Política

¿Robo de mil millones de euros en un museo de Dresde?

Los ladrones cortaron la electricidad para evitar las alarmas y se llevaron limpiamente un centenar de joyas y objetos que la Policía trata ahora de identificar

Esta foto de archivo muestra una parte de la colección de la sala de la plata blanca del museo de la Bóveda Verde de Dresde, uno de los museos más antiguos del mundo y que alberga tesoros de incalculable valor
Esta foto de archivo muestra una parte de la colección de la sala de la plata blanca del museo de la Bóveda Verde de Dresde, uno de los museos más antiguos del mundo y que alberga tesoros de incalculable valor FOTO: Sebastian Kahnert AP

Una noticia impactante ha roto la rutina de la habitualmente tranquila ciudad alemana de la ciudad barroca de Dresde, en el estado de Sajonia. Unos ladrones han conseguido robar un centenar de joyas y otros tesoros por valor de hasta mil millones de euros de un museo de Alemania oriental en las primeras horas este lunes, según ha informado el periódico "Bild". Ese es el valor aproximado de lo robado, según algunas fuente próximas a la investigación, aunque ninguna fuente oficial se ha atrevido a dar una cifra.

El servicio de seguridad del museo alertó de madrugada del robo, cometido supuestamente después de que dos personas entrasen en el interior del palacio tras romper el cristal de la ventana. Las autoridades sospechan que estas dos personas no actuaron solas y que hay más implicados.

Para perpetrar el robo, los intrusos cortaron el suministro de electricidad en el Gruenes Gewoelbe, o Museo de la Bóveda Verde, que alberga una de las mayores colecciones de joyas y objetos de corte de Europa, informó en primicia el periódico.

El allanamiento se ha saldado con el robo de unos cien objetos de la colección del príncipe elector de Sajonia Augusto el Fuerte (1670-1733). Los conjuntos de botones, hebillas, adornos de sombrero y medallas están decorados con diamantes, rubíes, esmeraldas o zafiros.

La Policía cerró el edificio del museo, ubicado en un palacio, y solo ha informado de que todavía está tratando de resolver lo que ha sido robado. "No hemos identificado a un autor y tampoco hemos realizado arrestos", reconoció el portavoz del cuerpo, Marko Laske.

Aspecto exterior del palacio que alberga el museo robado este fin de semana
Aspecto exterior del palacio que alberga el museo robado este fin de semana FOTO: FILIP SINGER EFE

La responsable de las Colecciones Estatales de Arte de Dresde, Marion Ackermann, ha reconocido que el valor de los bienes robados no puede cuantificarse en cifra, ya que el valor artístico del conjunto supera al material.

Por su parte, el primer ministro de Sajonia, Michael Kretschmer, ha lamentado los hechos, principalmente por la importancia de la colección asaltada. "No se puede entender la historia de Sajonia sin la Bóveda Verde y sin las Colecciones Estatales de Arte", ha afirmado el político conservador. El robo ha sido un golpe para todo el estado, añadió Kretschmer. "Las obras en la Bóveda Verde y el Palacio fueron construidas por la gente de Sajonia tras muchos siglos de arduo trabajo", dijo.

La colección fue fundada en el siglo XVIII por August the Strong, más tarde rey de Polonia. Uno de sus tesoros más conocidos, el "Diamante verde" de Dresde, de 41 quilates, estaba prestado al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en el momento del robo.

Entre las "joyas" del museo se incluye una escultura del tamaño de una mesa de una corte real india del siglo XVIII, hecha de oro, plata, esmalte, piedras preciosas y perlas. Otro es un servicio de café dorado de 1701 por el joyero de corte Johann Melchior Dinglinger, decorado con querubines en reposo.

Los tesoros de la Bóveda Verde sobrevivieron a los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial, pero fueron llevados como botín de guerra a la antigua Unión Soviética. Fueron devueltos a Dresde, la capital histórica del estado de Sajonia, en 1958.

Un agente de Policía busca pruebas en las inmediaciones del palacio
Un agente de Policía busca pruebas en las inmediaciones del palacio FOTO: FILIP SINGER EFE