Gente

Los fieles que esperan el regreso de Don Juan Carlos

En plena guerra de Rusia contra Ucrania, el Rey perfila su vuelta a suelo español, aunque no de manera definitiva. Estos son sus amigos en España y Portugal que le esperan con los brazos abiertos

En plena guerra de Rusia contra Ucrania, el Rey perfila su vuelta a suelo español, aunque no de manera definitiva. Estos son sus amigos en España y Portugal que le esperan con los brazos abiertos.
En plena guerra de Rusia contra Ucrania, el Rey perfila su vuelta a suelo español, aunque no de manera definitiva. Estos son sus amigos en España y Portugal que le esperan con los brazos abiertos. FOTO: Agencias La Razón

La vuelta de Don Juan Carlos a España está más próxima cada día y así lo ha comunicado el padre de Felipe VI en una misiva a su hijo. Una carta, que según ha publicado «El País», fue redactada por el abogado de Don Juan Carlos y el general Sanza. El monarca, pese a establecer su residencia en Abu Dabi, se plantea regresar a España de vez en cuando, una vez exonerado por el Tribunal Supremo, que archivó esta semana las diligencias abiertas hace dos años en relación con un posible enriquecimiento ilícito. Un hecho que hace que las «circunstancias» de las que hablaba a sus amigos como requisito para regresar, sean ahora propicias. Aguarda su vuelta su inquebrantable grupo de amigos, una pandilla que ha sostenido moralmente al monarca en los tiempos duros y que le anima ahora para que regrese, cuanto antes, para recuperar el tiempo perdido en su exilio voluntario en el emirato. Estos son algunos de los fieles al monarca y el lugar donde le esperan.

Si hay algo que el rey Juan Carlos ha echado en falta en su exilio de Abu Dabi son tres cosas: sus amigos, la comida española y las regatas de Sanxenxo, en Galicia. La amistad entre el rey Juan Carlos y Pedro Campos se cimentó hace años gracias a una admiración mutua. Su amistad data de los años 80 y tiene mucho que ver con otro de los íntimos del monarca, el armador Josep Cusí. Campos fue el responsable de que el rey pudiera volver a navegar, tras sus múltiples operaciones de cadera, al encontrar un barco adaptado que le permitía competir sentado. Dependiendo de su estado físico podría participar en las regatas que Campos organiza en junio.

Pedro Campos
Pedro Campos FOTO: Alberto R. Roldan La Razón

Por otro lado, Josep Cusí y Miguel Arias son los dos hombres de Don Juan Carlos en Mallorca. Al primero, su armador de cabecera le conoció en las cacerías de Franco, a quien Cusí acompañó durante 12 años como su instructor de tiro al plato. No sería hasta 1972 cuando estrecharon sus lazos. El futuro rey de España se preparaba en Barcelona para los Juegos Olímpicos de Múnich y Cusí colaboró en el barco. A partir de ahí se unió a los sucesivos «Bribones» como armador y tripulante, con el rey como patrón. Juntos han ganado decenas de competiciones.

Miguel Arias
Miguel Arias FOTO: Foto La Razón

Miguel Arias es dueño del restaurante Flanigan, el favorito del monarca en los últimos 25 años. Durante sus vacaciones estivales era habitual verle en Puerto Portals comiendo o cenando allí. Flanigan ha sido testigo -casi mudo- de la relación del monarca con la mallorquina Marta Gayá. En sus mesas se han grabado, incluso, conversaciones privadas del rey, como las que recogió el CESID en 1990 sobre las charlas del monarca con su círculo de confianza.

Lucio Blazquez
Lucio Blazquez FOTO: C Pastrano La Razón

De la misma forma que si decidiera volver a residir en España las quinielas le sitúan en Sanxenxo, si decidiera comer en un lugar que le hiciera sentirse como en casa, el lugar, sin duda alguna, sería el restaurante de Lucio Blázquez en la madrileña Cava Baja. La suya con el rey es una amistad a prueba de huevos, estrellados para más señas. La presencia del rey en Lucio era tan típica como el menú a degustar. «Lucio, ven aquí, cuéntanos uno de tus chistes», le conminaba a menudo el monarca. Lucio respondía siempre con un chiste picarón, los preferidos del monarca.

Pedro Trapote y su mujer Begoña García Vaquero. Ep
Pedro Trapote y su mujer Begoña García Vaquero. Ep FOTO: Manuel Pinilla Cruces Europa Press

Pedro Trapote, mítico dueño de Pachá, espera al monarca en Aranjuez. En su honor dio una de las últimas cenas a las que asistió el rey en España antes de su marcha a Abu Dabi. Fue una celebración casi familiar a la que no faltaron miembros de su familia en la finca que el empresario tiene en la Cuesta de las Perdices de Aranjuez. Con Trapote el rey comparte afición a los toros, la gastronomía y el gusto por la discreción.

Tormenta mediática

Desde la marcha del rey a Abu Dabi y la tormenta mediática con Corinna Larsen, su relación es una incógnita. Algunas pistas podrían indicar que la amistad del monarca con la mallorquina podría haberse retomado. Las alertas saltaban en diciembre pasado, cuando el rey Juan Carlos acudió al torneo de exhibición Mubadala World Tennis Championship para ver a su amigo Rafa Nadal. Diego Arrabal, paparazzo desplazado en el lugar, comentaba en televisión que le dijeron que el rey iba acompañado por una doctora de confianza, pero se especuló que se tratara de Marta Gayá. Gayá habría viajado acompañada con el empresario José María López de Letona en un vuelo desde Mallorca a Abu Dabi para acompañarle. Otra visita ineludible del rey es a su médico Manuel Sánchez, dueño de la clinica Barcelonesa DeSanchez, donde seguro que pasará para su puesta a punto antes de empezar a regatear en Galicia. Sánchez es una de las personas que más a ido a Emiratos para vigilar muy de cerca la salud del monarca. Entre ambos ha crecido y se ha fortalecido, con las circustancias adversas, una sólida amistad.

Sin duda, la visita obligada también será a Portugal. En concreto a Vascco Manuel de Quevedo Pereira, un empresario relacionado con la familia real desde la época de Estoril, donde se encontraba exiliado el conde de Barcelona. Otra gran fortuna lusa amiga del monarca es Francisco Pinto Balsemao. Los dos tienen la misma edad y han compartido juntos muchas cenas en Cascais.