Maduro criminaliza a Voluntad Popular y aleja la vía de las urnas para resolver la crisis

El fiscal de Venezuela pide al Supremo declarar terrorista a Voluntad Popular, el partido del presidente encargado

Partidos proscritos. Algo que no se había visto en Venezuela acaba de ser incorporado a la vida política del país suramericano: la declaratoria como “grupo terrorista” de un partido político. En este caso, de Voluntad Popular creado por Leopoldo López en 2009 y en el cual milita Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional reconocido como encargado de la República por más de 50 países.

Hace medio siglo, la dictadura de Marcos Pérez Jiménez mantuvo en la ilegalidad a Acción Democrática, pilar de la modernidad política del país. Y luego fueron ilegalizados los partidos de la izquierda comunista. Pero nunca fueron calificados como terroristas.

De hecho, ya Voluntad Popular como al resto de los partidos grandes de la oposición venezolana están ilegalizados desde 2017, por lo que no se pueden presentar a elecciones. Ahora se aspira un paso siguiente: proscribir sus símbolos y criminalizar su militancia.

La primera respuesta la dio su fundador y coordinador nacional, Leopoldo López, quien se mantiene como “invitado” en la residencia del embajador español en Caracas. A través de su cuenta Twitter, el también Comisionado Presidencial del Centro de Gobierno interino de Venezuela aseguró que esta acción del régimen es una nueva arremetida contra la tolda naranja. “Hoy quienes están acusados y solicitados internacionalmente por narcotraficantes, esos que tienen lazos de amistad con las FARC, el ELN, Hezbolá y con carteles de droga, quienes acercan a nuestro país a regímenes promotores del terrorismo, arremeten de nuevo contra VP”.

El líder político aseguró que la razón de ser de Voluntad Popular es defender la libertad, a lo que agregó que el peor miedo de la tiranía es la organización del pueblo “para defender su libertad”.

“Por eso la dictadura nos persigue, encarcela y hasta asesina” escribió López en otro tuit. “Mientras el pueblo venezolano protesta en las calles por la falta de agua, de luz, de gasolina, de gas, por la escasez y porque el dinero no les alcanza; Maduro y su dictadura hambreadora, corrupta e ineficiente persigue a nuestro partido”.

Según López, su organización representa un sentimiento libertario, “es por eso que ese afán asesino de la dictadura no nos ha detenido, al contrario, ha reforzado nuestra convicción de lucha democrática, algo que la dictadura no puede entender ni perdonar”.

La mayor parte de la directiva de ese partido ya está fuera del país, y otros de sus integrantes permanecen presos o refugiados en embajadas. No queda mucho a quien perseguir. Pero el régimen de Maduro no se detiene en esos detalles: este martes volvieron a calificar a Guaidó y el resto de su equipo como banda criminal pues, según afirmó la vicepresidenta Delcy Rodríguez, se robaron las reservas internacionales del país. Por esos señalamientos, a Juan Guaidó se le ha hecho la novena acusación criminal desde el Ejecutivo nacional, aunque hasta ahora no se ha actuado contra su libertad personal.

“La Ley contra La Delincuencia Organizada es una ley espantosa y cualquier cosa puede ser usada por el gobierno para incluir allí. Un acto terrorista es el uso del terror y de la violencia con fines políticos contra la población civil. ¿Ahora, qué acto terrorista cometió Voluntad Popular? Aquí el asunto es que se usa a los jueces para imponer prisión a las personas, todo forma parte del menú del régimen para atacar a sus adversarios”, subraya el politólogo Luis Salamanca.

También abogado, Salamanca advierte que, aunque no está previsto en la legislación venezolana, no resultaría extraño que con el recurso de interpretación introducido por el fiscal Tarek William Saab se pretenda la inhabilitación política perpetua de Voluntad Popular.

Condena unánime

La condena a las intenciones de persecución del chavismo surgieron de todos los sectores políticos de oposición, incluso aquellos enfrentados a Voluntad Popular. Su dirigencia ha considerado como inaceptable que se pretenda criminalizar a todo un partido político, en base a una interpretación de hecho, a “caprichos” del régimen o a acusaciones sin fundamento, que VP organizó la fallida Operación Gedeón.

Venezuela debería acudir a un proceso electoral parlamentario en diciembre, para renovar la Asamblea Nacional. Hasta ahora, no se han cumplido los pasos que hasta el propio chavismo ha considerado necesarios para ello, comenzando por la designación de una nueva autoridad electoral.

Del lado de la oposición se sigue denunciando que no hay condiciones democráticas pues se mantienen las inhabilitaciones a líderes políticos, la ilegalización de partidos, la prohibición al voto desde el extranjero, así como el control por parte del partido oficial de las instituciones lo cual le permite incumplir las leyes electorales sin ser reprendido por ello.