El día que Fidel Albiac fue denunciado por maltratar a Rocío Carrasco

Una ex niñera de la pareja denunció en octubre de 2002 a Fidel Albiac por malos tratos físicos y psicológicos a Rocío Carrasco. Tanto las acusaciones de la empleada como la posterior demanda de Fidel en defensa de su honor nunca llegaron a aclarar lo sucedido

Thumbnail

En mitad de la polémica suscitada por el estremecedor testimonio de Rocío Carrasco en Telecinco, en el que acusa de malos tratos físicos y psicológicos a Antonio David Flores, recuperamos el testimonio de una mujer de su pasado, Irma Gómez, que denunció por los mismos delitos a su actual marido, Fidel Albiac. La mujer, de nacionalidad paraguaya, presentó una denuncia ante la policía tres meses después de abandonar la casa en la que trabajaba para la pareja, con los que convivía en la casa de Valdelagua (San Agustín de Guadalix) junto a los hijos de Antonio David Flores, entonces, menores de edad.

Las similitudes que encontramos en ambos casos, tanto en los episodios de supuesta violencia física y psicológica contra Rocío Carrasco, como en el devenir mediático y judicial que conllevaron dichas denuncias, justifican a nuestro parecer que recordemos y analicemos ambos sucesos en los que, los dos maridos de Rocío Carrasco, fueron cuestionados y etiquetados como “maltratadores” sin que se llegara a probar los hechos.

Fidel Albiac denunciado por su empleada doméstica de maltrato a Rocío Carrasco

En octubre de 2002, tres años después de la separación de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, Irma Gómez, denunció a éste último por malos tratos físicos y psicológicos a la hija de la mas grande. El escándalo mediático generado por esta acusación, de similares proporciones al que ahora protagoniza Rocío Carrasco contra su ex marido, provocó que el asunto acabara en los juzgados sin que pudiera establecerse la veracidad de los mismos.

Portada de la revista QMD: "Fidel Albiac, denunciado por malos tratos a Rociíto".
Portada de la revista QMD: "Fidel Albiac, denunciado por malos tratos a Rociíto". FOTO: La Razón (Custom Credit)

Si bien en el procedimiento penal que emprendió Rocío Carrasco contra el padre de su hija, al que acusó de maltrato físico y psicológico, fue sobreseído provisionalmente en 2019, la denuncia de la ex niñera no fue admitida a trámite, por lo que Fidel nunca fue juzgado. El entonces novio de Rocío Carrasco solicitó al juzgado medidas cautelares para impedir que la denunciante pudiera airear las intimidades de la pareja en televisión y la demandó en defensa de su derecho al honor, perdiendo el juicio en primera instancia. Aunque Albiac recurrió a la Audiencia Provincial, posteriormente desistió de las actuaciones.

Irma Gómez, que trabajó durante 1999 y 2000 en casa de Rocío Carrasco y Fidel Albiac, le denunció por malos tratos ante la policía en octubre del año 2000. La denuncia de malos tratos recayó en el juzgado número 6 de Alcobendas, y allí declaró el 14 de noviembre la supuestamente agredida, negando los hechos. La información fue portada de la revista QMD, medio al que, la empleada concedió una entrevista en la que relataba los supuestos episodios de violencia física y psicológica contra Rocío Carrasco. Tras el scoop de ¡Qué me dices!, televisiones y el resto de medios, incluida la revista ¡HOLA!, se hicieron eco de la denuncia de la niñera.

ROCIO CARRASCO Y SU NOVIO FIDEL ALBIAC A FINALES DE 2001
ROCIO CARRASCO Y SU NOVIO FIDEL ALBIAC A FINALES DE 2001 FOTO: AP / JJS ©KORPA

Rocío Carrasco negó los hechos en el programa de María Teresa Campos

Rocío Carrasco negó el testimonio de su trabajadora doméstica en el programa Día a Día, donde trabajaba con las Campos, y señaló a su ex marido de estar detrás de este testimonio, acusándole de haber pagado un millón de pesetas a Irma Gómez.

Llorando ante María Teresa Campos, Rocío aseguró que no era la primera vez que su empleada doméstica declaraba contra ella y que Irma podría haber recibido un millón de pesetas por declarar en el juicio que mantenía por la custodia de sus hijos. Sin embargo, desde Crónicas Marcianas, privilegiada atalaya del ex guardia civil, éste lo negaba: “Ella declaró a favor de Rocío y no a favor mío”. En su intervención aseguró que “Yo no estoy detrás de esta señora”, negando haberle dado “en la vida un duro” a la niñera.

Rocío Carrasco y Antonio David Flores, en una imagen de Archivo MC
JX ©KORPA
Rocío Carrasco y Antonio David Flores, en una imagen de Archivo MC JX ©KORPA FOTO: La Razón (Custom Credit) ©GTRESONLINE

Así comenzaba una nueva batalla televisiva entre la ex pareja a la que se fueron sumando otros actores. Entre ellos Massiel, gran amiga de Rocío Jurado, condenada por asegurar que un maquillador de Telecinco le había contado que Rociíto, el mismo día que negó el maltrato, había acudido a las instalaciones de Mediaset con el ojo morado.

La bomba informativa estalló en todos los medios, pero las televisiones se quedaron sin el testimonio más esperado, el de Irma, debido a las medidas cautelares solicitadas por Fidel en su demanda contra la niñera. Su testimonio se quedó reducido a lo publicado en QMD y a la denuncia presentada en comisaría.

Irma Gómez: “Yo fui testigo de las peleas, broncas y malos tratos porque estaba en la misma casa de Rocío y Fidel”

En su declaración ante la policía de los hechos, Irma fue clara y concisa: “Habiendo sido empleada del hogar en el domicilio de Rocío Carrasco y Fidel Albiac durante los siguientes periodos: desde noviembre del 99 a mayo del 2000, aunque regresaba de manera esporádica a la casa, siendo mi último día el 31 de julio de 2002. Convivía con Rocío y Fidel en la misma casa cuando se produjeron los hechos de los malos tratos de Fidel hacia Rocío Carrasco:- Los malos tratos que yo presencié eran tanto físicos como psíquicos.- Fidel le agredía físicamente, le insultaba, le ponía en más de una ocasión la zancadilla para que se cayera, le daba cachetadas, la provocaba para irritarla, le humillaba, la menoscababa psicológicamente.- Esto lo hacía de manera cíclica, no pasaba mes y medio sin que se produjera uno de esos ataques que generalmente de originaban a raíz de cambios de humor por parte de Fidel al leer alguna declaración en relación a su persona en algún medio de prensa.”

Rocío Carrasco, Fidel Albiac, José Ortega Cano y Rocío Jurando, en el entierro de Pedro Carrasco
JJS / © Korpa
Rocío Carrasco, Fidel Albiac, José Ortega Cano y Rocío Jurando, en el entierro de Pedro Carrasco JJS / © Korpa FOTO: JJS © Korpa

Fidel le llamaba retrasada mental, mongola, en los casos en los que ella no opinaba como él, y en dos ocasiones, a raíz de estas discusiones, teníamos que coger a los niños y marcharnos a casa de la madre. En las dos ocasiones era evidente que había sido objeto de agresiones físicas, porque así lo demostraba el morado que tenía en el ojo o su ligera cojera al andar. En una de estas veces que salimos en dirección a La Moraleja supuestamente él tenía que marcharse con sus cosas y abandonar la casa. En una ocasión, en una de las discusiones, cuando vivíamos en el Encinar de los Reyes, tuve que tirar una televisión destrozada, tres láminas del somier y una caja de cartón en la que había ropa de Fidel cortada a trocitos pequeños el día anterior, noche en la que vino a la casa Rocío Jurado y como bien recordará ella no la dejaron subir al piso. Lo del Encinar fue posterior al accidente de tráfico”.

Según Irma Gómez, Fidel retiró los cargos ante la posibilidad de que declarara en el juicio Rocío Flores

“Denuncié a Fidel por lo que vi y conté-explico Irma, años después a EsChismógrafo, medio que rescató la noticia en 2017. Sin embargo, no pude acreditar que lo que yo había denunciado se había producido y no se admitió a trámite, sí”. Fue entonces cuando para proteger su honor, Fidel interpuso una querella por injurias y calumnias. Pero el juzgado falló a favor de la paraguaya, absolviéndola de los delitos de los que estaba siendo acusada. “Fidel apeló en segunda instancia pero, después de una conversación que tuve con ellos, decidió retirar los cargos” dijo la ex empleada.

El motivo, según Irma Gómez, fue que, en 2002, alguno de los testigos que aportó en el procedimiento eran menores. Pero, tras recurrir Fidel Albiac, recodó a la pareja que “Ahora mi querida Ro ya es mayor de edad pero antes era una niña”. Rocío Flores ya había abandonado el hogar familiar y la nula relación con su madre, y la posibilidad de que declarara en su contra, habrían motivado a Fidel Albiac a retirar los cargos, según deslizó la niñera.

Massiel condenada por decir que “Rociíto vino con un ojo morado a trabajar”

La que sí fue condenada fue la cantante Massiel que acudió como tertuliana al programa A tu lado dónde se trataba el desmentido por parte de Rocío Carrasco y aseguró que, ese mismo día, Rocío acudió a Telecinco con un ojo morado. Obligados por las circunstancias, el departamento de maquillaje de Telecinco, emitió un comunicado negando haber filtrado absolutamente nada a la cantante, ya que ésta había citado como fuente a uno de ellos. Fue condenada a indemnizar con 60.000 euros a la hija de la Jurado por alimentar “artificialmente” la polémica suscitada por este asunto en algunas revistas del corazón, al no considerar el Tribunal Supremo acreditado su testimonio.

Antes, igual que ahora, Fidel y Antonio David fueron etiquetados como “maltratadores” aunque sus presuntos delitos no pudieron ser demostrados en los tribunales. Ambos denunciaron a los que le acusaron, y en el caso de Fidel, tampoco se hizo justicia. Ahora es David quien lucha contra Goliat y planea denunciar a los autores del documental, y a aquellos que han sesgado la información que ha ofrecido su ex mujer en televisión.