La última pugna entre Guaidó y Maduro: ¿de quién es el oro del Banco de Inglaterra?

La Justicia británica, ante el gran rompecabezas de las 31 toneladas de lingotes valoradas en 1.300 millones de euros

FILE PHOTO: Venezuela's President Maduro speaks during a meeting with the ministers responsible for the economic sector in Caracas
Nicolás Maduro, junto a seis lingotes de oro, en una foto de archivo en CaracasMarco BelloReuters

Pocas veces un proceso judicial ha resultado tan “fascinante”. El término ha sido utilizado por el juez Nigel Teare del Tribunal Superior británico, el mismo que debe resolver ahora la pregunta del millón de dólares: ¿Quién es el representante de Venezuela? Lo del millón de dólares es literal, ya que es el precio en el que están valorados los lingotes de oro venezolanos que protagonizan la gran disputa entre el Banco Central de Venezuela y el Banco de Inglaterra, en cuya bóveda se encuentran los lingotes.

Nicolás Maduro los ha reclamado para hacer frente al coronavirus. Sin embargo, el Banco de Inglaterra ha rechazado la solicitud, expresando sus dudas sobre la autoridad de esa directiva, argumentando que Reino Unido ha reconocido como Gobierno legítimo al líder opositor Juan Guaidó. Éste último fue reconocido el año pasado por más de 50 países como presidente legítimo.

La oposición venezolana rechaza las intervenciones judiciales de sus partidos
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan GuaidóRayner PeñaEFE

El Banco Central de Venezuela (BCV), presidido por Calixto Ortega, se querelló el pasado mes de mayo ante el tribunal londinense para recuperar el oro. Tras cuatro días escuchando los alegatos de las partes implicadas, el magistrado Teare señaló ayer que dictará “lo antes posible” quién tiene el acceso legal a los lingotes en un caso que sienta precedente en Reino Unido.

El juez debe decidir si es la junta del BCV designada por Maduro o la “ad hoc” nombrada por Guaidó la que está legitimada para gestionar las reservas depositadas en jurisdicción británica, en concreto, 31 toneladas de lingotes por valor de unos 1.300 millones de euros.

Para ello, Teare debe determinar primero a qué político el Ejecutivo de Reino Unido acepta verdaderamente como gobernante de Venezuela: a Guaidó, a quien el 4 de febrero de 2019 “reconoció” en un comunicado como “presidente constitucional interino” hasta que haya “elecciones creíbles”, o a Maduro, con cuyo Gobierno mantiene relaciones diplomáticas.

Consultado por el tribunal, el Gobierno de Boris Johnson repitió en una carta lo dicho por el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, en 2019: que reconoce a Guaidó como “presidente constitucional interino de Venezuela hasta que se puedan celebrar elecciones presidenciales creíbles”.

El abogado Andrew Fulton, que representa los intereses del líder opositor, argumentó durante el proceso sobre los lingotes que “no es el papel (…) de la justicia inglesa interferir en los asuntos internos de un Estado extranjero soberano”. Y que poner en duda las decisiones tomadas por Guaidó, tras reconocerlo como “presidente constitucional interino”, sería entrar ilegítimamente en política.

Por su parte, Nick Vineall, abogado del régimen de Maduro, señaló: “No son argumentos políticos, y aunque algunos de ellos (…) plantean cuestiones de interpretación de la Constitución de Venezuela bajo la ley venezolana eso no es una cuestión política sino jurídica”.

Aunque no hay fecha concreta para conocer la sentencia, se entiende que el proceso se alargará un tiempo, por sus ramificaciones legales y el precedente que sienta de cara a futuras peticiones de Caracas. Asimismo, el dictamen servirá también para resolver un pleito planteado por Deutsche Bank en 2019, sobre cuál de los dos bandos puede reclamar 120 millones de dólares derivados de la terminación de un contrato de “swap” o permuta de oro.