Círculos en los parques y distancia social, así se prepara Nueva York para el verano

El Ayuntamiento restringe el acceso a las principales zonas de ocio de la ciudad para evitar un nuevo rebrote

Nueva York, la ciudad más azotada del mundo por el coronavirus, disfruta ya de temperaturas primaverales y empieza a ensayar las normas que regirán la vida de sus ciudadanos este verano. Siendo todavía uno de los focos mundiales de la pandemia, con más de 194.000 contagios y casi 16.000 muertes registradas, empieza a ver descongestionados sus hospitales y morgues..

Los ciudadanos empiezan a asomarse a sus calles empujados también por las altas temperaturas, pero las autoridades locales se mantienen alerta. El alcalde, Bill de Blasio, se ha negado a reabrir los colegios, y no deja de insistir, junto a su equipo, en pedir prudencia. El distanciamiento social es una de sus peticiones más repetidas, y ha insistido en que las fuerzas de seguridad están vigilantes para evitar aglomeraciones en parques y plazas, que tanto frecuentan los neoyorquinos, sobre todo durante los fines de semana.

Una primera medida disuasoria se ha puesto a prueba desde este fin de semana en el Domino Park, una nueva zona verde de Brooklyn, junto al East River, inaugurada hace apenas un par de años tras la recuperación urbanística de una zona industrial abandonada desde 2004.

Desde el parque se tienen magníficas vistas de Manhattan y se ha convertido en una zona de moda. Para evitar lo peor, las autoridades pintaron grandes círculos pintados sobre el césped artificial para marcar las zonas donde deben ubicarse los ciudadanos manteniendo las distancias de seguridad.

Colaboración ciudadana

Los visitantes parecen haber acogido la iniciativa de buena gana, y es respetada mayoritariamente. Además, los círculos son lo suficientemente amplios como para albergar a una familia o un grupo de amigos, y están separados por dos metros, con lo que no hay ninguna duda sobre la distancia de seguridad. De esta forma se consigue socializar y evitar los riesgos de un nuevo rebrote del covid-19, la gran pesadilla de la Gran Manzana tras los últimos dos meses de tragedia.

Bill de Blasio ha anunciado que está dispuesto -hasta que las circunstancias mejoren- a limitar así la capacidad no solo de Domino Park, sino también Sheep Meadow y los muelles 45 y 46 en el Hudson River Park de Manhattan.

Por tanto, hasta nuevo orden, los parques de Nueva York mantendrán los círculos, que sus habitantes han comenzado a llamar “human parking spaces”, “plazas de estacionamiento humanas”.

La ciudadanía está siendo por lo general bastante colaborativa con la policía y autoridades locales y sanitarias. Siguen las recomendaciones de modo mayoritario, como la del uso de la mascarilla, y el distanciamiento en lugares públicos. Saben también que las multas para los casos más graves de incumplimiento de las normas pueden llegar a los mil dólares.