Francia se retira de una operación de la OTAN por las tensiones con Turquía

El Gobierno de Macron suspende su participación en una misión conjunta naval en el Mediterráneo

Francia suspende su participación en una operación naval de la OTAN frente a la costa de Libia después de un enfrentamiento con un barco turco y en medio de crecientes tensiones dentro de la alianza militar sobre el peliagudo asunto de qué hacer en Libia.

El Ministerio de Defensa francés dijo el miércoles que Francia envió una carta el martes a la OTAN diciendo que suspendía su participación en el operativo “Sea Guardian” “temporalmente”. Un funcionario del ministerio señaló a la agencia Reuters que Francia quiere que los aliados de la OTAN “reafirmen solemnemente su apego” al embargo de armas contra Libia.

Francia acusó a Turquía de repetidas violaciones del embargo de armas de la ONU contra Libia, devastada por el conflicto, y calificó al Gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan como un obstáculo para asegurar un alto el fuego en la nación del norte de África.

Francia demanda asimismo un mecanismo de crisis para evitar la repetición de un incidente a principios de este mes entre buques de guerra turcos y un buque naval francés en el Mediterráneo. La OTAN aún está investigando lo que sucedió. Francia asevera que su fragata Courbet fue “iluminada” tres veces por el radar de ataque naval turco cuando intentó acercarse a un barco civil turco sospechoso de estar involucrado en el tráfico de armas.

El barco estaba escoltado por tres buques de guerra turcos. El Courbet retrocedió después de ser atacado. La fragata francesa era parte de “Sea Guardian”, la operación naval de la OTAN en el Mediterráneo, en el momento del incidente del 10 de junio.

Francia afirma que, según las reglas de compromiso de la alianza, dicha conducta se considera un acto hostil. Turquía ha negado haber acosado a Courbet. El embajador de Turquía en Francia fue interrogado en el Senado francés el miércoles y defendió las acciones de Turquía como pacíficas y cruciales para restaurar la estabilidad en Libia.

Libia ha estado en crisis desde 2011, cuando un levantamiento respaldado por la OTAN derrocó al líder Muamar Gadafi, quien luego fue asesinado. Desde entonces, el país se ha dividido entre administraciones rivales en el este y el oeste, cada una respaldada por grupos armados, milicias y diferentes gobiernos extranjeros.