“Maduro está jugando a aislar a Guaidó”

El analista político Arturo Peraza cree que la intención de prohibir al partido Voluntad Popular está vinculado a la operación Gedeón

Un cartel en Caracas con la imagen de Maduro y su esposa Cilia Flores
Un cartel en Caracas con la imagen de Maduro y su esposa Cilia FloresAriana CubillosAP

¿Qué propósito persigue la petición de la fiscalía chavista para que el Supremo actúe contra Voluntad Popular?

El fiscal general de Venezuela está usando recursos que no son pertinentes. Quiere que el Tribunal Supremo determine si un partido político como Voluntad Popular es una organización terrorista para prohibirlo. Formalmente no se puede seguir este procedimiento. Para aplicar una medida penal tendría que acudir a un juzgado penal. No se puede aplicar una medida sobre un grupo de personas a partir de un recurso de interpretación, aunque no significa que eso no vaya a ocurrir, como pasa siempre en Venezuela. Dicho lo cual, el propósito de esta medida no es otro que perseguir a un partido que ha sido una piedra en el zapato para el Gobierno de Nicolás Maduro. Ellos han jugado a aislar a Guaidó en lugar de detenerlo, quien sabe si por temor a EEUU. Así que no le atacan directamente sino lo que le rodean deteniendo a gente de su equipo. También creo que debe entenderse dentro de un contexto de respuesta del régimen a la operación Gedeón.

¿Hay casos en la historia reciente de Venezuela en la que se han prohibido partidos políticos?

Habría que acudir a otras épocas. Por ejemplo, en los años cincuenta el Partido Comunista fue prohibido. En la dictadura de Marcos Pérez fue proscrito el Partido de Acción Democrática, pero no ha pasado algo así en las últimas cuatro décadas. Lo que ha ocurrido recientemente es que el Consejo Nacional Electoral ha considerado los partidos que no hubieran participado en elecciones recientes tenían que volver a relegitimarse mediante un proceso que implicaba reunir apoyos. Si no lo lograban, no podían presentar candidatos.

¿Aceptará Maduro un gobierno de transición?

Es improbable que el Gobierno acepte una transición. Maduro está logrando circunstancialmente amarrarse al poder y generar una estructura de dependencia interna y de vínculos internacionales con China, Rusia, Irán, Turquía y Cuba, jugando un papel que hace que el proceso sea más complejo. Con los partidos de la oposición pasa lo mismo, pero con otros países: EE UU, Colombia, Brasil y otros países de la región que buscan salir de la situación de caos de Venezuela.