“El primer ministro de Malta tiene sangre en sus manos”

Detenido un importante empresario maltés por su relación con el asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia

Yorgen Fenech of the Tumas Group talks with VIP guests during the opening of the Oracle Casino in St Paul's Bay
Jeremy Wonnacott/Malta GovernmenReuters

Por fin se ha producido una importante detención en uno de los ataques más flagrantes contra la libertad de prensa en la Unión Europea. La periodista Daphne Caruana Galizia, de 53 años, estaba especializada en investigar el fraude, la corrupción, las sociedades opacas y los chanchullos entre la clase política y empresarial en Malta. Hasta que un fatídico 16 de octubre de 2017, una cobarde bomba lapa acabó con su vida en La Valeta.

La familia siempre ha insistido en que detrás del atentado contra la periodista maltesa no había criminales comunes, sino empresarios afectados por las revelaciones que hacía Caruana Galizia. Una vendetta contra una voz incómoda. Un aviso a los periodistas de cómo cambiarían sus vidas si en lugar de escribir sobre listas o gatitos, dedicaban su tiempo a investigar el lavado de dinero, el mercadeo con pasaportes de la Unión Europea o el trato de favor a empresarios.

Suspect arrested as part of investigations into Malta blogger Daphne Caruana Galizia murder
DOMENIC AQUILINAEFE

Ayer se informó del arresto de Yorgen Fenech, por su supuesta conexión con el asesinato de la periodista. Fenech, uno de los empresarios más destacados de Malta y dueño de la nada transparente "17 Black" (inscrita en Dubai), fue detenido en su lujoso yate en pleno mar Mediterráneo.

Según destacan medios locales como The Shift News, el empresario estaba a punto de abandonar la isla cuando fue arrestado por las Fuerzas de Seguridad de Malta. Por suerte aún se encontraba en aguas territoriales de Malta. "Se destapó que Fenech era el dueño de 17 Black, una compañía establecida en Dubai que pagaba sobornos a Keith Schembri, el jefe de Gabinete del primer ministro, y al ministro de Turismo, Konrad Mizzi, de acuerdo con los emails filtrados", explican en el medio de investigación The Shift News.

Yorgen Fenech of the Tumas Group talks with VIP guests during the opening of the Oracle Casino in St Paul's Bay
Jeremy Wonnacott/Malta GovernmenReuters

Asimismo, indican que Fenech estaba involucrado en el consorcio que ganó la licitación para construir y gestionar la central eléctrica y de gas (por un valor de 450 millones de euros), en 2013. Caruana Galizia estaba indagando sobre las conexiones entre "17 Black" y la clase política maltesa.

Konrad Mizzi, actual ministro de Turismo, ya fue titular de la cartera de Energía desde 2013 hasta 2016, siempre bajo el Gobierno de Muscat. En cuanto a Keith Schembri, conocido en Malta por ser el jefe de campaña de una de las victorias electorales más importantes en Malta (la de Muscat en 2013), sigue siendo el jefe de Gabinete del primer ministro maltés.

Los hijos de la periodista, que a menudo se refieren a Malta como "estado mafioso" o la "isla de Mafia" han sido muy duros y exigen dimisiones dentro del Gobierno del primer ministro maltés, Joseph Muscat. "El dueño de una central eléctrica, sospechoso de hacer sobornos al jefe de Gabinete del primer ministro y al ministro de Energía, acaba de ser detenido en conexión con el asesinato de mi madre", informaba ayer por la mañana Andrew Caruana Galizia, uno de sus tres hijos. "Es hora de que Mizzi y Schembri dimitan y sean puestos bajo vigilancia", indicó.

Horas después, Andrew Caruana Galizia afirmaba sin rodeos en Twitter que si el primer ministro Joseph Muscat no hubiera protegido a su jefe de gabinete y al entonces ministro de Energía en 2016, actual titular de Turismo, su madre seguiría con vida.

En línea con los hijos de la periodista se manifestaron ayer centenares de personas frente a la oficina del "premier", en la capital de Malta. Al grito de "¡mafia, mafia!" y con pancartas en recuerdo a la periodista asesinada, cientos de malteses se congregaron para mostrar su rechazo al actual Gobierno maltés. Los manifestantes pidieron "justicia" para Daphne Caruana Galizia y tacharon de "payasos" a los ministros del Gabinete de Muscat.

Según informa "The Times of Malta", el periodista Manuel Delia, uno de los convocantes de la protesta, indicó a los manifestantes que ante el colapso de las instituciones de la isla, la gente tiene un último lugar al que recurrir: el Parlamento. "Si el doctor Muscat no deja el cargo por voluntad propia, los diputados podrían echarle al votar en su contra".

People gather at the Great Siege Square calling for the resignation of Joseph Muscat, in Valletta
GUGLIELMO MANGIAPANEReuters

El periodismo después de Daphne Caruana Galizia

Malta está muy polarizada. Tenemos dos diarios independientes en inglés ("The Times of Malta" y "The Malta Independent") y un buen número de periódicos online, incluido el que ha tratado de continuar con el papel investigativo de Daphne Caruana Galizia, The Shift News, liderado por una de las principales periodistas de investigación, Caroline Muscat, que recientemente ha ganado el premio de Reporteros Sin Fronteras por la independencia de su peiodismo”, explica a LA RAZÓN el profesor Gorg Mallia, jefe del departamento de Medios y Comunicación en la Universidad de Malta.

"El resto de cabeceras están afiliadas directa o indirectamente con los partidos políticos. Lo mismo se puede decir de las radios y televisiones, donde hay incluso menos independencia. Los principales periódicos independientes y The Shift News han sido insistentes en su trabajo investigativo, esforzándose mucho en continuar donde Daphne lo dejó", añade el académico maltés.

"Por ejemplo, "The Times of Malta" fue parte de "El proyecto Daphne", que sigue las pistas que dejó la periodista asesinada. Este consorcio internacional incluye a Reuters, "The Guardian", "Il Corriere della Sera", etc. Un pequeño pero determinado grupo de personas se ha asegurado de que Daphne no sea olvidada aquí, a pesar de los grandes esfuerzos hechos por una buena parte de los malteses, que tristemente incluye al propio Gobierno maltés, para crear una amnesia nacional en torno a la reportera", asevera Mallia.

"Las actividades de estos manifestantes se cubre ampliamente en los medios. No hay un día desde su muerte en el que no haya sido mencionada de un modo u otro", expone el profesor de la Universidad de Malta. En suma, "hay una gran cantidad de periodismo de investigación en Malta, con gente como Caroline Muscat o Jacob Borg", concluye Mallia, sobre la situación del periodismo después del asesinato de Caruana Galizia.