Umberto, ingresado en un hospital de Jerez de la Frontera por complicaciones derivadas de su diabetes. Una fuente del centro sanitario le ha contado al reportero Sergi Ferré que la situación es tan alarmante que podrían amputarle una de sus piernas al padre de Jesulín, y es evidente que Andrea, aunque su abuelo no haya tenido el menor contacto con ella, es una chica que no se mantiene insensible ante tan grave situación.

Andrea Janeiro comienza el 19 su aventura en Birmingham

Belén siente pasión por su hija, es la niña de sus ojos, ha ejercido de padre y madre a la vez y la ha sacado adelante sin el apoyo, ni la ayuda, de su padre torero. En este aspecto, su comportamiento es ejemplar. Los hijos de Umberto parecen haber hecho un pacto de silencio en todo lo que se refiere a su progenitor, ninguno ofrece datos precisos sobre su estado. Que luego no se quejen de que sean otros los que desvelen todo.

Por cierto, parece ser que María José Campanario también tuvo que ser ingresada esta semana en el mismo hospital que su suegro por problemas derivados de su fibromialgia. Y al igual que ocurre con el patriarca Umberto, el secretismo es total sobre la situación de la castellonense.