Grupos de ultraizquierda atacan a la policía durante la Nochevieja en Leipzig

Acusan al alcalde de haber permitido que la ciudad se convirtiera en un foco de actividades de grupos de extrema izquierda

La policía alemana, en una foto de archivo
La policía alemana, en una foto de archivoFOCKE STRANGMANNEFE

El ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, condenó hoy los ataques a policías durante la Nochevieja en Leipzig (este de Alemania), en los que un agente resultó herido y que han provocado una controversia política, informa Efe. “Condeno de la manera más firme los ataques a policías en Leipzig”, dijo Seehofer a través de twitter.

Según el ministro, lo ocurrido en esa ciudad alemana muestra que también existe violencia de parte de grupos de extrema izquierda y pidió “solidaridad incondicional y respeto” hacia los policías. En Leipzig, en el barrio de Connewitz, considerado como un foco de actividades de los llamados grupos de autónomos de izquierdas, un policía de 38 años fue herido por un objeto pirotécnico.

Según la policía, un grupo de gente le había quitado al policía el casco de la cabeza antes de perpetrar el ataque que le causó heridas que precisaron una intervención quirúrgica. Los policías destinados a la zona había sido objeto de lanzamientos de piedras, botellas y material pirotécnico.

La Oficina Regional de lo Criminal (LKA) del estado federado de Sajonia ha abierto una investigación por intento de homicidio. El ataque ha dado origen a un debate político y el líder local de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Thomas Feist, acusó al alcalde de Leipzig, el socialdemócrata Burkhard Jung, de haber permitido que la ciudad se convirtiera en un foco de actividades de grupos de ultraizquierda.

Jung, por su parte, condenó los hechos y los calificó como una “explosión de violencia criminal”. El ministro regional de Interior de Sajonia, Roland Wöller, también los condenó y, por parte del partido La Izquierda, la diputada regional Juliane Nagel acusó a la policía de haber provocado las reacciones violentas.

Ante ello, las juventudes cristianodemócratas reaccionaron diciendo que si La Izquierda hace suya la retórica de los extremistas se convertía en un caso que debería examinar la Oficina para la Protección de la Constitución. Después la dirección regional de La Izquierda condenó los ataques. “Deseamos un 2020 pacífico. Eso implica que rechazamos todo ataque contra personas sin matiz ninguno”, dijeron los jefes regionales del partido Susanne Schaper y Stefan Hartmann. “Un debate sobre la táctica de la policía no puede llevar a justificar los ataques. Tampoco puede acusarse sumariamente a quienes impulsan ese debate de aprobar los ataques”, agregaron. EFE