Trump exige a la ONU que China pague por “infectar al mundo”

Washington y Pekín visualizan su guerra por la hegemonía global acrecentada por la pandemia del nuevo coronavirus

Los líderes mundiales intervenían en la segunda jornada de la Asamblea General de las Naciones Unidas, enmarcada en su 75 Aniversario, bajo la amenaza del brote de pandemia de coronavirus y las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos.

En la más atípica Asamblea General nunca antes vista, la participación de manera virtual, las mascarillas para evitar contagios y los geles desinfectantes acaparaban toda la atención en la sala, ocupada por unas 200 personas en contraste con las 2.500 de todos los años.

Las intervenciones, en esta ocasión “pandémica”, se llevaban a cabo por los representante de cada uno de los 193 Estados miembros, desde sus asientos y socialmente distanciados del resto de sus homólogos, en la emblemática Gran Sala de las Naciones Unidas. Tras sus breves palabras, se proyectaba el video grabado del discurso de cada líder político mundial en la pantalla central instalada justo detrás del icónico podio de mármol verde que caracteriza la sala principal desde donde se pronunciaron los mandatarios en las 74 ediciones anteriores.

Precisamente el discurso más esperado fue el del presidente del país anfitrión, Donald Trump, que aprovechó la recta final de la campaña hacia las presidenciales de noviembre, en la que aspira a su reelección como presidente de EEUU, para enviar varios mensajes en clave electoral.

La misma semana que las muertes por Covid superan las 200.000 víctimas mortales y cerca de 7 millones de infectados en Estados Unidos, Trump dejó claro que la culpa del que calificó como “virus chino” es del gigante asiático y solicitó a la ONU que haga a China “rendir cuentas” por las consecuencias que el brote de coronavirus y sus devastadores efectos están provocando en todo el mundo.

El presidente Donald Trump justificó su gestión de la crisis del “enemigo invisible” del coronavirus alegando que su país ha respondido con la mayor movilización desde la Segunda Guerra Mundial para producir ventiladores en tiempo récord y ser pioneros en tratamientos contra el coronavirus para “salvar vidas”, reduciendo en un 85% la tasa de mortalidad desde el mes de abril hasta ahora.

“Distribuiremos una vacuna, venceremos al virus, pondremos fin a la pandemia y entraremos en una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes”, recalcó Trump, al confirmar que EEUU se encuentra en una fase muy avanzada de las pruebas clínicas de tres proyectos distintos de vacunas.

Trump añadió en su video, grabado previamente desde la Casa Blanca, unas palabras de refuerzo de su política del América First. “Como presidente he rechazado los enfoques fallidos del pasado y coloco orgullosamente a EEUU primero, igual que ustedes deberían poner a sus países primero”, recalcó el estadounidense.

Sin dejar pasar la oportunidad de recordar que su Administración ha invertido 2,5 billones de dólares durante sus cuatro años de mandato en presupuesto militar, Trump recalcó la importancia de la función de Estados Unidos como “país que responde a su destino de mediador para la paz”, en alusión a su más reciente logro de la firma de los acuerdos de paz en Medio Oriente entre Israel y los Emiratos Árabes y Bahréin.

“Somos más fuertes que nunca, nuestras armas son más avanzadas que nunca, como nunca pensamos que serían. Sólo le pido a Dios que nunca tengamos que usarlas”, puntualizó el presidente de EEUU al finalizar su discurso para la 75ª sesión de la Asamblea General.

Las conferencias de alto nivel esta semana están contando con una mayor participación por parte de los líderes mundiales en primera línea política, como Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdoğan o Xi Jinping, que no suelen acudir en persona al evento, pero no han dejado pasar la oportunidad de participar en esta edición virtual. A raíz del brote de COVID19, la tradicional cita organizada por la ONU todos los años se celebra, en esta ocasión sin precedentes, de manera remota.

El presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró durante su discurso que “Rusia está dispuesta a colaborar en la lucha contra el coronavirus” y propone celebrar una conferencia sobre el desarrollo de una vacuna.

Putin recalcó también la importancia de no sobreestimar los dos “aniversarios históricos” del fin de la Segunda Guerra Mundial y la creación de la ONU hace 75 años. “Olvidar las lecciones de la historia es imprudente y extremadamente irresponsable, al igual que los intentos politizados, no basados en hechos sino en especulaciones”, añadió Putin, calificando de “crimen contra la memoria de aquellos que lucharon contra el nazismo”.

Respecto a la vacuna contra el Covid, Putin se comprometió a proporcionarla de manera gratuita a trabajadores de la ONU, así como a compartir con otras naciones la fórmula rusa, que “ha demostrado su confiabilidad, seguridad y eficacia”, aseguró el presidente ruso.

Entre otras intervenciones de mandatarios también destacó la del presidente chino, Xi Jinping, quien reiteró el compromiso de China con el “multilateralismo” y su determinación de salvaguardar el sistema internacional con las Naciones Unidas como núcleo, abogando por los valores de la Organización.

“El mundo nunca va a volver al aislamiento y nadie puede cortar los lazos entre países”, recalcó Xi Jinping, asegurando que China no participará en ninguna guerra “ni fría ni caliente”, en referencia a la creciente tensión con EEUU en materia comercial, tecnológica y militar. “Los grandes países deben comportarse como grandes países”, añadió el líder chino.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, defendió ante la ONU la legitimidad de sus intereses en el Mediterráneo. “No podemos mirar para otro lado ante la violación de los derechos de nuestro país y de los turcochipriotas, ni ante el hecho de que se están ignorando nuestros intereses”, dijo Erdogan en su mensaje grabado en video.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, defendió su gestión frente a la pandemia y acusó a los medios de comunicación de “politizar el coronavirus” y sembrar el pánico en el país. “Los medios casi causan un caos social en Brasil”, denunció Bolsonaro en su discurso.

También pronunció un discurso Don Felipe VI, abogando por la permanencia de la ONU. “En realidad, necesitamos más Naciones Unidas y estar más unidas nuestras naciones”, dijo el Rey de España.

El Secretario General de la ONU, por su parte, habló de “vacunacionalismo” en alusión a aquellas estrategias nacionalistas y populistas que buscan el remedio a la pandemia. “Estamos avanzando en una dirección muy peligrosa”, advirtió António Guterres. Según la programación prevista del 75 Aniversario en la ronda de intervenciones de esta semana, un total de 50 hombres se dirigirán a la Asamblea General antes de que la primera mujer, la eslovaca Zuzana Čaputová, tenga la oportunidad de hablar.

Otras de las destacadas ausencias serán las conversaciones improvisadas y las reuniones cara a cara entre diplomáticos y líderes políticos, claves para alcanzar futuros acuerdos.