EE UU confirma que ha confiscado 4 petroleros iraníes con destino a Venezuela

Los cargueros fueron incautados en Omán y Cabo Verde con 1.116 millones de barriles de petróleo, capturados con la ayuda de socios extranjeros

Petrolero iraní 'Fortune' a su llegada a Venezuela con un cargamento de gasolina AVN 24/05/2020
Petrolero iraní 'Fortune' a su llegada a Venezuela con un cargamento de gasolina AVN 24/05/2020 FOTO: AVN AVN

Autoridades estadounidenses confiscaron en alta mar cuatro buques procedentes de Irán que portaban petróleo a Venezuela, al violar las sanciones impuestas por Estados Unidos, según información dada a conocer por «The Wall Street Journal» a través de fuentes oficiales no identificadas. «La Administración Trump confiscó por primera vez embarcaciones supuestamente cargadas con combustible iraní en violación de las sanciones», publicó el rotativo estadounidense en Twitter.

En total, se trata de «1.116 millones de barriles de petróleo» que, con la ayuda de socios extranjeros que no fueron identificados de inmediato, están bajo custodia estadounidense. «Estas acciones representan la mayor incautación jamás realizada de cargamentos de combustible procedentes de Irán por parte del Gobierno», aseguró el Departamento de Justicia en un comunicado.

Un juez federal de EEU U había autorizado la confiscación de los buques iraníes, identificados como Luna, Pandi, Bering y Bella, y que habrían sido decomisados días después. Una confiscación que, según la misma fuente oficial que se mantiene en condición de anonimato, se hizo sin la intervención de fuerza militar.

El pasado mes de julio, EEUU interpuso una demanda para la incautación de los buques, dos de los cuales navegaban por aguas del Cabo Verde y los otros dos por Omán. En dicha demanda se presentó la acusación sobre un empresario iraní con supuestos vínculos con la Guardia Revolucionaria de Irán, considerada como grupo terrorista por Washington.

Ya en mayo de este año, otros cinco buques iraníes cargados con cerca de 250 millones de litros de gasolina llegaron a Venezuela con éxito. Nicolás Maduro agradeció entonces a Irán el gesto de «solidaridad, apoyo y valentía en su decisión», y defendió su derecho a comercializar libremente con otros países.

Pero las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, que tiene al régimen de Maduro en el punto de mira, están afectando gravemente a Venezuela y también salpican a Irán.

A cinco capitanes iraníes de los buques que llegaron en mayo a Venezuela, empleados de las Líneas Navieras de la República de Irán y de la Compañía Nacional Iraní de Petroleros (NITC), Estados Unidos les impuso sanciones económicas, quedando sus activos bloqueados en territorio estadounidense e inhabilitándoles la posibilidad de operar en sus aguas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán aseguró entonces que tanto su país como Venezuela permanecerían «firmes para contrarrestar las sanciones ilegales estadounidenses», que calificó como «movimientos desesperados de EE UU».

La escasez de gasolina ha obligado a Venezuela, tras la presión de Estados Unidos, a recibir esa ayuda iraní recientemente, convirtiéndose en uno de sus mayores aliados en el mundo, junto con Cuba y Rusia.

Ni autoridades iraníes ni del régimen de Maduro se han pronunciado al respecto de la confiscación de los cuatro buques iraníes, que en este momento se dirigen hacia Houston, en el estado de Texas.