Maduro calla ante las acusaciones de la ONU por crímenes de lesa humanidad

El chavista aún no se ha pronunciado sobre el devastador informe de Naciones Unidas. Envía a otros a defenderlo ante acusaciones. El régimen venezolano tendrá que defenderse ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 23 de septiembre

El régimen de Nicolás Maduro ha desestimado el contenido del informe de una Misión de Verificación de Hechos instaurada por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que concluyó que en Venezuela las autoridades son responsables de posibles crímenes de lesa humanidad, particularmente el mandatario Maduro así como sus ministros de Interior y Defensa, además de Diosdado Cabello.

El principal señalado optó por el silencio. Maduro canceló su alocución vespertina diaria del miércoles y al cierre de esta nota, el jueves, aún o había hablado. Su canciller Jorge Arreaza se limitó a publicar tres tuits. En ellos ratificó que “no reconocemos ningún mecanismo politizado e inquisidor, creado con fines ideológicos por países con pésimos récords en DD HH, para agredir a Venezuela y tratar de dañar la relación con la Oficina de la Alta Comisionada”.

Agregó que el documento “está plagado de falsedades”, como antes se han referido a los informes emitidos por la propia oficina de Michelle Bachelet. Arreaza añadió que la cooperación con el Consejo de DD HH de la ONU, donde Venezuela ocupa uno de los puestos, se ha generado directamente con la Oficina de la Alta Comisionada.

El informe develado el martes, que afirma que en Venezuela hay ejecuciones arbitrarias y uso sistemático de la tortura, será discutido justamente por Bachelet el próximo 23 de septiembre, cuando también se decidirán los próximos pasos, principalmente el de la extensión del mandato a esta Misión o la conformación de una Comisión de Investigación que etermine responsabilidades penales específicas. Allí Venezuela tendrá la palabra frente a los otros integrantes de ese Consejo.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, pidió al gobierno de Nicolás Maduro tomarse en serio el informe emitido por la Misión de Verificación de Hechos, que calificó como “preocupante”.

El mismo calificativo esbozó la ministra de Exteriores española, Arancha González Laya, de cara a la discusión que al respecto, entre otros temas, tendrá el Grupo Internacional de Contacto que busca caminos democráticos para Venezuela.