Un dúo crítico con la Gran Coalición alemana alcanza la presidencia del SPD

Las bases del Partido Socialdemócrata alemán optan por el ala más izquierdista del partido para tomar el timón

Esken and Walter-Borjans win race for SPD party leadership
Imagen de los dos nuevos líderes del (SPD), Norbert Walter-Borjans (I) and Saskia Esken (D) dando pequeñas entrevistas a los medios presentes en la sede del partido en Berlin. (Alemania) EFE/EPA/OMER MESSINGEROMER MESSINGEREFE

La decisión de la socialdemocracia alemana que eligió ayer al tándem compuesto por Norbert Walter-Borjans y Saskia Esken como nuevos líderes del partido no despeja los nubarrones que desde hace tiempo se ciernen sobre el horizonte de esta formación, aunque sin duda ciñe de gris la sostenibilidad del actual gobierno germano. La Gran Coalición vuelve a estar en peligro. Así lo quisieron las bases del Partido Socialdemócrata alemán (SPD). La consulta entre los 425.000 militantes, cuyos resultados se han conocido esta tarde, dieron la victoria a esta candidatura -la más crítica hacia la gran coalición con el bloque conservador de Angela Merkel-, frente a la de signo continuista representada por el vicecanciller y ministro de Finanzas Olaf Scholz y la diputada Klara Geywitz. Cerca del 54% de los 426.630 militantes de la formación, creada en 1890, participaron en esta segunda vuelta.

Walter-Borjans y Esken recibieron el 53% de los votos y deberán ser ratificados para esta fórmula de presidencia bicéfala por el congreso federal del SPD, que tendrá lugar del 6 al 8 de diciembre en Berlín. Pertenecientes al ala más a la izquierda de la formación, ambos ya se han comprometido a revisar el pacto de coalición con el bloque de Merkel, de acuerdo a la cláusula incluida en éste cuando, al principio del actual mandato, fue suscrito, que establecía esa evaluación llegada a la mitad de la legislatura y, a la contra, centrarse más en la justicia social, la inversión y las políticas climáticas. "Siempre hemos dicho que esto no se trata solo de si nos vamos de inmediato o nos quedamos por un tiempo", aseguró Walter-Borjans poco después de conocerse los resultados y agregó que tiene la intención de ver qué políticas se podrían hacer con el partido de Merkel y cuáles no. Por su parte, el dúo derrotado en la segunda vuelta aseguró que apoyaría la acción de los nuevos dirigentes. Los vencedores prometieron "tender la mano" para mantener la "cohesión" del partido, a quienes la derecha y los ecologistas sacan ventaja en los sondeos, que le otorgan unos resultados muy igualados con la ultraderecha.

Esta segunda vuelta supuso una bomba para la canciller Merkel, en el poder desde hace 14 años, y que espera terminar su legislatura en 2021 y luego retirarse de la política. Si finalmente el SPD decide abandonar la coalición, Merkel podría entonces intentar formar un gobierno de minoría, o plantearse la convocatoria de elecciones, aunque estas no llegarían en el momento más oportuno, pues Alemania ostentará la presidencia rotatoria de la Unión Europea en 2020. Según un reciente sondeo, alrededor del 57% de los simpatizantes del SPD serían favorables a un mantenimiento en el equipo de Merkel. Pero el resultado de estas elecciones, que ningún sondeo había predicho, podría cambiar las tornas.

La elección de la nueva presidencia fue precipitada por la dimisión, el pasado junio, de Andrea Nahles, apenas un año después de haberse convertido en la primera mujer en la jefatura del partido más antiguo de Alemania, con más de 150 años de historia. Según los sondeos, de celebrarse ahora elecciones anticipadas el SPD quedaría en un 13% o 14%, por detrás de los conservadores de Merkel, los Verdes y la ultraderecha.