Putin insta a las potencias atómicas a neutralizar el riesgo de una guerra nuclear

El presidente anuncia en su discurso sobre el estado de la nación una reforma para ampliar los poderes del parlamento

Todos pendientes de Vladimir Putin, quien ofreció este miércoles su discurso sobre el estado de la nación, centrado en la necesidad de impulsar el crecimiento de la población. El presidente de Rusia, en declaraciones ante legisladores y altos cargos del gobierno, dijo que las autoridades tienen que hacer más por fomentar los nacimientos y apoyar a las familias jóvenes.

El mandatario recalcó que los bajos ingresos seguían siendo un obstáculo clave para la natalidad. Rusia tiene ahora unos 147 millones de habitantes. Putin dijo que el país afronta las consecuencias del desplome económico tras el derrumbamiento de la Unión Soviética, que supuso un brusco descenso en los nacimientos. El presidente prometió que el gobierno ofrecería nuevos subsidios a las familias con hijos.

El mandatario también se refirió a la actual inestabilidad mundial. En su discurso dijo que las cinco potencias nucleares, que además tienen un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU (Rusia, China, Estados nidos, Francia y Reino Unido) "deben comenzar a pensar en medidas destinadas a neutralizar cualquier condición para una guerra global, y desarrollar nuevos enfoques para asegurar la estabilidad del planeta”.

Putin anunció que por primera vez en la historia Rusia se ha convertido en un líder mundial en el campo del armamento, según informa RT. “Por primera vez en la historia de la existencia de misiles nucleares, incluido el período soviético y los tiempos modernos, no le vamos a la zaga a nadie. En cambio, otros Estados líderes del mundo aún no han creado armas que Rusia ya posee”, aseguró el presidente.

El líder ruso propuso modificar la Constitución rusa para aumentar los poderes del parlamento y del gabinete, una medida que podría anunciar su intención de cambiar a una nueva posición para permanecer al frente después de que expire su mandato actual. Asimismo, sugirió enmendar la constitución para permitir que los legisladores nombren a los primeros ministros y miembros del gabinete. Este derecho recae actualmente sobre el presidente.

Al mismo tiempo, argumentó que el presidente debería conservar el derecho de destituir al primer ministro y a los ministros del gabinete. Dijo que el presidente debería tener el poder de nombrar altos funcionarios de defensa y seguridad y que los cambios constitucionales deben someterse a un referéndum nacional.

El mandato actual de Putin expira en 2024, y las élites políticas de Rusia han estado especulando sobre sus planes futuros. Putin, de 67 años, ha permanecido al mando durante más de 20 años, más tiempo que cualquier otro líder ruso o soviético desde Josef Stalin. Tendrá que renunciar después de que termine su mandato bajo la ley actual, que limita al presidente a dos mandatos consecutivos.

Los observadores especularon que él podría permanecer en el cargo al cambiar al cargo del primer ministro después de aumentar los poderes del parlamento y el gabinete y recortar la autoridad presidencial. Otras opciones potenciales incluyen una fusión con la vecina Bielorrusia y convertirse en el jefe de un nuevo estado unificado, una perspectiva rechazada por el presidente bielorruso Alexander Lukashenko.

Impulso económico

Además, instó a abrir un nuevo ciclo de inversión en el país para alcanzar tasas de crecimiento superiores al promedio mundial. “Hay que cambiar estructuralmente la economía nacional, aumentar su eficiencia”, sostuvo Putin en su discurso sobre el estado de la nación. En 2021, dijo, el crecimiento del producto interior bruto (PIB) de Rusia debe superar el promedio mundial.

“Para alcanzarlo, necesitamos un nuevo ciclo de inversiones. Hay que aumentar considerablemente las inversiones en la creación de empleos, infraestructura, desarrollo de la industria, la agricultura y el sector de servicios (...)”, recalcó. Putin propuso ante ambas cámaras del Legislativo ruso un crecimiento anual de la inversión de al menos un 5 % y que su peso en el PIB en 2024 sea del 25 % y ya no del 21 % actual.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB mundial habrá avanzado un 3 % en 2019, mientras que en 2020 el crecimiento se situará en el 3,4 %. Mientras, la economía rusa habrá crecido un 1,1 % el año pasado y se acelerará al 1,9 % durante este ejercicio, de acuerdo con las previsiones de la institución monetaria con sede en Washington.

El Banco Central de Rusia (BCR), a su vez, augura un crecimiento de la economía del país para 2019 de entre el 0,8 % y el 1,3 % y para el 2020 y 2021 de entre un 1,5 % y un 2 % y un 1,5 % y un 2,5 %, respectivamente. El presidente se mostró satisfecho por el hecho de que la inflación haya bajado en 2019 al 3 %, "por debajo del objetivo establecido del 4 %. “La situación es muy distinta a la que teníamos hace 5-10 años cuando teníamos una inflación de dos dígitos”, recalcó Putin.