Coronavirus

Alemania y Francia piden una reapertura rápida de las fronteras

El Gobierno alemán quiere levantar las advertencias de viajes por el coronavirus impuestas a España y otros 30 países el 15 de junio

Una mujer toma el sol en una playa de Baja Sajonia
Una mujer toma el sol en una playa de Baja SajoniaRolf VennenberndAP

El presidente de la Asamblea Nacional francesa, Richard Ferrand, y su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, han apelado ayer en una declaración conjunta a una apertura rápida de fronteras en Europa tras varias semanas de cierre por la pandemia del coronavirus. «Francia y Alemania deben abrir en favor de la libre circulación dentro del espacio Schengen en cuanto las condiciones sean posibles», reza la declaración francoalemana.

Ambos presidentes de las Cámaras subrayan las «pesadas consecuencias» que el cierre de fronteras está arrastrando y ,de paso, aprovecharon la declaración para felicitarse por el plan de relanzamiento europeo acordado por Merkel y Macron dotado con un fondo común de 500.000 millones de euros financiado por deuda comunitaria.

La declaración se conoce dos días antes de que arranque la Asamblea parlamentaria francoalemana, un nuevo foro de trabajo bilateral que celebrará su cuarta reunión.

La incitativa, anclada en la gran representación simbólica de Ferrand y Schäuble, pone de manifiesto la coordinación que París y Berlín quieren mostrar en esta etapa de restablecimiento de circulación en Europa y contrasta con las iniciativas individuales que el Gobierno de Pedro Sánchez ha venido anunciando.

Hasta el momento, una reapertura de las fronteras en Europa está programada para mediados de junio, pero solo se han hecho anuncios en total desorden entre los países europeos, pese a la llamada de la Comisión para alcanzar una concertación. En este contexto, Francia no ha dudado en los últimos días a expresar su malestar con España por haber establecido la cuarentena de 14 días para viajeros llegados en avión de forma unilateral. Una cuarentena que Madrid ha decidido anular a partir del 1 de julio después de que algunas voces, como la de la ministra de Transición Ecológica gala, Elisabeth Borne, calificara de «incoherentes» las políticas del gobierno de Sánchez, invitando por otro lado a los turistas extranjeros a ir a España este verano para intentar reflotar el sector turístico.

«No puedo recomendar a los franceses que reserven sus vacaciones en España, al día de hoy. España ha optado por abrir sus fronteras, pero, al mismo tiempo, estableció normas sobre las personas que llegan en avión. Es contradictorio», afirmó la ministra el pasado domingo en la radio pública francesa. Esta cuarentena para viajeros no fue del agrado de París y horas antes, el pasado sábado, el Ministerio galo de Exteriores confirmaba el establecimiento de una cuarentena voluntaria a los viajeros que llegaran desde España como «respuesta recíproca» a Madrid.

Asimismo, ayer se conoció que el Gobierno alemán se dispone a retirar a partir del 15 de junio la recomendación de no viajar a 31 países europeos, entre ellos España, siempre que la evolución del coronavirus lo permita. De hecho, y según la televisión pública ZDF, se espera que hoy mismo el tema sea abordado por el Consejo de Ministros. Tanto el titular de Exteriores, Heiko Maas, como la propia Angela Merkel insistieron estos días en que el objetivo es lograr la normalización de la situación a partir de esa fecha.

Miles de alemanes confían en poder volar a sus destinos de vacaciones este verano. Una circunstancia que, a sabiendas de que el año pasado más de trece millones de alemanes visitaron España, ha llevado a muchos medios germanos a estar muy pendientes durante las últimas semanas de la evolución de la pandemia en nuestro país y sobre todo ha depositado las miradas de muchos alemanes en su ministro de Exteriores, quien ahora acelera la búsqueda de una desescalada viajera consensuada con otros socios europeos.

El levantamiento de la advertencia de viaje debería dar ahora la señal de salida para poder disfrutar las vacaciones de verano en otros países de Europa. Según el borrador de proyecto, la idea de este levantamiento es que «la reactivación del turismo es importante tanto para los viajeros y la industria turística alemana como para la estabilidad económica de los países de destino».

Paulatina vuelta a la normalidad

Los Gobiernos de los Estados federados levantaron ya hace unos días paulatinamente la imposición de cuarentena a los viajeros procedentes de la UE o países Schengen y, en paralelo, se redujeron los controles fronterizos terrestres con Luxemburgo, Francia, Dinamarca, Suiza y Austria, vigentes desde mediados de marzo. El lunes, el propio Maas volvió a insistir por una pronta normalización de todo el bloque comunitario. «Confío en que sea de nuevo posible viajar dentro de Europa bajo condiciones normalizada antes del inicio de nuestra presidencia de turno» de la UE el 1 de julio, afirmó.

Por otro lado, Dinamarca flexibilizó ayer sus controles fronterizos con otros países nórdicos y Alemania, permitiendo que las parejas separadas por el coronavirus que viven en países distintos se reúnan nuevamente si pueden probar que han estado en una relación durante al menos seis meses. La Policía danesa dijo que las parejas tendrían que mostrar mensajes de texto compartidos, fotos o información personal.