Ocio

Las madres que no son como la tuya

A la hija de Rocío Jurado ni siquiera la felicitaron sus hijos por su 42 cumpleaños, el pasado miércoles. No parece que tampoco lo hagan hoy

Rocío Carrasco/Gtress
Rocío Carrasco/Gtress

Dicen que con instinto maternal se nace y que las que no lo sienten no tardan en desarrollarlo al poco de tener un hijo en brazos. Surge entonces la necesidad de protegerlo por encima de todas las cosas y de hacer que su vida sea un camino de rosas.

Dicen que con instinto maternal se nace y que las que no lo sienten no tardan en desarrollarlo al poco de tener un hijo en brazos. Surge entonces la necesidad de protegerlo por encima de todas las cosas y de hacer que su vida sea un camino de rosas. Hay incluso alguna famosa que ha llegado a afirmar «yo por mi hija, mato». Un expresión un poco radical, pero no por ello menos sincera. Sin embargo, no hay regla sin excepción y en el caso de las madres, también hay aquellas a las que el Día de la Madre ni les va ni les viene. Sobre todo, porque la relación con sus congéneres es dudosa, mala o inexistente. Hoy, primer domingo de mayo, muchos hijos agasajarán a sus progenitoras con regalos como muestra de cariño y agradecimiento. Pero no ocurrirá lo mismo en todas las familias. No al menos en las casas de las que podríamos denominar «antimadres» que, aunque cueste creerlo, haberlas haylas.

El caso más paradigmático es el de Rocío Carrasco Jurado, hija del boxeador Pedro Carrasco y de la cantante Rocío Jurado o Rociíto como durante muchos años se la llamó en la prensa del corazón. Su vida, a pesar de crecer entre algodones, parece haber marcado su carácter y también la relación con sus hijos. Huérfana de padre y madre (su padre falleció de un infarto y su madre, «la más grande», seis años después, perdió su lucha contra un cáncer de páncreas), la colaboradora de programas de televisión contrajo muy joven matrimonio con el ex guardia civil Antonio David Flores. Una relación que trajo más de un quebradero de cabeza a sus padres, pero que por amor a su hija supieron aceptar. Amor de madre, le llaman. Con él tuvo dos hijos: Rocío, que ahora tiene 22 años, y David, de 20. La relación de Rocío Carrasco con ellos, lejos de ser mala, es directamente inexistente. Y todo parece indicar que no hay camino de retorno. De hecho, el 29 de abril, la hija de la Jurado cumplió 42 años y no recibió la llamada de ninguno de sus hijos. Los dos decidieron hace años abandonar el hogar que su madre compartía con su actual pareja, Fidel Albiac, para vivir en Málaga junto a su padre. ¿Qué ocurrió entre madre e hija? Un episodio oscuro de violencia grave entre ambas en el que tuvo que intervenir la Guardia Civil y que acabó en los juzgados de lo penal con una condena contra Ro (así llaman a la nieta de Rocío Jurado). La imagen de madre fría y vengativa que da en público ha hecho que en torno a ella se cree una mala imagen que la sitúa a la cabeza del ránking de «antimadres». Está claro que hoy Rociíto no se pasará el día con sus hijos, quienes sí lo harán con Olga Moreno, actual esposa del ex miembro de la Benemérita, y a la que consideran su verdadera madre. Queda claro, que el roce hace el cariño.

Pero no es la única madre que tiene una relación que deja mucho que desear con sus hijos. Analizando el panorama actual del corazón, encontramos a personajes que han alcanzado casi la misma fama que sus hijas y con las que pasan del amor al odio en tiempo récord. Ellas son entre otras Lucía Pariente, Maite Galdeano, Juani Garzón y Soraya Arnelas. Pero las «malas madres» no son exclusivas de nuestro país, también fuera de nuestras frontera las encontramos: Drew Barrymore, Jennifer Aniston y Lindsay Lohan, entre otras, apenas tienen relación con sus madres. Pero el caso más emblemático es el de Courtney Love, quien perdió la custodia de su hija hace una década.

Lucía Pariente, la sobreprotectora

La madre de Alba Carrillo, conocida por su polémico divorcio con el tenista Feliciano López, es ya casi tan popular como la modelo. En su paso por los distintos platós de televisión ha dejado claro que tiene un fuerte carácter llegando incluso a protagonizar varios encontronazos en «prime time» con su propia hija.

Juani Garzón, la defensora

Es el principal azote de las parejas de su hija, la ex Miss España María Jesús Ruiz. Puede llegar a ser despiadada con tal de defender la honra de su hija, aunque a menudo eso complique la relación madre e hija. No dudó en cantarle las cuarenta a Dani DJ en la primera edición de GH Dúo e hizo lo propio con Julio Ruiz.

Maite Galdeano, la controladora

Goza ya de tanto popularidad como su mediática hija, Sofía Suescun. No tiene pelos en la lengua cuando se trata de criticar las relaciones sentimentales de su vástaga. Ningún hombre es los suficientemente bueno para ella y no duda en mostrar su opinión. El último rapapolvo de Maite le valió a la ganadora de GH una grave crisis de ansiedad.

Soraya Arnelas, la más criticada

La cantante es muy activa en las redes sociales y quizá por esa excesiva exposición es criticada por sus seguidores de «mala madre». La lió y mucho, a los pocos días de nacer su bebé y subir una fotografía en la que contaba que había salido a cenar con su pareja. Lejos de no entrar en la polémica, la artista no dudó en dar explicaciones.