Francia impone la mascarilla en secundaria y Bélgica diez alumnos por clase

El Gobierno francés defiende la vuelta al cole como “imperativo de justicia social” para evitar una brecha digital insalvable

French President Macron visits a school in Poissy
El presidente francés, Emmanuel Macron, charla con unos estudiantes en un colegio de PoissyPOOLReuters

El próximo 11 de mayo reabre la escuela en Francia. Pero el anuncio de reapertura de la educación obligatoria presencial que hizo Macron cuando anunció la fecha hace casi un mes, ha quedado muy matizado y delimitado. El Gobierno galo sigue defendiendo la medida de vincular la educación obligatoria a la reactivación de los sectores esenciales porque se trata de un “imperativo de justicia social”, en palabras del primer ministro, Edouard Philippe, y la educación a distancia puede provocar diferencias costosas luego a corregir vía la brecha digital.

Pero la reapertura no será general. Solo algunas escuelas maternales y elementales ya preparadas abrirán sus puertas el próximo lunes. No se permiten más de 15 alumnos por aula, 10 en el caso de las guarderías y siempre bajo el principio de la voluntad de los padres con la posibilidad de continuar con la educación a distancia si consideran una situación de riesgo. Una vez que las guarderías y la primaria comiencen a rodar, será el turno de la secundaria, aunque su fecha se revelará dentro de unos días.

En el caso de la secundaria la máscara será obligatoria, no así en la primaria donde “no se recomienda”. Para los niños menores de tres años queda prohibido su uso. Estos son «principios generales» , pero el propio ministro de Educación Jean Michel Blanquer ya anunció en la preparación de la puesta en marcha que habrá «mucha flexibilidad local». Sobre el personal docente, el ministro anunció también flexibilidad para su incorporación a los centros y aclaró que si tienen alguna vulnerabilidad al coronavirus, podrán enseñar desde casa.

Mientras, Bélgica entró este pasado lunes en la primera fase de su estrategia de desconfinamiento. Sin embargo, la vuelta a los colegios deberá esperar hasta el próximo día 18 de mayo, con variaciones según la zona. Los niños de Flandes (zona norte del país de habla neerlandesa) tendrán una primera experiencia de contacto el día 15. No habrá más de 10 alumnos por clase con el objetivo de respetar la distancia de 4 metros cuadrados por alumno y 8 para el profesor.

Las aulas deberán ser desinfectadas cada vez que sean ocupadas por un grupo de estudiantes, quienes deberán sentarse todos los días el mismo pupitre. No habrá clases prácticas de materias como biología, química o educación física y no se servirán comidas calientes en los comedores.

Los alumnos de más de 12 años deberán llevar mascarilla –al igual que en el transporte público- así como los profesores. La escasez de este material ha propiciado que este pasado lunes se formaran grandes colas en las mercerías y tiendas de tela cuya apertura fue autorizada en esta primera fase de desconfinamiento, para que los ciudadanos puedan fabricarse sus propias mascarillas en casa. Todavía no se ha tomado ninguna decisión sobre la vuelta a las clases de las escuela infantil. El ejecutivo federal puede introducir cambios en esta estrategia según los acontecimientos.