Putin viaja por sorpresa a Siria para reunirse con Bachar al Asad

El presidente ruso exhibe liderazgo en la zona en un momento de máxima tensión entre Estados Unidos e Irán

Russian President Vladimir Putin shakes hands with Syria's President Bashar al-Assad in Damascus
El presidente ruso Vladimir Putin estrecha la mano a su homólogo sirio Bashar al-Assad en Damasco, Siria.SANAReuters

El presidente ruso Vladimir Putin se ha reunido este martes en Damasco con Bashar al Asad, en lo que constituye el segundo viaje a Siria desde que Moscú interviniese en la guerra civil en nombre del presidente Asad. La visita llega en un momento de gran tensión en la región. El otro principal aliado de Damasco, Irán, ha dicho que tomará represalias contra Estados Unidos para vengar el asesinato del general Suleimani. Qassem Suleimani quien era una de las figuras clave en la guerra civil siria, era también uno de los principales arquitectos de las operaciones iraníes en Oriente Medio.

Rusia e Irán ayudaron a Asad a recuperar todo el territorio perdido en favor de los rebeldes que trataron de derrocarlo durante la guerra civil que comenzó hace casi nueve años. La agencia siria de noticias (SANA) publicó una fotografía de Putin sonriendo mientras estrechaba la mano a Asad. En el encuentro, ambos presidentes asistieron a un desfile militar de tropas rusas desplegadas en el país. Una fuente presidencial indicó que Putin “felicitó la Navidad a las fuerzas rusas” que se encuentran en Siria desde septiembre de 2015.

Por su parte, Asad expresó su aprecio por el rol de las tropas de Moscú en el país, así como al “pueblo sirio por los sacrificios que han realizado” junto a los miembros del Ejército sirio. Hasta el momento, la agencia no ha revelado más detalles de la visita por sorpresa de Putin. Según informaciones de la misma ambos se reunieron para comentar los recientes acontecimientos desarrollados en la región y los planes para “eliminar el terrorismo” en la región de Idlib, una de las últimas partes del territorio sirio controladas por los insurgentes contrarios al presidente sirio. Acompañado por al-Assad, Putin visitó el casco viejo de Damasco, incluida la mezquita omeya del siglo VIII además de una antigua iglesia.

Aunque tanto Irán como Rusia han trabajado juntos para vencer a los insurgentes anti Assad, han surgido tensiones entre ambos de manera ocasional en territorio sirio, donde ambos han mantenido disputas por la influencia en el país. Putin en principio debería reunirse este miércoles con el presidente Erdogan en Turquía, quien ha enviado fuerzas militares al norte de Siria para reducir la influencia de las fuerza kurdas apoyadas por Estados Unidos. En Estambul acudirá a la inauguración del gasoducto Turk Stram, que transportará el combustible ruso a Turquía por el mar Negro.