MENÚ
lunes 10 diciembre 2018
00:06
Actualizado

El «catañol» llega a Madrid

Un madrileño recibe un documento oficial de Lérida   con una extraña mezcla de palabras en catalán y español
 

Tiempo de lectura 2 min.

22 de mayo de 2010. 01:20h

Comentada
22/5/2010

MADRID- El afán por desterrar el castellano e imponer a toda costa el catalán ha provocado la creación, digámoslo así, de un nuevo idioma: el «catañol». Que no es otra cosa que mezclar palabras de ambas lenguas y esperar a que a uno le entiendan. Y este espíritu renovador o disparatado, según se mire, ha llegado incluso a las instituciones catalanas. Hasta tal punto que incluso los documentos oficiales se realizan en «catañol», para sorpresa de muchos.
Es el caso de Eduardo Hernández, un madrileño que fue multado en Lérida el 9 de abril de 2009 por circular a 118 km/h en una zona donde el límite son 100. Pero ése no es el fondo de la cuestión. Según relata Eduardo, cuando recibió la primera notificación en su domicilio vio con asombro que uno de los formularios, concretamente el sobre preimpreso, estaba escrito en una lengua incomprensible.
O lo que es lo mismo, la mitad de la frase estaba redactada en castellano y la otra, en catalán. Y tan pronto ponían «necessita» en catalán y «sello» en castellano, como incluían el término «autoritzación», que no está bien escrito en ninguno de los dos idiomas.
Eduardo interpuso entonces un recurso de alzada pidiendo la nulidad del expediente sancionador. La causa: el documento incluía instrucciones anómalas e ininteligibles. Tras pasar por alto su observación, volvieron a exigirle el dinero de la multa y volvió a recurrir. Lejos de anular el expediente, o al menos corregir el grave error, las instituciones catalanas insistieron en su afán recaudador y obviaron  que Eduardo no sabe catalán.
 

Últimas noticias