José Coronado, la larga lista de amantes del eterno galán

No ha salido de su boca el nombre de ninguna mujer, pero es extensa la lista de romances y «affaires» que acumula el actor

El actor José Coronado durante la presentación de la obra 'Ushuaia', dirigida por Julián Fuentes Reta, que se representa en el Teatro Español de Madrid
El actor José Coronado durante la presentación de la obra 'Ushuaia', dirigida por Julián Fuentes Reta, que se representa en el Teatro Español de Madrid

Se ha convertido en noticia amorosa sin querer. No presume de su faceta afectiva. Siempre ha sido cauteloso, a diferencia de otros caballeros que hacen de la indiscreción amatoria su pasaporte de vida. De su boca no ha salido el nombre de ninguna mujer nunca. Si acaso hubo algunas damas que en la época en la que era relaciones públicas de la discoteca Pachá, presumían de ser las protagonistas de historias sentimentales con José Coronado.

Una de sus últimas relaciones fue con Eugenia Martínez de Irujo y, dado el carácter mediático de ambos, resultó un bombazo. La duquesa de Montoro no llegó a enamorarse, pero sí recuerda al «bello Coronado», como se le conocía en su época de modelo, con un gran cariño. Como cantaba Sabina, «lo nuestro (suyo) duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks». El actor entró en el palacio de Liria con buen pie y pasaron parte del verano en Ibiza y en París, donde él estaba rodando «El hombre de las mil caras». A la vuelta, cada uno retomó su camino independiente. Han pasado seis años de esa historia en la que no hubo compromiso de amor eterno, pero sí quedó una buena amistad. Coronado retomó su relación con la periodista Elena González, que sigue siendo su pareja en la actualidad. Hay amistades que aseguran que después del infarto que sufrió en noviembre de 2017, ha preferido la estabilidad a las aventuras estacionales que dan alegrías pero también desgastan.

Eugenia Martínez de Irujo y José Coronado
Eugenia Martínez de Irujo y José Coronado

Y si la historia con la hija de la duquesa de Alba resultó llamativa, más aún ha sido el relato de Paola Dominguín al contar la relación de José Coronado con Isabel Pantoja. Fue la confirmación que durante años hemos esperado muchos de los periodistas que conocíamos esos amoríos clandestinos. El actor y la cantante eran los protagonistas de la película «Yo soy esa», que se estrenó el 4 de octubre de 1990 como el acontecimiento de la temporada. Y decidieron plasmar en su vida real lo que sucedía en el guion. Mientras que Pantoja era una señora sin cargas emocionales más allá de las familiares, Coronado y Paola eran pareja. Vivían juntos y dos años antes había nacido su hijo, Nicolás.

Paola Dominguín, ex pareja de José Coronado
Paola Dominguín, ex pareja de José Coronado

Tres décadas después, Paola contaba en «Sálvame» cómo su marido le dijo una tarde que se había enamorado de Isabel Pantoja. Lo contó sin aspavientos ni rencores. Ese día Coronado se sinceró y le dio a su mujer el nombre de otras mujeres a las que no se había podido resistir. Paola, que intuía el curriculum, se dio cuenta de que era difícil cambiar a las personas y, tres años después, rompieron. Durante una época la relación no fue fluida, pero con el tiempo los malos ratos se olvidaron, sobre todo, por el niño. Pantoja y el actor tampoco recorrieron juntos mucho trecho. Una vez finalizó la película, se acabaron las intimidades. Encarna Sánchez hizo mucho para que esos amoríos no trascendieran.

Isabel Pantoja también tuvo un romance con el actor
Isabel Pantoja también tuvo un romance con el actor

La anécdota de esta esta historia la contó en su día Miguel Bosé. Se enteró mucho antes que su hermana: «Yo estaba en su casa y sonó el teléfono varias veces. Paola me dijo que contestara y lo hice». Su sorpresa fue reconocer al otro lado a Isabel Pantoja. Preguntó si estaba José y al responder Miguel que no y sin identificarse, dijo: «Dile solo que le ha llamado Maribel». Cuando Coronado regresó a casa, Miguel le preguntó si estaban liados y el actor no le engañó. Lo único que le explicó fue que Paola no sabía nada aunque podía intuir que algo pasaba. Y así quedó la cosa.

Paola junto con Mónica Molina han sido algunas de las mujeres más importantes en la vida de Coronado y con las que tuvo descendencia. Con la primera, a Nicolás y con la segunda, a Candela, que vive con él y acaba de cumplir 18 años.

Candela Coronado, hija de José Coronado y Mónica Molina
Candela Coronado, hija de José Coronado y Mónica MolinaLa RazónInstagram

En lo que coinciden compañeros y colegas de ambos sexos es en la capacidad de generar empatía con sus compañeras de trabajo, con las que al final se establecía una relación afectiva aunque fuera por poco tiempo. Con Paula Echevarría los «paparazzi» les pillaron en 2003 en un viaje romántico a Lanzarote. En aquellos momentos la actriz no era conocida y las imágenes tuvieron la misma repercusión que lo que dura una revista semanal en el quiosco.

Con quien sí tuvo una dedicación especial fue con Esther Cañadas. En aquel momento Coronado era uno de los protagonistas de la serie «Periodistas» y la modelo se acababa de separar de Mark Vanderloo. Eran la pareja de guapos casi oficial. El problema era que Cañadas vivía en Nueva York y mantener una relación a distancia era muy difícil. Coronado fue modelo en sus inicios y era consciente de la agenda tan complicada que tenían las top internacionales. En el año 2000, cuando comenzaron, Cañadas se encontraba entre las grandes de la pasarela y la publicidad. Ahora, cuando se encuentran, recuerdan aquellos años con alegría.

Igual que la actriz Maru Valdivieso. Contaba hace unos años a la revista «Lecturas» cómo fue su relación: «Nos conocimos en el Cielo de Pachá. Esas noches locas que ya sabes desde el principio cómo quieres que terminen. Me enamoré y le dije que se apuntara a las clases de Cristina Rota y nos veíamos todos los días», y así fue cómo un amor marcó su carrera futura.

Esther Cañadas
Esther Cañadas

Mal estudiante, mejor actor

Coronado era un hombre mutidisciplinar al que su padre dio un buen consejo: «Lo que hagas, hazlo bien». Se matriculó en Derecho, en Medicina y, como él mismo decía, «me lo pasé en el bar». Como los estudios universitarios no funcionaron, decidió ser empresario. Montó una agencia de modelos, otra de viajes, abrió varios restaurantes, hizo anuncios que le reportaban un buen dinero, se lo gastó recorriendo el mundo y vivió la vida hasta que Cristina Rota le puso firme.

A partir de ese momento tuvo muy claro cuál era su camino. A sus 63 años es uno de los actores con más prestigio y de quien todo el que le ha tratado habla bien. Las mujeres, las primeras.