Guaidó, en la diana chavista: “La dictadura de Maduro acaba de intentar asesinarme”

Varios asaltantes identificados con los «colectivos» del régimen de Maduro dispararon contra su comitiva. El Gobierno español condenó «rotundamente» el ataque

Thumbnail

La retórica del magnicidio, tan manida por el chavismo gobernante, ya ha tenido una nueva evidencia, aunque no fue con respecto a quienes encabezan el régimen venezolano. A diferencia de lo ocurrido en 2018, cuando unos explosivos detonaron cerca de Nicolás Maduro en lo que se denunció como un intento de asesinato, este sábado grupos armados identificados con el oficialismo atentaron directamente contra Juan Guaidó, el jefe de la Asamblea Nacional reconocido por casi 60 países como presidente encargado de Venezuela.

El hecho ocurrió en Barquisimeto, la capital del estado de Lara, al oeste del país. Guaidó participaba de una movilización popular que buscaba reactivar la calle como parte de las actividades previas al 10 de marzo, el día que está convocada una gran protesta nacional para exigir elecciones presidenciales libres.

En un punto del recorrido, un grupo de hombres armados, vestidos de civil y tapando sus rostros, acudieron a bordo de motocicletas y empuñaron armas de fuego contra la movilización. Allí estaba Juan Guaidó y las imágenes registran que los cañones le apuntaron directamente. La “plomazón” dejó agujereado el vehículo en el que Guaidó se trasladaba y heridas a dos personas: un joven de 16 años con un tiro en la pierna y la secretaria juvenil de Acción Democrática en Lara, Soley Zambrano. También varios vehículos resultaron dañados y se reportaron robos. Varios participantes corrieron a resguardo, y luego denunciaron que los violentos los persiguieron.

El Sindicato de la Prensa afirmó que el ataque a los reporteros incluyó además entrar a locales comerciales a buscarlos para agredirlos. El exalcalde de Barquisimeto Alfredo Ramos, organizador de la actividad, denunció que la caminata fue dispersada por el plomo; y el diputado Luis Florido acusó como responsables a la actual gobernadora Carmen Meléndez y al alcalde Luis Reyes, ambos chavistas.

“La cobarde dictadura intentó asesinarme. Nueve impactos de bala recibió mi vehículo”, denunció Guaidó, durante un video en vivo en su cuenta de Twitter. “Dispararon, accionaron armas de fuego cerca de nosotros, me apuntaron, pero eso no nos va a hacer retroceder. Nicolás Maduro es un cobarde que no puede salir a las calles y por eso envía a grupos armados”, agregó.

Guaidó dijo que las amenazas a su vida forman parte de aquello a lo que se expone por combatir a Maduro. “Ver a la dictadura apuntarnos a mí y a nuestra gente ni me amedrenta ni me asusta. Cuando entré en esto, sabía a lo que me exponía. Lo que no tiene perdón es que haya un muchacho de 16 años herido gravemente”, reaccionó el líder opositor.Luego de los sucesos, la policía regional ni ningún cuerpo de seguridad ha reaccionado, anunciando investigación alguna ni tampoco actuaron al momento.

Según un comunicado de su oficina, "colectivos armados dispararon armas de fuego, robaron vehículos y secuestraron personas" en un momento de su recorrido por el sector La Paz, en lo que Guaidó describió "un atentado directo a la vida del presidente en una nueva muestra de desesperación del régimen", en referencia al Gobierno de Maduro, que "intentaron un magnicidio".

En un vídeo difundido por el medio digital ‘Tiempo de Noticias’, se pueden observar impactos de bala contra un vehículo blindado de color blanco en el que se desplazaba Guaidó mientras realizaba su recorrido, en el marco de la convocatoria “Todos a la calle”, con la que espera dirigirse el 10 de marzo al Palacio Federal legislativo.

Silencio de Maduro y condena de España y la UE

Nicolás Maduro se ha mantenido en silencio, al menos hasta el mediodía del domingo. Fuera de Venezuela sí ha habido reacciones. Horas después, el Gobierno español condenó “rotundamente” el ataque sufrido por el presidente encargado de Venezuela en Barquismeto. “El Gobierno de España rechaza el hostigamiento al presidente encargado Guaidó, a su entorno y a los representantes de la oposición democrática venezolana en general”, reza la nota oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

El Gobierno español “demanda que todos los actores responsables se abstengan de realizar declaraciones que puedan incitar a este tipo deactos” y que “se garantice a los venezolanos el ejercicio del legítimo derecho de manifestación pacífica”.

"La única salida sostenible para la profunda crisis multidimensional que atraviesa Venezuela es una solución negociada de forma inclusiva por los principales actores políticos. El gobierno de España reitera su disposición a contribuir a dicho fin", concluye el comunicado.

También la UE, a través del alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, consideró hoy “inaceptable” el ataque contra Guaidó. “Actos de esta naturaleza contra la oposición y la democráticamente elegida Asamblea Nacional y sus miembros son inaceptables y dificultan más los esfuerzos por una solución política a la crisis”, indicó una portavoz de Borrell en un comunicado, informa Efe.

Borrell insistió en que el derecho de todas las fuerzas políticas y la sociedad civil a manifestarse de forma pacífica “debe ser respetado”. “Las fuerzas de seguridad tienen la obligación de evitar la violencia contra los manifestantes”, recalcó. Según dijo, respetar los principios democráticos y atenerse al Estado de derecho son “condiciones esenciales para lograr una solución pacífica y sostenible a la crisis en Venezuela, en beneficio de su pueblo”. “La UE continúa dispuesta a apoyar un verdadero proceso hacia una resolución democrática y pacífica de la crisis, basada en elecciones creíbles y transparente”, concluyó.