Kenzo, el japonés que revolucionó el color, muere por coronavirus

El diseñador falleció ayer a los 81 años en París, la ciudad en la que comenzó a vender sus primeros diseños en 1970

El mundo de la moda está de luto. En plena Semana de la Moda de París, el diseñador japonés Kenzo Takada falleció este domingo a los 81 años. El icónico creador murió en el hospital francés Neuilly-sur-Seine tras una complicación a causa del coronavirus, según informaron medios locales. Con sus «casi 8.000 diseños», el modisto japonés «nunca ha dejado de celebrar la moda y el arte de vivir», según su portavoz.

Nacido en Himeji, cerca de Osaka, Japón, el 27 de febrero de 1939, era el quinto hijo de una familia de siete hermanos. Muy pronto comenzó a descubrir su pasión por el dibujo y la moda, que culminó con su ingreso en el Colegio de moda de Tokyo Bunka Fashion College. Comenzó a asistir a eventos portando siempre una carpeta llena de bocetos con la esperanza de dar a conocer sus creaciones, que comenzó a confeccionar él mismo con retales que compraba en los mercadillos y rastrillos de segunda mano de París.

París, su segundo hogar

Fundó en el año 1970 la marca de ropa internacional «Kenzo», destinada a perfumes, ropa y productos de lujo. En 1964, se trasladó a París, donde se hizo popular por combinar su estilo asiático y japonés con prendas identificadas con modelos más europeos. Fue el primer estilista nipón en imponer sus diseños en la capital francesa, donde hizo toda su carrera e hizo célebre su apellido.

Abrió su primera tienda «Jungle jap» en la Ciudad de la Luz y en la década de los 70 alcanzó sus mayores cuotas de éxito, al presentar en la Galerie Vivienne de París su primer desfile y al aparecer una modelo en la portada de «Elle» con uno de sus diseños, que más tarde presentaría en Nueva York. En 1972, ganó el prestigioso premio Fashion Editor Club of Japan.

Entre 1978 y 1981, el modisto puso a prueba sus capacidades dramáticas e interpretativas al realizar sus pasarelas en un gran circo, en las que las modelos desfilaban a caballo y vistiendo uniformes circenses repletos de transparencias. Él mismo solía cerrar sus «shows» sobre un elefante.

En 1993, Kenzo pasó a manos del gran conglomerado francés de artículos de lujo LVMH, coincidiendo con el treinta aniversario de la firma. En 1999, el diseñador anunció su retirada justificando él mismo su «pérdida de creatividad».

Tras su marcha, la marca estuvo diez temporadas en manos de Antonio Marras y, posteriormente, del dúo creativo formado por Carol Lim y Humberto Leon, hasta 2019, sucediéndoles Felipe Oliveira Baptista.

A pesar de que la firma pasó por distintos directores creativos, la esencia de Takada siempre estuvo presente en el espíritu de la «maison» a través de los colores vibrantes y los estampados gráficos y florales. Para el diseñador vestir sus creaciones suponía salir de la cotidianidad para «entrar en un sueño».

Pionero del «prêt-à-porter»

Figura emblemática de la transformación de la moda durante la segunda mitad del siglo pasado, Kenzo Takada ha sido considerado un revolucionario del «prêt-à-porter». Su primera línea para hombre data de 1983 y su primer perfume (Kenzo Kenzo), de 1988. Adquirió fama por las temáticas futuristas de sus colecciones y en los últimos tiempos, por las sudaderas y camisetas con cabeza de tigre, objeto de deseo de «insiders» y «celebrities».