MENÚ
jueves 20 septiembre 2018
00:29
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Mas propone a Mascarell crear un partido para derribar al PSC

El president quiere que lidere una formación socialdemócrata nacionalista que rompa con el PSOE y la izquierda catalana. El objetivo es alejar a los socialistas del poder

  • Mas propone a Mascarell crear un partido para derribar al PSC

Tiempo de lectura 4 min.

09 de julio de 2012. 00:24h

Comentada
9/7/2012

Barcelona-Los nacionalistas catalanes quieren evitar a toda costa que una posible alianza de la izquierda les desaloje otra vez  de la Generalitat. Sucedió en 2003 y en 2006 y no están dispuestos a que se produzca una tercera ocasión. Por la derecha, Unió es el tapón que evita que surjan problemas. Por el independentismo, la operación contra ERC ha dado sus frutos. No queda ni rastro de Carod ni de Ridao, mientras que Puigcercós no tiene margen de maniobra en un partido liderado por Oriol Junqueras. La nueva dirección republicana abjura del frente de izquierdas y aspira a un frente nacional. 

Los analistas nacionalistas dibujan un panorama sombrío para el PSC. La derrota en Cataluña y la debacle en Madrid han provocado un profundo debate en el socialismo catalán que, según afirman, los lleva inexorablemente hacía su desaparición. Diversas corrientes apuntan diferentes fórmulas para salir del atolladero. La nueva dirección de Pere Navarro ha actuado con prudencia pero lejos está de tener una velocidad de crucero. Para el mundo nacionalista, que se produzca debate en el PSC es un ejemplo de su debilidad, es un barco a la deriva con muchas vías de agua.

La alternativa de fuera
Sin embargo, estas vías de agua no pretenden que el PSC desaparezca como elemento central de una alternativa de izquierdas. Unos abogan por romper amarras con el PSOE, otros por liderar una coalición que plante cara a CiU, otros por recuperar el liderazgo social y local perdido. Ninguno, sin embargo, apuesta por plantear una alternativa socialdemócrata alejada de otras opciones de izquierdas, una alternativa socialdemócrata nacionalista con postulados más bien moderados.

¿Ninguno? Alguien parece que sí. Artur Mas es consciente que la encrucijada en la que se encuentra el PSC puede jugar a su favor. A CiU, sólo le haría falta encontrar alguien que quisiera construir un partido socialista de marcado carácter nacionalista desvinculado de la izquierda catalana y que rompa con la izquierda española. Este partido haría más bien difícil, por no decir imposible, que los socialistas catalanes pudieran ser alternativa en Cataluña, pero también pondría muy difícil que pudieran serlo en España.

Con esta hoja de ruta, el president se reunió, con mesa y mantel, con su conseller de Cultura, el otrora socialista Ferran Mascarell. En el encuentro, el president propuso a su conseller la posibilidad de constituir un nuevo partido. Mascarell se ha puesto manos a la obra y ha empezado a realizar contactos. Algunos de ellos, una vez oída la propuesta, se lo han comunicado a la dirección de la calle Nicaragua. Ni el grupo liderado por Joan Ignasi Elena –Avancem–, ni el alcalde de Lleida, Àngel Ros, y los suyos, ni la ex consellera Montse Tura están por la labor. Tampoco Antoni Castells.

Sin embargo, Mascarell sí que ha encontrado a quien le quiere escuchar. Ernest Maragall, que formalmente niega la mayor, ha constituido una plataforma, Plaça 21, que tiene como objetivo constituirse como partido porque hay gente de los partidos tradicionales que buscan un nuevo espacio. Los contactos entre ellos son discretos.  

Fuentes conocedoras explican que «el objetivo es constituir un partido socialdemócrata que después de las elecciones pudiera pactar con CiU. De esta forma, se aleja el peligro de una coalición de izquierdas que pueda desalojar a los nacionalistas de la Generalitat y también eliminar la exclusividad de ERC como socio preferente. Después de las elecciones, el nuevo partido sería el socio de gobierno estable de Mas». Además, agregan,»lo que Mas quiere es un partido socialista subalterno de CiU que impida que la izquierda sea hegemónica en Cataluña, pero también en España».

Según estas mismas fuentes, Mas sugirió a Mascarell apoyo económico para constituir la nueva formación por lo que ahora Mascarell está tanteando el ambiente. Algunos de los contactados se han visto sorprendidos y han reaccionado airados pero «otros muchos pueden ver esta opción con buenos ojos».

Las fuentes consultadas afirman sin tapujos que «estos otros» provendrían de los sectores más derechistas del PSC muy vinculados siempre al maragallismo y que tradicionalmente han tenido malas relaciones con la dirección del partido.


El conseller que dejó el carné
- Ferran Mascarell tuvo que dejar el PSC una vez comunicó a la anterior dirección del partido que iba a formar parte del gobierno de Artur Mas como conseller de Cultura, después de que éste se lo propusiera en la Navidad de 2010.
- La actual cúpula encabezada por Pere Navarro afronta varios movimientos internos, como el liderado por Joan Ignasi Elena –Avacem–, y los pasos del alcalde de Lleida, Àngel Ros, y Montserrat Tura. La clave es el proceso de elección de candidato de cara a las elecciones autonómicas.
- Ernest Maragall también ha constituido una plataforma, Plaça 21, cuyo objetivo es constituirse como partido para crear una nueva izquierda.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs