Maduro apunta ahora a Reino Unido por anunciar nuevas sanciones

Caracas acusa a Londres de ser "el más sumiso discípulo" de Washington después de que Johnson anunciara sanciones en la línea de la UE. El régimen convoca elecciones legislativas en diciembre con el boicot de la oposición

El régimen de Nicolás Maduro está más aislado que nunca. Ahora el enemigo número uno no es solo el Imperio, también Bruselas. Después de que la UE anunciara sanciones contra once funcionarios chavistas, Reino Unido toma el testigo y anuncia que tomará las mismas medidas.

«Estas nuevas sanciones que Reino Unido también adoptará muestran que no se tolerarán las violaciones de los derechos humanos y el desprecio por la democracia en Venezuela», señaló el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab.

Raab hacía referencia al hecho de que la UE sancionó a Luis Parra y a otros diez diputados de la Asamblea Nacional, que, bajo las órdenes de Maduro, intentaron tomar el control del Legislativo venezolano en enero para así arrebatarle el cargo a Juan Guaidó, quien es reconocido presidente interino del país por 60 países.

Además, el régimen convoco elecciones parlamentarias para diciembre, con la intención de tomar el último bastión opositor mediante un proceso fraudulento ya utilizado en las pasadas presidenciales y municipales.

Por su parte, Maduro expulsó a la embajadora de la UE, Isabel Brilhante Pedrosa. El régimen le dio a la diplomática 72 horas para abandonar Venezuela. «Nos arreglaremos, se le presta un avión para que se vaya», dijo el dictador chavista. Y amenazó al embajador español, Jesús Silva, por proteger en la embajada al líder opositor Leopoldo López, y apoyar un supuesto golpe de Estado.

Esta decisión provocó un repudio generalizado. El Alto Representante, Josep Borrell, condenó la expulsión de Brilhante, y aseguró que se tomarán «las medidas necesarias habituales de reciprocidad». De hecho, ayer «llamó a filas» al embajador venezolano para la UE.

La secretaria de Estado de Exteriores española, Cristina Gallach, citó también al embajador de Venezuela en Madrid, Mario Isea, para comunicarle que España reprueba la expulsión de la embajadora de la UE.

Venezuela se convirtió en 2017 en el primer país latinoamericano sancionado por la UE que, desde entonces, ha impuesto un embargo de armas, así como sanciones contra funcionarios venezolanos, por «torturas» y «violaciones de derechos humanos».

Las sanciones aplicadas en septiembre fueron prorrogadas a finales de noviembre hasta el 14 de noviembre de 2020 ante las «acciones persistentes que socavan la democracia, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos» en Venezuela.

Entre las figuras del régimen sancionadas por Bruselas se encuentran el presidente del Supremo chavista, Maikel Moreno; el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tareck William Saab; y la ahora ex presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena. La mayoría también están sancionados por EE UU.