Política

Holgada victoria de la derecha en Croacia

Los conservadores del HDZ salen reforzados de la pandemia y solo necesitan el apoyo de pequeños partidos para gobernar

Victoria cómoda, aunque sin acercarse a la mayoría absoluta de la conservadora Unión Democrática Croata (HDZ) en las legislativas celebradas el domingo. La formación que lidera el primer ministro, Andrej Plenkovic, obtuvo 66 de los 151 escaños del Parlamento, 25 asientos más que la coalición opositora RESTART, liderada por los socialdemócratas. Las urnas premiaron su gestión de la pandemia, que apenas ha dejado un centenar de fallecidos.

«Es una gran victoria, pero también una gran responsabilidad. Hemos tenido un mandato difícil y la mayoría de los desafíos que nos quedan por delante son aún más difíciles», decía Plenkovic.

En cambio, el ambiente era lúgubre en el cuartel general del opositor Partido Socialdemócrata (SDP), cuyo líder, Davor Bernardic, anunció ayer su dimisión. «El presidente es siempre el que más responsabilidad tiene. Vamos a convocar elecciones [internas del partido]. Yo no presentaré mi candidatura», dijo el líder socialdemócrata tras reunirse con la cúpula de la formación, según informó la agencia local Hina.

Con el 37,26% de votos conseugidos, la HDZ podría evitar un pacto con el Movimiento Patriótico de extrema derecha del cantante Miroslav Skoro, que quedó en tercer lugar con el 11% de los votos.

En cambio, Plenkovic estará en condiciones de recurrir a la diáspora croata y a los partidos minoritarios para mantenerse en el poder. Todo eso dependerá de lo que el partido decida en los días y semanas venideros. El vicepresidente de la HDZ, Branko Bacic, preveía una rápida formación de Gobierno que permita afrontar sin demora la crisis económica que ha traído el coronavirus. La gestión de la pandemia ha tenido que ver mucho con el resultado. Los electores han premiado al experiencia de Plenkovic frente al inexperto Bernardic.