El último sermón de “Vissarion”, la reencarnación de Jesús en Siberia

El ex policía, de 59 años, lideraba hace tres décadas una secta religiosa con miles de seguidores

Todo estaba preparado. La operación había sido estudiada desde hacía meses. Había que lograr entrar en las comunidades dirigidas por Sergei Torop, conocido por sus seguidores como Vissarion, y detenerle. Militares armados, con el apoyo aéreo de varios helicópteros irrumpieron en estos asentamientos y lograron su objetivo. Torop y dos de sus ayudantes fueron detenidos acusados de organizar una formación religiosa ilegal, que supuestamente utilizó métodos como la extorsión y los abusos físicos y emocionales para captar a sus seguidores. La operación involucró a agentes del servicio de seguridad FSB de Rusia, la policía y otras agencias de seguridad.

Torop, de 59 años, con el pelo largo y gris y con una larga barba, fue capturado por varios militares encapuchados y trasladado a un helicóptero que lo llevaría directamente a prisión. Conocido como Vissarion, estaba convirtiéndose en un problema para las autoridades rusas porque durante estas tres décadas había logrado que le siguieran miles de personas de la Siberia profunda.

Vissarion experimentó un “despertar” en 1989 cuando perdió su trabajo como agente de tráfico y dos años después fundó el movimiento conocido como Iglesia del Último Testamento. Esta religión fue ganando adeptos por las aldeas remotas en la región de Krasnoyarsk en Siberia e incluso a extranjeros, que peregrinaban para encontrarse con el representante de Jesús en la Tierra.

"Yo no soy Dios. Y es un error ver a Jesús como Dios. Pero yo soy la palabra viva de Dios padre. Todo lo que Dios quiere decir, lo dice a través de mí ". Así explicaba Vissarion su filosofía de vida y su forma de ver las cosas al diario “The Guardian” en el año 2002.

Los medios rusos publicaron que en los inicios, la ideología de este grupo religioso establecía que que Jesús estaba vigilando a todos los habitantes del planeta desde una órbita cercana a la Tierra, y que la Virgen María estaba “dirigiendo Rusia”. Pero con el paso del tiempo, Vissarion decidió cambiar y se autoproclamó Jesús.

La comuna mezcla una selección de ritos extraídos del cristianismo ortodoxo con otras reglas. Por ejemplo, se les impone el veganismo y se prohíbe el intercambio de dinero dentro de la comuna. Tampoco pueden beber alcohol, ni tomar café, té. azúcar, ni productos procedentes del trigo. Los seguidores usan ropa austera y cuentan los años a partir de 1961, el año del nacimiento de Vissarion, mientras que la Navidad ha sido reemplazada por un día festivo el 14 de enero, su cumpleaños.